Mar, 09 Ago 2022 21:27 PM

Los juegos interligas de la NPB cumplen 10 años

   Cuando la serie de juegos interligas de la temporada 2014 dé comienzo este martes 20 de mayo se cumplirán 10 años desde que, por primera vez, comenzó a utilizarse esta modalidad en el béisbol profesional japonés.
 
   Por una parte, parece mentira que ya hayan transcurrido 10 campañas desde que los Marinos de Lotte, entonces dirigidos por el norteamericano Bobby Valentine, se alzaran con el primer título de los juegos interligas y conquistaran luego su primera Serie de Japón en 31 años.
 
   Pero por otra, también parece increíble que los enfrentamientos entre los conjuntos de ambos circuitos durante la temporada regular sólo hayan comenzado hace 10 años, sobre todo cuando se toma en cuenta que en las Grandes Ligas empezaron a disputarse en 1997.
 
   La idea de seguir los pasos de la Gran Carpa e introducir el formato de los juegos interligas en la NPB comenzó a discutirse poco después de que éstos entraron en vigencia en los Estados Unidos, pero siempre se vio bloqueada por los Gigantes de Yomiuri, el equipo más poderoso e influyente de Japón, que se negó férreamente a apoyarla.
 
   No obstante, una gran crisis económica que afectó a la liga en 2004 y produjo la primera y hasta ahora única huelga de peloteros en la historia del béisbol japonés, probó ser suficiente para convencer a los dueños de los equipos, incluyendo a los de Yomiuri, de darle el visto bueno al proyecto.
 
   Fue así como el 6 de mayo de 2005 ambos circuitos se embarcaron en una serie de enfrentamientos que duró hasta el 16 de junio y que vio a cada equipo enfrentarse 6 veces a cada uno de los conjuntos del circuito rival, dos veces como visitante, dos como local y dos más en campo neutral.
 
   En 2007, el formato se redujo a los 4 juegos que se continúan disputando hoy, dos de ellos como local y dos como visitante. La serie de juegos interligas 2014 tendrá lugar entre el 20 de mayo y el 22 de junio y promete, como en las 9 temporadas anteriores, brindar muchas emociones a los fanáticos de todos los conjuntos participantes.
 
   Este año, incluso, el evento contará con una nueva regla: todos los partidos que se disputen en los estadios de la Liga Central contarán con la figura del bateador designado. Hasta ahora, había ocurrido siempre lo contrario, ya que es la Liga del Pacífico la que normalmente utiliza al bateador designado durante la campaña regular y la que, hasta ahora, lo había estado utilizando en sus estadios durante los juegos interligas.
 
   Nuestro colega del diario Japan Times Wayne Graczyk explicó hace poco en uno de sus excelentes artículos que fue precisamente Bobby Valentine el primero en sugerir esta idea en 2005, cuando los enfrentamientos entre ambos circuitos se disputaron por primera vez, pero al parecer muy pocos le prestaron atención entonces.
 
   Otra cosa que sería interesante ver cambiar, si bien no forma parte de las reglas del torneo, es el abrumador dominio que la Liga del Pacífico ha demostrado hasta ahora sobre la Liga Central en la serie.
 
   Los conjuntos del circuito del Pacífico han superado en triunfos a sus rivales en 8 de las 9 series disputadas hasta ahora, a veces hasta por 22 juegos de diferencia. El resultado más contundente de todos se dio en 2010, cuando los 6 conjuntos de la liga oceánica ocuparon los primeros 6 puestos de la tabla de posiciones de la serie, relegando a sus 6 rivales a la parte baja de la misma.
 
   Así mismo, uno de los conjuntos de la Liga del Pacífico se ha coronado campeón del evento en 8 de as nueve ediciones celebradas hasta ahora, con los Halcones de SoftBank liderando el palmarés con 4 coronas, seguidos por los Marinos de Lotte, que conquistaron las dos primeras. Sólo los Gigantes de Yomiuri, con su triunfo en 2012, han logrado romper esa hegemonía.
 
