Sáb, 25 Jun 2022 15:59 PM

La pelota oficial vuelve a ser protagonista en la NPB

   La pelota oficial de la NPB, fabricada por la compañía de artículos deportivos Mizuno, se ha convertido otra vez en el foco de atención del circuito nipón, luego del notable bajón ofensivo que han sufrido algunos conjuntos este año, especialmente en la Liga del Pacífico.

 

La ofensiva de los equipos de la Liga del Pacífico ha sido muy modesta este año

 

   Hotaka Yamakawa, uno de los mejores sluggers del momento en Japón y co-líder de jonrones con 21, declaró recientemente que según lo que él ha podido observar la pelota no está volando como lo hacía en temporadas anteriores.

 

   “Cada vez que hago buen contacto con la pelota la termino enviando a las gradas, eso no ha cambiado, pero lo que sí he notado es que no vuelan tanto como antes. Cuando hago contacto con ellas el sentimiento es el mismo, pero cuando veo el video me doy cuenta de que no vuelan mucho”, explicó.

 

   Nosotros ya hemos mencionado en este espacio en el pasado, y también en nuestro podcast La Hora del Béisbol Japonés, cómo la ofensiva de la Liga del Pacífico ha estado extrañamente modesta este año, sobre todo cuando se compara con la de la Liga Central.

 

   Por citar un ejemplo, ambos circuitos poseen en este momento sólo 3 bateadores con un promedio superior a .300, pero en lo que se refiere a jonrones y empujadas la Liga del Pacífico está claramente en desventaja con respecto a su rival.

 

   Mientras que la Liga Central posee hasta 4 bateadores con al menos 15 cuadrangulares, su rival sólo posee uno, y lo mismo ocurre en el departamento de empujadas, donde el primero tiene 12 bateadores con 30 o más y el segundo sólo posee 6.

 

   Yoshinobu Yamamoto lanzó este sábado el cuarto juego sin hits ni carreras de 2022 y el hecho de que todos ellos han ocurrido ante conjuntos de la Liga del Pacífico sin duda revela que algo está ocurriendo con los bateadores de ese circuito.

 

   No es casualidad que hasta 11 abridores de esa liga poseen a la fecha de hoy una efectividad inferior a 3.00, mientras que en la Liga Central sólo 5 cumplen ese requisito. Tampoco lo es que la primera tiene 4 monticulistas con 70 o más ponches y la segunda sólo 2.

 

En el papel, los lanzadores de la Liga del Pacífico parecieran ser muy superiores

 

   Una conclusión lógica de esos números sería que la Liga del Pacífico simplemente cuenta con mejores lanzadores que su rival y que esa es la razón por la cual los bateadores de ese circuito no han podido rendir mejor hasta ahora, pero ese no es el caso.

 

   Esos 11 abridores que tanto han dominado en la Liga del Pacífico este año no pudieron repetir ese éxito cuando se enfrentaron a los conjuntos de la Liga Central durante los juegos interligas de 2022, que concluyeron la semana pasada.

 

   Eso quiere decir que no son tan buenos como se pensaba y que el problema principal está en los bateadores de la Liga del Pacífico y no en la habilidad de sus lanzadores. Lo que nadie sabe, por supuesto, es la razón por la cual su rendimiento ha sido tan bajo hasta ahora.

 

   Algunos se han aventurado a culpar la pelota oficial de la NPB por lo que está ocurriendo, pero esa explicación no nos satisface porque si ese fuera el caso ambos circuitos se hubiesen visto afectados por igual, pero la Liga del Pacífico parece ser la única que está sufriendo esos efectos.

 

   Nuestro amigo y colega de la agencia de noticias Kyodo Jim Allen ofreció recientemente un análisis más detallado en su blog personal, en el que señaló 3 posibles causas del problema: el cambio de la pelota, la tendencia a hacer cada vez swings más grandes y el aumento de velocidad de los lanzadores.

 

   Según su artículo, Mizuno cambió el empacado de sus pelotas esta primavera. Hasta ese momento, la compañía solía empacar las pelotas individualmente para preservar su humedad, pero al parecer ahora las empaca de una manera distinta.

