Jue, 20 Jun 2024 07:22 AM

La NPB supera una vez más a la MLB en asistencia

   La Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés) publicó este viernes su cifras parciales de asistencia de la temporada 2023 y entre las varias cosas interesantes que muestran está el hecho de que el circuito nipón está superando otra vez a la MLB en asistencia promedio por partido.

 

La asistencia a los parques de la NPB ha mejorado considerablemente en 2023

 

   Al momento de escribir estas líneas, la NPB posee un promedio de asistencia por juego de 28.739 espectadores, mientras que las Grandes Ligas apenas llegan a 28.502, a pesar de haber mejorado mucho en ese departamento con respecto al año pasado.

 

   No es un secreto que la asistencia de fanáticos a los parques de la Gran Carpa ha estado descendiendo consistentemente desde la campaña 2012, mientras que la asistencia a los estadios japoneses ha estado aumentando, por lo que sólo era cuestión de tiempo antes de que eso ocurriera.

 

   Después de acercarse mucho en 2016 y 2017, la NPB finalmente superó a la MLB en asistencia promedio por partido en 2018 con un registro de 29.779 espectadores, en comparación a la marca de 28.659 fanáticos que acumuló la Gran Carpa.

 

   La historia se repitió en 2019, cuando el circuito nipón aumentó la ventana sobre su rival con registros finales de 30.929 y 28.203, respectivamente, pero la llegada de la pandemia en 2020 echó por tierra todo ese progreso.

 

   Las cosas casi volvieron a la normalidad en 2022, cuando ambas ligas eliminaron las restricciones para entrar a sus parques, pero en esa ocasión la MLB ganó la partida con un promedio de 26.068 espectadores por encuentro, que superó con claridad al de la NPB (24.558).

 

   Sin embargo, ya advertimos en este mismo espacio a principios de año que sólo era cuestión de tiempo antes de que la NPB pudiera tomar otra vez el liderato de esa categoría y en apenas media campaña ya ha podido lograr su objetivo.

 

   Obviamente, todavía queda mucho camino por recorrer y la MLB podría llevarse la victoria en la recta final del calendario, pero por lo general los promedios de asistencia por partido suelen ser muy consistentes una vez que ya han superado la mitad de la temporada.

 

La NPB está superando otra vez a la MLB en asistencia promedio por partido

 

   Después de todo, eso fue lo que ocurrió tanto en 2018 como en 2019. La NPB ya estaba ganando la batalla de asistencia una vez alcanzada la pausa de la Serie de las Estrellas y en la parte final del calendario esa ventaja no hizo sino reafirmarse.

 

   Por supuesto, las mayores siguen siendo imbatibles en asistencia total con una cifra actual de 41.812.078 espectadores, pero es realmente injusto hacer comparaciones en esa área ya que ninguna otra liga del mundo posee tantos equipos ni juega tantos partidos como lo hace la MLB.

 

   No obstante, si proyectamos el total actual del circuito nipón (14.484.272) a una liga de 30 divisas en la cual cada una disputa 81 encuentros como local, entonces el total final sería de 69.835.770. En comparación, la Gran Carpa sólo proyecta 69.259.860 fanáticos para finales de este año.

 

   Lo más curioso de esas cifras es que la NPB todavía no se acerca al récord que estableció en 2019, cuando cerró la campaña con la asistencia total más alta de su historia (26.536.962) y la mejor asistencia promedio por partido de la que tiene registro (30.929).

 

   Eso quiere decir que todavía tiene espacio para mejorar y al ritmo que va no dudamos que lo logrará muy pronto, como lo confirmaron las cifras parciales de asistencia que publicó el viernes.

 

   Nada menos que 11 de los 12 conjuntos que conforman el circuito aumentaron su asistencia en comparación a 2022. Un total de 8 lo hicieron por al menos un 20% y nada menos que 10 lo hicieron por al menos un 10%.

 

   Las Águilas de Rakuten son el único equipo que ha visto reducida su asistencia con respecto al año pasado (-4,8%), mientras que los Carpas de Hiroshima apenas la vieron crecer en un 1,7%. Todos los demás mejoraron considerablemente.

 

Gracias a su nuevo estadio, Nippon Ham ha aumentado su asistencia en un 55%

 

   Los Luchadores de Nippon Ham, que acaban de estrenar un estadio nuevo, lideran el grupo con un extraordinario aumento del 55% de asistencia con respecto a 2022. Pasaron de 760.567 espectadores en 47 juegos a 1.054.505 en 42 partidos.

 

   Resulta obvio que no llegarán a los 2 millones de fanáticos como lo hicieron en 2016 y 2017, pero sí es posible que lleguen por lo menos al millón y medio y eso ya representa un aumento sustancial en comparación a la cifra final de 1.291.494 que registraron el año pasado.

 

   Los Búfalos de Orix son el segundo equipo que más progreso ha mostrado en este departamento, con un aumento del 35,7% de asistencia con respecto a 2022. Al igual que en el caso de Nippon Ham, no podrán llegar a los 2 millones, pero seguramente sí superarán el millón y medio.

 

   Las Estrellas de DeNA ocupan el tercer lugar con una mejora del 32,5% de asistencia en comparación a 2022. El conjunto de Yokohama es uno de los pocos en Japón que consistentemente llena su estadio en cada partido y si mantiene ese ritmo hasta el final seguramente llegará a los 2 millones este año.

 

   Las Golondrinas de Yakult están en el cuarto puesto de esta lista gracias a un aumento del 31,6% de asistencia con respecto al año pasado. Al contrario de DeNA, parece muy difícil que el equipo de Tokio llegue a los 2 millones esta temporada, si bien quedará muy cerca de lograrlo.

 

   Los Marinos de Lotte muestran una mejora del 23,1% en su asistencia, pero todavía no llegan al millón de espectadores y su promedio actual sólo promete llevarlos a 1,7 millones a finales de año, por lo que todavía tienen espacio para crecer.

 

   Los Dragones de Chunichi elevaron su asistencia en un 22,5% con respecto a 2022 y con un total actual de 1.251.272 cuentan con las cifras necesarias para llegar a los 2 millones de fanáticos este año. No va a ser fácil porque su margen de error es mínimo, pero sí tienen buenas posibilidades de lograrlo.

 

   Los Leones de Seibu mejoraron su asistencia en un 22,3% en comparación al año pasado, pero apenas están en 793.501 espectadores. A este ritmo, apenas podrían llegar a 1,4 millones, pero no mucho más allá de esa cifra.

 

Yomiuri ha aumentado su asistencia, pero todavía está lejos de su récord

 

   El caso de los Gigantes de Yomiuri es el más curioso de todos. Su asistencia ascendió en un 20,6% y ya llegaron al millón y medio de fanáticos, pero su proyección para finales de año es de apenas 2,6 millones y eso está muy lejos de los 3 millones que solían registrar antes de que llegara la pandemia.

 

   Los Halcones de SoftBank mejoraron su asistencia en un 16,1% en comparación a 2022 y ya están también en el millón y medio de espectadores, por lo que cuentan con las cifras necesarias para llegar a los 2,5 millones a finales de año, que es más o menos el total que siempre acumulan.

 

   Los Tigres de Hanshin sólo aumentaron su asistencia en un 10,8%, pero siguen siendo por buena ventaja el conjunto que más fanáticos atrae a su estadio cada temporada. Ya están en 1,8 millones de espectadores y su proyección para finales de año es de 2,9 millones, por lo que quedarán cerca de los 3 millones que suelen registrar, pero no podrán llegar a esa marca.

 

   A pesar de su leve aumento del 1,7% con respecto al año pasado, los Carpas de Hiroshima cuentan con una proyección de 1,9 millones de fanáticos para finales de campaña y eso los coloca cerca del récord histórico 2,2 millones que lograron en 2018.

 

   El retroceso del 4,8% que han registrado las Águilas de Rakuten tiene una explicación sencilla: el equipo no ha jugado bien este año y hasta hace poco ocupaban el último lugar de la clasificación de la Liga del Pacífico. 

 

   Afortunadamente para sus fanáticos, la situación ha mejorado bastante en el último mes y el conjunto ahora está en capacidad de pelear por un puesto en la postemporada, lo que seguramente atraerá a más fanáticos a su estadio en la recta final del calendario.

 

   Repetimos, la NPB todavía tiene espacio para mejorar su asistencia con respecto la temporada récord que registró en 2019, pero lo importante es que ya está cerca de lograrlo y, sobre todo, que ya está superando de nuevo a las Grandes Ligas en ese departamento.