Jue, 23 May 2024 04:47 AM

La inminente expansión de la liga menor de la NPB

   La NPB reveló esta semana que tres compañías aplicaron para registrar sus conjuntos en las ligas menores del circuito y que se espera que las tres aplicaciones sean aprobadas durante la próxima reunión de dueños de equipos que se celebrará a finales de septiembre.

 

Niigata será una de las 3 nuevas sedes de la liga menor de la NPB

 

   Las sedes de las tres nuevas franquicias estarán ubicadas en Niigata (costa oeste de Japón), Tochigi (norte de Tokio) y Shizuoka (entre Nagoya y Tokio) y el plan es que todas ellas comiencen a ver acción en la temporada 2024. Lo que falta por definir es el circuito en el que verán acción cada una.

 

   Actualmente, la liga menor de la NPB está dividida en dos circuitos regionales: la Liga Oriental, que agrupa a 7 divisas del centro y el norte del país; y la Liga Occidental, que reúne a los 5 clubes que están localizados al suroeste del territorio.

 

   Los 7 equipos que conforman la Liga Oriental son las divisiones menores de los Luchadores de Nippon Ham, las Águilas de Rakuten, los Marinos de Lotte, los Leones de Seibu, las Golondrinas de Yakult, los Gigantes de Yomiuri y las Estrellas de DeNA.

 

   En la Liga Occidental, por su parte, están los conjuntos filiales de los Dragones de Chunichi, los Búfalos de Orix, los Tigres de Hanshin, los Carpas de Hiroshima y los Halcones de SoftBank.

 

   Debido a su ubicación geográfica, los más probable es que las nuevas franquicias de Niigata y Tochigi pasen a formar parte de la Liga Oriental, que a partir de 2024 contaría con 9 divisas, mientras que el conjunto de Shizuoka seguramente será inscrito en la Liga Occidental, que aumentaría su total a 6 clubes.

 

Los 3 nuevos equipos sólo podrán jugar en la liga menor de la NPB

 

   Los 3 nuevos conjuntos, que no tendrán representación en la máxima categoría de la NPB, sólo podrán ver acción en las ligas menores. Sin embargo, lo más probable es que en el futuro puedan ser promovidos a la liga mayor si se adaptan bien y generan buenos resultados.

 

   Desde que en 2014 el gobierno japonés propuso la expansión de la NPB de 12 a 16 equipos como una manera de revitalizar las economías regionales del país, el tema había estado ganando fuerza gracias al respaldo de varias de las personalidades más famosas del béisbol local, como el legendario Sadaharu Oh.

 

   Así, después de consultar con las distintas organizaciones de béisbol del país y las autoridades de las ciudades que albergarían los nuevos equipos, la NPB extendió una invitación en abril de este año a todas las compañías interesadas en inscribir sus equipos en la liga menor del circuito.

 

   Al final, sólo 3 respondieron al llamado, pero todas ellas cumplieron con los requisitos necesarios para ser admitidas, por lo que se espera que sus aplicaciones sean aprobadas a finales de este mes en la próxima reunión de dueños de equipo.

 

   Resulta sorprendente que dos ciudades que se perfilaban como favoritas para ser sedes de un conjunto profesional, Naha y Matsuyama, no hayan enviado una aplicación en esta oportunidad, pero eso no quiere decir que no puedan hacerlo en el futuro.

 

   Obviamente, todavía falta mucho tiempo antes de que podamos ver la NPB expandirse a 14 o 16 equipos, pero sin duda este es un importante paso adelante en esa dirección. Tomando en cuenta que ya han pasado casi 10 años desde que el gobierno propuso la idea de agrandar la liga, este pequeño progreso es más que bienvenido.

 

   Ya hemos explicado en el pasado en este mismo espacio los enormes beneficios que disfrutará la NPB con una expansión a 16 conjuntos, que no sólo se limitan al aspecto económico sino también al deportivo y el organizacional.

 

El actual formato de postemporada de la NPB deja mucho que desear

 

   Para empezar, el formato de postemporada mejoraría mucho si tanto la Liga Central como la Liga del Pacífico tuvieran 8 clubes cada una. Cada circuito podría separarse en 2 divisiones de 4 equipos, de los cuales el primero sería el campeón divisional y el segundo clasificaría a los playoffs.

 

   En la primera fase del playoff, el campeón de cada división se enfrentaría al segundo clasificado de la división opuesta en una serie al mejor de 5 juegos y luego los ganadores de ambos enfrentamientos se medirían entre sí en una serie al mejor de 7 que definiría al campeón de liga, que sería también el representante del circuito en la Serie de Japón.

 

   Desafortunadamente, eso no es lo que ocurre en la actualidad. Cada liga tiene sólo 6 conjuntos y el ganador de la temporada regular es coronado campeón de liga antes de que comiencen los playoffs, lo que abre las puertas a la posibilidad de un equipo que no sea campeón avance a la final.

 

   No sólo eso, sino que en la primera fase del playoff el segundo clasificado se enfrenta al tercero, mientras que el primero se queda sin jugar mientras espera a que se decida esa serie inicial. Para colmo, cuando empieza a ver acción, lo hace con un triunfo de ventaja y siempre como local.

 

   Aumentar el número de equipos a 16 mejoraría mucho el formato y eliminaría los ventajismos exagerados que se han estado utilizando hasta ahora.

 

   Adicionalmente, esa elevada cifra de conjuntos permitiría también aumentar el límite de importados de cada equipo, lo que sería bueno no sólo para los peloteros extranjeros sino también para los propios japoneses, que tendrían ahora mayores oportunidades de trabajo.

 

Los equipos de la NPB sólo pueden tener 4 importados en su roster activo

 

   En este momento, cada club sólo puede tener 4 extranjeros en el roster activo, con la limitación adicional de que no todos pueden ser lanzadores o jugadores de posición. Tienen que tener un balance de 3-1 o 2-2 entre estas dos posiciones.

 

   Con 16 divisas, la liga podría aumentar ese límite a 6 importados, por ejemplo, pero con la limitación de que sólo 4 de ellos pueden estar sobre el terreno al mismo tiempo. El balance entre lanzadores y jugadores de posición podría mantenerse igual o modificarse si es necesario.

 

   Por supuesto, esa mejor organización a nivel competitivo no garantiza una mejor organización a nivel promocional y de negocios, que es un área en la que la NPB necesita mejorar con mucha urgencia.

 

   Históricamente, la liga siempre ha estado satisfecha con los ingresos que genera a nivel nacional, por lo que rara vez le ha prestado atención al mercado internacional. Esa es la razón por la cual sus ganancias apenas han cambiado en los últimos 30 años, mientras que las de la MLB se han multiplicado por 10.

 

   Ya es hora de que la NPB se reorganice internamente y comience a sacarle un mayor provecho al gran producto que tiene en sus manos. La venta en conjunto de sus derechos televisivos y la mejora de sus contenidos en las redes sociales son dos de los aspectos en los que necesita trabajar de inmediato.

 

   Una expansión a 16 equipos no alargaría la duración de la temporada, pero sí aumentaría el número de partidos disputados y con ellos las ganancias por concepto de venta de derechos televisivos, boletos, comida y artículos de cada conjunto.

 

La NPB debe convertir a su comisionado en el líder de su negocio, tal como lo hace la MLB

 

   El paso más importante que la NPB debe dar en ese sentido es convertir la figura del comisionado en el líder de un negocio unificado cuyo objetivo sea expandir su producto a otros países y aumentar las ganancias del mismo en todos sus aspectos.

 

   Hasta que no se realice ese cambio, dudamos mucho que la liga pueda registrar avances significativos en lo que a negocios y promoción se refiere. Es probable que sí pueda mejorar en su aspecto deportivo, pero no en sus finanzas.

 

   Pase lo que pase, lo importante es que el primer paso hacia la expansión del circuito está a punto de concretarse y eso sin duda aumenta las esperanzas de que los otros cambios que acabamos de mencionar ocurran en el futuro.

 

   Una vez aprobado el ingreso de las tres nuevas franquicias, la temporada 2024 comenzará con 15 equipos en la liga menor y siempre y cuando no se presente ningún inconveniente, lo más probable es que en pocos años veamos a esos nuevos conjuntos ser promovidos a la máxima categoría del circuito.

 

   La NPB, tal como lo ha hecho Japón en los últimos 30 años, progresa de una manera extremadamente lenta, pero de que es capaz de hacerlo, lo es, y esta decisión que están a punto de tomar los dueños de sus clubes es prueba de ello.