 

   Lo más probable es que ese cambio no haya afectado mucho el rendimiento de la pelota como tal, pero a la vez explica que cuando Yamakawa señala que la misma no está volando tanto como antes, los datos estadísticos respaldan su observación.

 

   La tendencia a hacer swings grandes, en lugar de buscar hacer contacto con la pelota, parece ser un efecto secundario de lo que está ocurriendo en las Grandes Ligas, donde el número de jonrones ha aumentado tanto que los toleteros de la NPB no se quieren quedar demasiado atrás.

 

La velocidad de los lanzadores japoneses ha ido aumentando con el pasar de los años

 

   Finalmente, el hecho de que ahora más lanzadores poseen velocidades que oscilan entre 95 y 100 millas por hora también ha afectado el rendimiento ofensivo de los bateadores, que ya no pueden hacer tanto contacto de calidad como el que hacían antes.

 

   Este último hecho tiene mucha más lógica, ya que los lanzadores de la Liga del Pacífico se caracterizan por tener mayores velocidades que sus pares de la Liga Central. No obstante, eso no explica el porqué fracasaron cuando se enfrentaron a los bateadores de ese último circuito, ni tampoco el porqué sus lanzadores tuvieron tanto éxito ante los bateadores de la Liga del Pacífico.

 

   Independientemente de cuál sea la razón, el detalle aquí es que la pelota de Mizuno se ha convertido otra vez en el foco de atención de peloteros, medios y fanáticos y eso obligará a la NPB a tomar algún tipo de medida para tratar de calmar la situación.

 

   No olvidemos el escándalo que afectó a la liga en 2013, cuando la pelota fue cambiada a espaldas del comisionado y eso ocasionó un aumento tan desmesurado de la producción ofensiva de todos los conjuntos que éste decidió no continuar en su cargo una vez culminado su contrato.

 

   La NPB adoptó en 2011 el uso de una pelota oficial para todos los juegos del circuito y le dio a Mizuno la responsabilidad de fabricarla, pero a pesar de su experiencia en el área los resultados no fueron buenos durante las primeras dos temporadas.

 

   Esa pelota original volaba tan poco que el número de jonrones cayó de manera dramática, los promedios ofensivos entraron en terapia intensiva, muchos abridores tenían sus efectividades por debajo de 2.00 y los empates y los partidos que terminaron 1-0 se multiplicaron de manera exponencial.

 

   A principios de 2013, sin embargo, uno de los oficiales de la NPB le ordenó a Mizuno que corrigiera los defectos de la pelota para que ésta pudiera volar como ha debido hacerlo desde el principio, pero por alguna razón lo hizo en secreto y sin la aprobación del comisionado.

 

La ofensiva de la NPB se disparó en 2013 con el cambio de la pelota

 

   Cuando comenzó la temporada y el número de jonrones y carreras anotadas se multiplicaron de una manera inverosímil, la presión de peloteros, medios y fanáticos lo llevaron a admitir lo que había hecho y eso creó una crisis de poder dentro de la NPB.

 

   Al final, como el cambio era más bienvenido que detestado, la temporada se continuó desarrollando de manera normal y el comisionado logró mantenerse en su puesto, pero sólo hasta finales de año cuando cumplió su contrato, que entonces decidió no extender.

 

   Parece poco probable que algo así ocurra en esta ocasión, ya que los efectos negativos de la pelota no se están viendo en ambos circuitos sino sólo en la Liga del Pacífico, pero igual hay que estar atentos a cualquier noticia que pueda surgir al respecto.

 

   Igual, una pelota que vuela menos podría afectar el número de jonrones que se conectan en los juegos pero no necesariamente el número de carreras empujadas. Sin embargo, ambos departamentos están en claro declive en este momento.

 

   El cubano Yurisbel Gracial representa un buen ejemplo de ello. A pesar de estar quinto en promedio y tercero en hits en la Liga del Pacífico, sus totales de jonrones y empujadas son muy modestos hasta ahora y para un cuarto bate como él esas dos estadísticas son cruciales para mantenerse en su puesto.

 

   Sólo el tiempo revelará qué es lo que está ocurriendo con la ofensiva de los conjuntos de la Liga del Pacífico y si la NPB deberá superar o no otro escándalo relacionado con su pelota oficial, que en el pasado ya le costó su puesto al comisionado de turno,

 

Compartir