Mar, 09 Ago 2022 22:08 PM

La desesperante ineficiencia del calendario de la NPB

   Esta queja la repetimos cada año, pero vista la aparición reciente de una nueva incongruencia en el área no nos queda otra que expresar una vez más nuestra enorme desilusión con respecto a la forma en que está manejado el calendario de la temporada regular de la NPB.
 
   Debido a la falta de visión de las personas encargadas de determinar las fechas y los horarios de los juegos, este año veremos, por primera vez en mucho tiempo, dos partidos de la temporada regular disputarse simultáneamente con el inicio de los playoffs de ambas ligas.
 
   Dos juegos entre las Águilas de Rakuten y los Búfalos de Orix que fueron suspendidos por lluvia el 15 y 16 de septiembre han sido pautados para disputarse este sábado y domingo en el Estadio Kleenex de Sendai, a pesar de que al mismo tiempo se estarán disputando los partidos uno y dos de las series de postemporada de ambos circuitos.
 
   El razonamiento utilizado por los encargados de determinar estas fechas es que Rakuten, que también tenía que recuperar juegos que fueron suspendidos contra otros dos equipos, tenía que reservar varios días en el calendario en el caso de que alguno de éstos fuera suspendido de nuevo por el mal tiempo.
 
   No obstante, lo que no explicaron fue la razón por la cual no pautaron los partidos para el miércoles y jueves de esta semana, especialmente considerando que Rakuten y Orix se medirán en el mismo estadio mañana martes para recuperar un juego suspendido el 6 de agosto.
 
   De esa manera se le hubiese podido poner punto y final a la campaña regular antes del inicio de la postemporada este sábado 12 de octubre. Sin embargo, gracias a la limitada habilidad planificadora de la NPB, estaremos obligados a ver juegos de la temporada regular de manera simultánea con unas series que ya no podrán llamarse de “postemporada” porque no se estarán disputando después de la finalización de la campaña regular.
 
   Para los que no estén familiarizados con el béisbol japonés, uno de los problemas crónicos de la NPB es su pésima administración de la parte final del calendario de la temporada regular.
 
   A diferencia de las Grandes Ligas, donde ambas ligas culminan la campaña regular el mismo día, lo que sin duda le añade mucha emoción al torneo debido a lo dramático de la forma en que se determinan los equipos que avanzarán a los playoffs, en Japón el día en que finalizará la temporada regular es siempre una incógnita.
 
   Esto se debe, principalmente, a que los juegos que son suspendidos por lluvia durante la campaña no son disputados tan pronto como se tenga la oportunidad sino que se reservan para realizarse luego de que se ha terminado el calendario original.
 
   Como consecuencia, hay equipos que completan todos sus partidos mucho antes que otros, a veces con más de una semana de diferencia. Este año, por ejemplo, los Dragones de Chunichi y los Halcones de SoftBank completaron todos sus juegos el 5 de octubre, mientras que Rakuten y Orix no lo harán sino hasta el 13, siempre y cuando uno de esos dos juegos no sea suspendido otra vez por lluvia.
 
   Adicionalmente, hay clubes que clasifican a la postemporada que a veces pasan más de dos semanas sin disputar ningún partido desde que terminan la campaña regular hasta que comienzan los playoffs. Este fue el caso de los Halcones de SoftBank en 2011, que culminaron su calendario el 18 de octubre y no disputaron su primer juego de la postemporada sino hasta el 3 de noviembre.
 
   Son varias las razones que contribuyen a este caos que observamos cada año a principios de octubre en la parte final del calendario de la campaña regular del béisbol japonés.
 
   La principal de ellas es la falta de acuerdo entre la liga, los equipos y la Asociación de Peloteros para adoptar una fecha fija para la finalización del calendario. Las partes en cuestión simplemente no tienen la disposición necesaria o el deseo de si quiera tratar de llegar a un acuerdo al respecto, cada una sólo se limita a defender sus intereses.
 
   Otra razón de peso es la negativa de la Asociación de Peloteros de disputar dobles jornadas para recuperar los partidos suspendidos por el mal tiempo. Estos insisten en que el esfuerzo físico requerido es demasiado grande debido a lo intenso de las prácticas que éstos realizan antes de cada juego.
 
