Sáb, 20 Jul 2024 05:18 AM

Las posibles consecuencias del positivo de Batista

 

La exitosa carrera de Batista en la NPB podría haber llegado a su fin

 

   Los medios japoneses revelaron este sábado que el dominicano Xavier Batista dio positivo en una reciente prueba antidopaje y que, como consecuencia, los Carpas de Hiroshima lo han sacado de su roster activo mientras se realiza la investigación respectiva.

 

   Como el hecho acaba de ocurrir, todavía desconocemos la mayoría de los detalles del mismo. No sabemos ni el nombre ni el tipo de sustancia por la cual dio positivo, ni tampoco qué tipo de castigo planean imponerle tanto la liga como su club.

 

   Sin embargo, basándonos en el historial de este tipo de casos en el circuito sí podemos, por lo menos, describir los distintos escenarios que podrían afectar al toletero caribeño una vez que se publique el informe final de la investigación.

 

   Primero y principal, el jugador deberá hacer una segunda prueba en los próximos días para confirmar que el positivo de la primera no fue un error. En el 100 por ciento de los casos, salvo una equivocación garrafal en la que se hayan confundido las pruebas de dos atletas distintos, el resultado de la segunda prueba ratifica siempre el resultado de la primera.

 

   Una vez confirmado el positivo, tanto el equipo como la liga proceden a realizar sus respectivas investigaciones y se sientan a hablar con el jugador para darle la oportunidad de explicar lo sucedido y, de ser el caso, defender su inocencia.

 

   Aproximadamente mes y medio después del primer positivo, la liga publica el resultado final de su investigación y anuncia la penalidad que le impondrá al jugador, quien después de ese día también tendrá el chance de apelar la sanción. En ese mismo momento, el equipo al que pertenece el pelotero dará a conocer qué tipo de acción o medida disciplinaria le aplicará al mismo, de ser aplicable.

 

   Existen, por lo tanto, tres posibles opciones para el dominicano en este momento. La primera y mejor de todas es que de alguna manera se compruebe que el positivo de la primera prueba fue un error, en cuyo caso todo terminaría ahí y su carrera en la NPB continuaría sin ningún tipo de interrupciones. 

 

   No obstante, como ya lo mencionamos anteriormente, resulta casi imposible que eso ocurra, por lo que lo más sensato es contar con que se ratifique el positivo inicial.

 

El mexicano Japhet Amador dio positivo por 2 diuréticos en 2018

 

   Una vez ocurrido eso, tendremos que esperar entonces a que se revele el tipo de sustancia que se le encontró en su organismo. Podría tratarse de esteroides u hormonas de crecimiento humano, que ayudan a los atletas a mejorar su rendimiento físico, o de diuréticos, que son sustancias que podrían utilizarse para esconder la presencia de las primeras.

 

   El mejor de esos dos escenarios es que sea un positivo por diuréticos, que en la mayoría de los casos del deporte mundial ocurren por descuido o desconocimiento de los atletas afectados. Normalmente, se trata de algún tipo de producto que están consumiendo que contiene la sustancia en cuestión y ellos no estaban al tanto de ello.

 

   En ese caso, sin duda son culpables de lo ocurrido por no prestar atención a lo que estaban consumiendo, pero al mismo tiempo se comprueba que no tuvieron la intención de hacer trampa y eso mejora su imagen frente al público general.

 

   Eso fue lo que ocurrió el año pasado con el mexicano Japhet Amador, quien dio positivo por 2 diuréticos y fue suspendido por 6 meses, la mayoría de los cuales transcurrieron durante el descanso invernal.

 

   Lamentablemente para él, las Águilas de Rakuten decidieron no renovarle su contrato para la temporada siguiente, por lo que su carrera en la NPB terminó en ese momento. Sin embargo, de haberlo hecho, el toletero azteca hubiese podido seguir jugando en Japón.

 

   Por lo tanto, si Batista dio positivo por diuréticos lo más probable es que la liga lo suspenda por 6 meses, tal como lo hizo con Amador el año pasado. La gran interrogante será entonces qué decidirá hacer Hiroshima con él.

 

   Actualmente, el espigado inicialista está en el tercero de un contrato de 6 años que puede ser cancelado en cualquier momento. No obstante, con apenas 27 años y liderando al club en jonrones está temporada, representa una de las mayores esperanzas ofensivas del conjunto para el futuro, por lo que no parece tan fácil tomar la decisión de despedirlo.

 

   Después de pasar años formándolo y trabajando con él, la gerencia lo conoce bien, por lo que lo más probable es que trabaje con él para mantenerlo en el equipo, no sin antes imponerle una fuerte penalidad para que esto no vuelva a ocurrir, por supuesto.

 

El mexicano Joey Meneses dio positivo por esteroides este mismo año

 

   Ahora, si el positivo fue por esteroides, como le ocurrió este mismo año al mexicano Joey Meneses, entonces es casi un hecho que la carrera del dominicano en el béisbol japonés ya ha llegado a su fin.

 

   Tal como lo hizo con Meneses, la liga lo va a suspender por un año y, una vez anunciada esa sanción, Hiroshima va a cancelar su contrato y ningún otro equipo de la NPB intentará jamás firmarlo, por lo que esa penalidad se transformará automáticamente en un veto de por vida.

 

   No cabe la más mínima duda de ello porque ya ocurrió con el venezolano Luis González y el español Danny Ríos en 2008 y con el mexicano Meneses este mismo año.

 

   Sería una pena absoluta ver a Batista despedirse del béisbol japonés de esta manera. Su debut en la liga en 2017, cuando conectó un jonrón de 2 carreras en sus 2 primeros turnos, que fueron ambos en calidad de emergente, no pudo ser más dramático ni sensacional.

 

   Verlo trabajar casi siempre como titular y conectar 25 cuadrangulares la temporada pasada fue muy gratificante y verlo crecer aún más y convertirse en uno de los principales motores ofensivos del club este año fue aún mejor.

 

   En este momento, tiene proyección de 36 jonrones y 89 empujadas para esta campaña, que son números no sólo muy impresionantes sino que también van más allá de todo lo que había logrado hasta ahora en su carrera.

 

   Además, la historia de un prospecto muy prometedor que no logró triunfar en las Grandes Ligas peró sí encontró su lugar en el mundo en el béisbol japonés, donde recibió la disciplina y la confianza necesarias para ser exitoso, era simplemente extraordinaria.

 

   No obstante, dependiendo del resultado de la investigación que apenas comienza existe la posibilidad que todo eso llegue a su fin de manera abrupta en las siguientes semanas.

 

   La mayor esperanza que tenemos en este momento es que los medios japoneses no han dicho nada acerca de las intenciones de Hiroshima con respecto al jugador.

 

   Cuando el Diario Sponichi adelantó la noticia del caso de Meneses a mediados de junio, anunció directamente que el equipo planeaba cancelar su contrato, a pesar de que todavía no se sabía lo del positivo de su prueba.

 

   El hecho de que los medios japoneses no hayan dicho lo mismo en esta ocasión invita al optimismo, si bien es muy probable que a esta altura Hiroshima no haya siquiera considerado qué hacer con el dominicano ya que la investigación apenas comienza y nadie conoce los detalles de lo ocurrido.

 

   Sólo nos queda esperar las semanas necesarias para que la NPB termine su investigación y anuncie el castigo que planea imponerle al dominicano, que sea cual sea promete ser severo y, como mínimo, interrumpir su carrera deportiva.

 

   Lo que sí es un hecho en este momento es que, pase lo que pase, su temporada 2019 ya ha llegado a su fin. Esperemos que ese no sea el caso con su carrera en Japón.