Vie, 01 Jul 2022 06:07 AM

Las tareas pendientes de la NPB para 2022

 

La NPB necesita mejorar su asistencia en 2022

 

   La Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés) tiene varias tareas pendientes para mejorar la calidad de su producto en la temporada 2022 y por lo que ha demostrado hasta ahora no está perdiendo tiempo en completarlas.

 

   La primera de ellas es tratar de devolver su asistencia a los niveles previos al inicio de la pandemia. Este año, completó su temporada regular con un registro de 7.840.773 espectadores, lo que representa un aumento del 38% en comparación al año pasado pero todavía está lejos de acercarse a los 26.536.962 fanáticos que recibió en 2019.

 

   Obviamente, el coronavirus es la causa principal de ese drástico descenso, pero si otros países ya han empezado a llenar de nuevo sus estadios entonces ya es hora de que Japón se una al grupo y elimine los límites de capacidad a los que está sujeto actualmente.

 

   En comparación, la MLB registró una asistencia de 45.304.709 espectadores este año, que si bien no llega a los 68.506.896 que recibió en 2019 sin duda está mucho más cerca de su nivel previo al COVID que el circuito nipón.

 

   Por su puesto, hay que tener en cuenta las diferentes maneras en las que ambos países han manejado la emergencia sanitaria, ya que al final la asistencia a los estadios no depende sólo de los equipos o la liga sino sobre todo de las autoridades de salud locales.

 

   En los Estados Unidos, por ejemplo, sólo el 58% de la población está completamente vacunada, pero a pesar de ello cada estado decide por su cuenta cómo manejar la pandemia y varios de ellos ignoran por completo las medidas sanitarias para prevenir la propagación del virus.

 

Texas nunca limitó la capacidad de su estadio en 2021

 

   Como resultado, los equipos que están ubicados en esos estados (Texas es el ejemplo más claro) no están sujetos a ningún límite de capacidad en sus parques y los llenan frecuentemente, a pesar de que eso coloca en riesgo la salud de los visitantes.

 

   En Japón, por el contrario, el 74% de la población ya está completamente vacunada, pero a pesar de ello las medidas sanitarias del gobierno son muy estrictas y aplican a todo el territorio, no sólo a una región en particular. 

 

   Como consecuencia, la mayoría de los estadios trabajaron durante todo el año con un límite de capacidad muy rígido y algunos hasta tuvieron que cerrar sus puertas temporalmente debido a los estados de emergencia que afectaron a sus ciudades.

 

   Consciente del negativo impacto económico que esos límites han tenido en sus equipos, la NPB se ha propuesto eliminarlos para la temporada 2022 y con ese objetivo ha empezado a preparar un plan para admitir a todos aquellos fanáticos que estén vacunados o den negativos en una prueba de COVID.

 

   De hecho, esta campaña ya puso a prueba su plan en 6 parques distintos durante 11 partidos del calendario regular y los resultados fueron muy alentadores. Más del 98% de los asistentes mostraron su certificado de vacunación y el proceso de revisión del mismo sólo tomó 35 segundos por persona.

 

   La prueba se realizará de nuevo durante los playoffs de ambos circuitos y la Serie de Japón, de manera de tener todo listo para el inicio de la temporada regular el 25 de marzo de 2022.

 

La NPB superó a la MLB en asistencia promedio en 2018 y 2019

 

   La NPB ya superó a la MLB en asistencia promedio por partido tanto en 2019 (30.929 vs 28.199) como en 2018 (29.779 vs 28.660), por lo que su objetivo es tratar de repetir esa hazaña en 2022.

 

   En 2020, la superó incluso en asistencia total (4.823.578 vs 0), pero eso sólo ocurrió porque el circuito norteamericano se vio obligado a jugar a puertas cerradas durante todo el año, mientras que su par nipón pudo admitir fanáticos casi desde el principio, si bien en una capacidad limitada.

 

   Este año, la MLB ganó la partida al arrojar una asistencia promedio por partido de 18.652 fanáticos, mientras que la NPB apenas registró una cifra de 9.138 espectadores. Sin embargo, esos resultados podrían cambiar en 2022 si el circuito nipón logra deshacerse de los límites de capacidad en sus estadios.

 

   La segunda tarea que tiene pendiente la NPB es convencer al gobierno japonés de dejar entrar al país a los familiares directos de los jugadores extranjeros que están viendo acción tanto en la liga como en la del resto de los deportes profesionales.

 

   Varios peloteros importados, incluyendo al venezolano Ernesto Mejía, decidieron abandonar sus equipos a mediados de campaña precisamente por ese problema. Las autoridades locales les negaron la entrada a sus esposas y sus hijos, sin importar que estuviesen vacunados o no.

 

   Su compatriota José Celestino López fue un paso más allá y ni siquiera viajó a Japón este año, ya que decidió no pasar otra temporada completa separado de su esposa y sus hijos. Su equipo quiso renovarlo, pero al no poder garantizarle el ingreso al país de su familia, éste decidió no aceptar la oferta.

 

Mejía fue uno de los extranjeros que abandonó a su equipo a mediados de año

 

   Resulta evidente que esa limitación afecta negativamente el nivel de calidad del circuito, ya que los mejores peloteros extranjeros no estarán siempre disponibles para jugar en el mismo debido a la falta de flexibilidad del gobierno local a la hora de dejar entrar al país a sus familiares.

 

   El cubano Leonys Martín incluso criticó la medida de manera pública en su cuenta de Twitter, explicando que no tenía sentido negarles la entrada al país a su esposa y sus hijos, incluso si éstos mostraban pruebas de vacunación y daban negativo en una prueba de COVID.

 

   La tercera tarea crucial para recuperar la calidad de la NPB como liga en 2022 es revertir la eliminación de los extra innings, que este año produjo una epidemia de empates tan grande que terminó estableciendo una nueva marca en este departamento con 102 partidos igualados.

 

   Con la idea de contribuir con los esfuerzos del gobierno para detener la propagación del coronavirus, la NPB decidió voluntariamente este año eliminar los extra innings de todos sus partidos de la temporada regular. 

 

   Es decir, si un juego estaba empatado después de 9 entradas entonces se daba por terminado, en lugar de disputar hasta un máximo de 3 capítulos adicionales como había sido la costumbre hasta antes del inicio de la pandemia.

 

   Como consecuencia, los empates comenzaron a proliferarse de una manera tal que produjeron el rechazo de los fanáticos y los medios, que no quedaron satisfechos con la nueva tendencia.

 

En 2020, se permitió disputar un extra inning por partido

 

   A pesar de la pandemia, en 2020 se permitió jugar hasta una entrada adicional por partido y eso logró mantener los empates bajo control, pero en esa ocasión la eliminación completa de los extra innings resultó ser una muy mala decisión.

 

   Por lo tanto, resulta prioritario que la liga decida regresar al máximo de 3 episodios adicionales por partido que utilizó por tantos años, ya que quedó comprobado que esa ha sido hasta ahora la mejor manera de evitar que tantos partidos terminen empatados.

 

   Sin ir muy lejos, la NPB ya aprobó la utilización de los 3 extra innings para la Serie de Japón que comenzará este 20 de noviembre, por lo que es casi un hecho que la medida se mantendrá vigente para la temporada 2022.

 

   Muchas tareas más se mantienen pendientes, pero todas ellas ya existían antes del inicio de la pandemia por lo que no es prioridad cumplirlas en este momento. No obstante, nunca está demás realizarlas si se presenta la oportunidad de hacerlo.

 

   Entre ellas están mejorar la promoción y comercialización de la NPB fuera de Japón, eliminar el triunfo automático en la segunda ronda del playoff, no permitir empates en la postemporada, adoptar una fecha común para finalizar la temporada regular en ambos circuitos y reducir el tiempo muerto entre el final del calendario y el inicio de los playoffs y la Serie de Japón.

 

   Algunas de estas tareas son más fáciles de completar que las otras, pero insistimos en que no hay apuro en realizarlas en este momento. Lo que sí es fundamental es tratar de regresar a las condiciones que existían antes del inicio de la pandemia y al parecer todo está encaminado para que eso ocurra en 2022.

 

Compartir