   Este es quizás el mayor obstáculo para incrementar la eficiencia del calendario de la liga, ya que las dobles jornadas permiten recuperar un juego perdido sin tener que realizar gastos adicionales de viaje u hospedaje.
 
   Así mismo, está el hecho no menos importante de que la improvisación es algo que prácticamente no existe en Japón. La reservación de hoteles y la compra de boletos de avión o de tren son cosas que se realizan con mucha antelación, no de la noche a la mañana como sí ocurre en los Estados Unidos y otras partes del mundo.
 
   Esto, por lo tanto, impide que se planifique con apenas unos días de antelación un juego en una ciudad particular, ya que no es posible reservar los hoteles y el transporte necesarios para trasladar a ambos equipos a su destino.
 
   Adicionalmente, existen razones no tan predominantes pero que sin duda contribuyen al problema, como el hecho de que el calendario de la NPB está realizado a mano y no con la ayuda de un programa de computación, como ocurre en las Grandes Ligas.
 
   Richard Hoshino, un matemático de descendencia japonesa nacido en Canadá, tiene ya varios años ofreciéndole su ayuda a la NPB para hacer su calendario más eficiente con la ayuda de un programa de computación capaz de pautar los juegos respetando todos los parámetros que normalmente se tienen en cuenta a la hora de crearlo.
 
   A pesar de que el programa utilizado generó más de 9 millones de resultados en los que el tiempo de viaje de los equipos se redujo en un 25 por ciento y de que esto ayudaría a los equipos a ahorrar ese mismo porcentaje en gastos de transporte y hospedaje, la NPB rechazó la propuesta y hasta la fecha de hoy se niega a abandonar su costumbre de organizar el calendario manualmente.
 
   Debido a la forma en que está organizado el béisbol japonés, resulta muy difícil encontrarle una solución a este problema. Son muchas las cosas que deben cambiar y las partes que deben ponerse de acuerdo para poder progresar en este aspecto y nada indica que ninguna de estas dos cosas esté por ocurrir en el futuro cercano.
 
   No obstante, existe una pequeña esperanza. La Liga del Pacífico, que siempre ha estado un paso adelante de la Central en términos de modernización y adopción de nuevas estrategias que ayuden a mejorar la calidad de su juego, realiza un mejor trabajo que su par en la organización de su calendario y sólo tiene que tomar la decisión de adoptar una fecha única para la culminación del mismo para mejorar considerablemente su eficiencia.
 
   Si los dueños de los 6 clubes que conforman el circuito se pusiesen de acuerdo en este aspecto, sin duda pondrían presión en la Liga Central para adoptar la misma costumbre, por lo que le harían un gran favor a la NPB en general.
 
   Después de todo, la Liga del Pacífico ya ha sido pionera en el pasado en la introducción de iniciativas que ahora son utilizadas corrientemente en ambos circuitos, como el anuncio con un día de antelación de los lanzadores abridores de cada equipo y la disputa de las series de postemporada.
 
   La adopción de un programa de computación que permita crear un calendario más eficiente es también algo fácil de lograr, ya que la Liga del Pacífico tiene la libertad de organizar su propio calendario sin tener que contar con la aprobación de la NPB o la Liga Central.
 
   Convencer a la Asociación de Peloteros para que se adopte la realización de dobles jornadas va a ser algo más difícil de lograr, pero sin duda es posible si se sabe negociar con los jugadores. Esto contribuiría enormemente a realizar un calendario más eficiente.
 
   Seguirá siendo difícil reservar hoteles y comprar boletos de avión a última hora en Japón, pero el simple hecho de adoptar una fecha fija para finalizar el calendario y hacer todo lo posible para respetarla sin duda contribuirá mucho a mejorar la calidad del producto que la Liga del Pacífico ofrece cada año a sus seguidores.
 
   Tal iniciativa, con toda seguridad, arrojará buenos resultados y, como consecuencia, ayudará a mejorar la calidad de la NPB en el futuro cuando la Liga Central se vea obligada, por razones obvias, a adoptar la misma estrategia.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir