Dom, 21 Jul 2024 13:17 PM

La diferencia de ingresos entre la MLB y la NPB

   A principios de la década de 1990, tanto la MLB como la NPB producían más o menos mil millones de dólares en ingresos cada año, pero desde entonces la primera ha multiplicado por 10 sus ganancias, mientras que la segunda se mantiene casi al mismo nivel de ese momento.

 

La MLB generó casii 11 mil millones de dólares en 2022

 

   Las razones de esa notable disparidad son varias e incluyen no sólo la habilidad de ambas ligas para promocionar y vender sus respectivos productos, sino también la salud de las economías que las respaldan y las ventajas legales que ofrece un país con respecto al otro.

 

   Comencemos por la que ha sido la mayor fuente de ingresos de la MLB en los últimos 30 años: la venta de sus derechos televisivos, que no sólo se lleva a cabo a nivel nacional sino también a nivel internacional y genera miles de millones de dólares anuales.

 

   La llegada de la televisión por cable y, posteriormente, del streaming, cambió por completo los hábitos de los usuarios en todo el mundo y eso convirtió a los eventos deportivos en vivo en minas de oro para los patrocinadores, ya que son los únicos programas que el público ve sin saltarse los comerciales.

 

   Esa atención cautiva convenció a los anunciantes de invertir más dinero en esas transmisiones y eso benefició mucho a los equipos de béisbol, que es el deporte con la temporada más larga y que más partidos celebra cada año.

 

   En muy poco tiempo, la mayoría de ellos se vieron cerrando tratos de 10 o 15 años con canales regionales para transmitir todos los juegos del equipo local y los mismos llegaron acompañados de una ganancia monetaria de cientos de millones de dólares por club.

 

   Si a eso agregamos, además, los ingresos que genera la liga por la venta internacional de derechos televisivos, especialmente al mercado japonés, entonces no debería extrañarnos cómo sus finanzas han aumentado tanto en las últimas 3 décadas.

 

El manejo de los derechos televisivos de la NPB es terrible

 

   En comparación, la NPB está muy mal organizada a la hora de vender sus derechos televisivos. Cada equipo maneja ese aspecto individualmente y, para colmo, sólo tiene el control sobre los encuentros en los que juega como local.

 

   A nivel nacional esa limitación no genera demasiados problemas, pero a nivel internacional es prácticamente imposible vender un producto por partes, que además poseen precios distintos dependiendo del vendedor.

 

   Hasta que los 12 equipos que conforman el circuito y la NPB como tal -que maneja los derechos de la Serie de las Estrellas y la Serie de Japón- no comiencen a trabajar en conjunto para vender su producto de manera unificada, nunca podrán progresar en ese departamento.

 

   Luego está el nacimiento en el año 2000 de MLB Advanced Media, una compañía destinada a comercializar de manera conjunta el producto de la liga por Internet y cuya principal creación, MLB.com, ha sido un éxito extraordinario hasta ahora.

 

   Primero fue el relato en vivo, lanzamiento por lanzamiento, de cada partido de cada jornada, algo que resultó sumamente útil para periodistas y fanáticos que no podían ver el juego por televisión y que querían informarse de todo lo que estaba ocurriendo.

 

   Luego fue la venta de boletos para cada estadio y de artículos de cada equipo en un sólo lugar y a cambio de una comisión, lo que resultó sumamente conveniente para todos esos fanáticos que visitaban la página a diario para enterarse de lo que estaba haciendo su club.

 

   Finalmente, fue la posibilidad de ver en vivo, por un razonable precio anual, todos los partidos de cada jornada en el servicio de streaming de la página, que con el pasar del tiempo fue aumentando de manera considerable tanto su número de usuarios como sus ingresos.

 

La página web oficial de la NPB es decepcionante

 

   La NPB, por el contrario, posee una página web muy poco atractiva, que apenas vende productos propios (con el logo de la liga, no de los equipos) y que no ofrece boletos para los partidos ni servicio de streaming para ver los juegos en línea. Por si eso fuera poco, la información estadística que brinda es muy limitada.

 

   Los 6 equipos de la Liga del Pacífico unieron sus fuerzas en 2007 para crear Pacific League Marketing, que funciona como el equivalente japonés de MLB Advanced Media, pero con la limitación de que sólo posee los derechos de los partidos de ese circuito.

 

   La compañía ha tenido un éxito enorme a nivel nacional, donde ofrece todos los partidos de la Liga del Pacífico en línea, tanto en vivo como en diferido, y hasta ha logrado vender los derechos de sus juegos en Corea del Sur, Taiwán y los Estados Unidos.

 

   Sin embargo, el hecho de que no posee los derechos de los partidos de la Liga Central ni de la Serie de Japón limita mucho sus posibilidades de vender su producto a nivel internacional, donde los compradores esperan poder adquirir todos los juegos en una sola transacción.

 

   Adicionalmente, está el tema de los estadios. Los clubes de la MLB tienen la libertad de chantajear a sus ciudades para obligarlas a que les construyan estadios de primera categoría pagados con dinero público cuyas ganancias, además, se quedan casi exclusivamente en las arcas de los equipos.

 

   Por si eso fuera poco, han aprendido a convertir esos parques en una especie de centros comerciales en los que el juego es sólo una más de las muchas atracciones que están disponibles, que además están dirigidas a todos los miembros de la familia.

 

La mayoría de los clubes de la NPB paga un alquiler muy alto para utilizar sus estadios

 

   En comparación, los conjuntos japoneses no sólo pagan un alto alquiler en los estadios que utilizan sino que además deben compartir todas sus ganancias con los dueños del parque, a pesar de que éstos no hacen nada para atraer a los fanáticos al mismo.

 

   Así mismo, la mayoría de sus instalaciones todavía están destinadas casi exclusivamente a ver los partidos, por lo que la existencia de asientos preferenciales, cabinas de lujo o cualquier otra atracción para distraer a sus visitantes son muy limitadas.

 

   Incluso a lo que precios se refiere la MLB tiene la ventaja sobre la NPB, ya que no ha perdido tiempo en adoptar un sistema en el que los costos de las entradas varían de acuerdo al rival de turno y al día de la semana en el que se juega el partido, de manera de maximizar sus ganancias.

 

   En Japón, los precios de los boletos no sólo se mantienen muy baratos sino que además no cambian durante toda la temporada, independientemente del rival de turno o el día de la semana en que se celebre el encuentro.

 

   Obviamente, hay que tomar en cuenta que durante los últimos 30 años los Estados Unidos han disfrutado del mayor período de crecimiento económico de su historia, mientras que la economía japonesa se ha casi congelado en el tiempo.

 

   En Norteamérica, los patrocinadores se han volcado a invertir miles de millones de dólares en eventos deportivos, mientras que en Japón no ha ocurrido lo mismo, y cuando ha pasado, la liga no ha estado lo suficientemente preparada para sacar provecho de esa inversión.

 

A pesar de su limitado éxito económico, la NPB ha tenido un extraordinario éxito deportivo

 

   A pesar de todo, la NPB ha seguido progresando con el pasar del tiempo y si bien el aumento de sus ingresos ha sido muy limitado, su progreso a nivel deportivo ha sido extraordinario, no sólo a nivel nacional sino también a nivel internacional.

 

   El llamado Equipo Samurai, actual tricampeón del Clásico Mundial de Béisbol, representa un perfecto ejemplo de ello, así como el hecho de que el mejor jugador del deporte en la actualidad, el fenómeno Shohei Otani, fue formado y desarrollado en ese circuito.

 

   Sin la valentía de su manager en los Luchadores de Nippon Ham, Hideki Kuriyama, quien decidió utilizarlo como un jugador de doble rol en contra del deseo de la mayoría, la MLB jamás hubiese podido disfrutar de su grandeza actual.

 

   No cabe duda de que la MLB es superior a cualquier otra liga del mundo en lo que a éxito económico se refiere, pero también está claro que el dinero no lo es todo en la vida y que el éxito deportivo también tiene mucha importancia a la hora de determinar al mejor circuito del mundo.