   A través de los años se han tratado de dar diversas explicaciones en relación a ese dominio. Unos argumentan que como los conjuntos de la Liga del Pacífico están acostumbrados a utilizar el bateador designado durante la temporada regular éstos se encuentran en ventaja sobre sus rivales de la Liga Central en aquellos partidos en los que se utiliza esa figura.
 
   Otros apuntan a que algunos de los parques de la Liga Central son más pequeños que los de la Liga del Pacífico, por lo que a los bateadores visitantes se les hace más fácil conectar jonrones en ellos.
 
   También se ha dicho que los lanzadores del Pacífico son tradicionalmente mejores que los de la Central y eso es algo que, según los números, no puede refutarse. Los tres traspasos de jugadores de la NPB a las Grandes Ligas más caros de la historia han sido todos de lanzadores que han salido de la Liga del Pacífico: Daisuke Matsuzaka, Yu Darvish y Masahiro Tanaka.
 
   Adicionalmente, 8 de los últimos 9 ganadores del Premio Sawamura (el equivalente japonés al Premio Cy Young) han salido de la Liga del Pacífico y 4 de ellos han ganado también el galardón al Jugador Más Valioso de la temporada regular por lo que, una vez más, resulta difícil negar el hecho que los lanzadores del circuito oceánico han sido mejores hasta ahora.
 
   Quizás la explicación más sencilla sea la más acertada: la Liga del Pacífico es simplemente mejor que la Central. Sus equipos cuentan con un mayor poder ofensivo, corren mejor las bases, defienden mejor y poseen mejores lanzadores, al menos hasta este momento.
 
   Curiosamente, este año las cosas parecen estar cambiando, porque en este primer mes y medio de campaña los clubes de la Liga Central se han visto en ocasiones en mejor forma que sus rivales. Incluso los 4 primeros clasificados de su tabla tuvieron en algún momento una mejor marca de victorias que los de sus pares en la Liga del Pacífico.
 
   La más grata sorpresa de todas ha sido la de los Carpas de Hiroshima, un conjunto que estaba acostumbrado a quedar casi siempre de quinto en la clasificación y que este año ha asumido con autoridad el liderato de la Liga Central jugando un muy buen béisbol.
 
   Su roster está muy bien balanceado. Cuenta con 5 abridores de calidad, a pesar de que dos de ellos son novatos, también posee un confiable grupo de relevistas, su defensa ha mejorado bastante y su ofensiva está mejor que nunca con el aporte de dos importados de poder que están marcando la diferencia.
 
   La serie de juegos interligas sin duda representará su prueba de fuego esta temporada. Si logran superarla con un buen récord, entonces contarán con toda la confianza que necesitan para continuar su lucha por el título del circuito.
 
   Tanto los Gigantes de Yomiuri como los Tigres de Hanshin cuentan también con conjuntos muy sólidos, pero hasta ahora no han podido arrojar resultados consistentes. Eso podría cambiar para bien durante los interligas, pero también podría empeorar, como tantas veces ha ocurrido en el pasado.
 
   En la Liga del Pacífico, los Búfalos de Orix, quienes poseen un título de la serie en su palmarés, están registrando una campaña ejemplar hasta ahora y podrían aprovechar el inicio de los juegos interligas para afianzarse en el liderato del circuito, que lograron capturar hace poco.
 
   Como ya es costumbre, los Halcones de SoftBank también están registrando una campaña excepcional, en su caso con el que es quizás el mejor roster de toda la NPB, ya que está blindado en todas sus filas.
 
   Su grupo de abridores es muy bueno, su cuerpo de relevistas es incluso mejor, su defensa es muy sólida y su ofensiva es, de lejos, la mejor de la liga. Con 4 títulos de la serie en sus vitrinas, no sería ninguna sorpresa que este año volviese a alzarse con la corona interliga.
 
   ¿Qué ocurrirá este año? ¿Extenderá la Liga del Pacífico su dominio abrumador sobre la Liga Central o será ésta la que finalmente logre desquitarse y sacarle el mayor provecho a los enfrentamientos entre ambas?
 
   Lo averiguaremos a partir de mañana 20 de mayo, cuando dé inicio la serie de juegos interligas de la temporada 2014 de la NPB.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir