Lun, 03 Oct 2022 17:20 PM

Latinos comienzan la pretemporada con total normalidad

 

   A diferencia de lo ocurrido en los últimos dos años, cuando el inicio de los entrenamientos primaverales de la NPB estuvo marcado por diversos contratiempos relacionados a los jugadores latinos, en esta ocasión las actuaciones de éstos se han desarrollado con absoluta normalidad.

 

   En 2014, por ejemplo, la noticia de que el dominicano Mauro Gómez llegaría con retraso al comienzo de la pretemporada de los Tigres de Hanshin fue reseñada en las portadas de varios periódicos deportivos japoneses.

 

   Su hija estaba a punto de nacer y cuando finalmente lo hizo tuvo que ser hospitalizada de emergencia debido a una complicación que luego se resolvió. El resultado fue que, en lugar de llegar al país a finales de enero, terminó haciéndolo el 10 de febrero.

 

   Para empeorar las cosas, se lesionó poco después de su llegada y apenas pudo ver acción en la pretemporada, pero luego se recuperó, fue el cuarto bate titular del equipo desde el día inaugural y terminó liderando la NPB con 109 carreras empujadas.

 

   Ese mismo año, apenas una semana después de comenzados los entrenamientos, los también dominicanos Anderson Hernández y Rainel Rosario cayeron ambos lesionados. El primero sufrió una inflamación en su rodilla que lo obligó a visitar el hospital para poder tratarla, mientras que el segundo sintió molestias en su cadera que lo dejaron fuera de acción por varios días.

 

   Poco después, el dominicano Daniel Cabrera fue bajado al equipo menor de los Dragones de Chunichi como castigo por su falta de esfuerzo y compromiso en las prácticas del equipo, si bien él aludió que se estaba tomando las cosas con calma porque le estaba doliendo la espalda.

 

   Sin embargo, sus entrenadores no quedaron convencidos con esa explicación y decidieron penalizarlo por perezoso.

 

   Por si todo esto fuera poco, el cubano Michel Abreu, que venía de liderar la Liga del Pacífico con 31 jonrones en 2013, llegó tarde a los entrenamientos de los Luchadores de Nippon Ham y para colmo lo hizo con 8 kilos de sobrepeso, lo que de inmediato despertó las críticas de sus entrenadores y los medios deportivos locales.

 

   Su pésima forma física, sumada a una hernia discal que sufrió poco después, lo relegaron a la lista de lesionados durante casi toda la primera mitad de la campaña y al final hasta le pusieron el punto y final a su carrera en Japón, ya que el equipo decidió dejarlo en libertad en agosto.

 

   Hubiese sido difícil imaginarse que un inicio de campaña tan accidentado pudiese repetirse en el futuro, pero eso fue exactamente lo que ocurrió durante el arranque de los entrenamientos primaverales de la temporada 2015.

 

   Mauro Gómez, como si la experiencia de 2014 no le hubiese sido suficiente, volvió a retrasar su llegada a las prácticas de Hanshin, lo que lo colocó de nuevo en las portadas de todos los diarios deportivos japoneses y causó una gran conmoción entre los fanáticos del equipo.

 

   En esta ocasión, la tardanza se debió a la pérdida de su pasaporte, que desapareció junto a un bolso que le robaron justo la noche antes de salir para Japón. El trámite de su nuevo pasaporte fue rápido, pero la visa de trabajo para entrar al país se tardó varios días en estar lista y el resultado fue que el toletero no pudo reportarse a su equipo sino hasta el 7 de febrero.

 

   Apenas un día después de eso, Rainel Rosario, que venía de completar una campaña muy prometedora en 2014, fue diagnosticado con apendicitis aguda y tuvo que ser movido a la lista de incapacitados.

 

   Los médicos del club decidieron tratarlo con antibióticos para ver si podían evitar la intervención quirúrgica, pero al final no tuvieron éxito y el jugador debió ser operado a finales de mes. Eso, obviamente, lo mantuvo alejado de los terrenos de juego durante casi toda la pretemporada y se podría decir que al final perjudicó su carrera en la NPB, porque el club decidió dejaro en libertad a finales de año.

 

   También hay que recordar el problema que tuvo venezolano Ernesto Mejía en los primeros días de los entrenamientos de los Leones de Seibu, luego de que sus entrenadores notaran que llegó a los mismos con 8 kilos de sobrepeso.

 

   Éstos no quedaron satisfechos con su rendimiento hasta ese momento, por lo que decidieron retirarlo del terreno y colocarlo en un plan especial de trabajo que le permitiese recuperar su forma. Luego de varios días, el plan cumplió su objetivo: el criollo regresó a su peso normal y se puso en forma para enfrentar la temporada, si bien no tuvo tanto éxito en la misma como el que cosechó en 2014

 

   El punto culminante de toda esta serie de eventos desafortunados fue la negativa de los hermanos Yulieski y Lourdes Gourriel hijo de reportarse a las Estrellas de DeNA para el inicio de la temporada debido a supuestas lesiones que, para colmo, se negaron a probar.

 

   El equipo trató de disuadirlos de que viajaran a Japón para tratarse allá y luego comenzar la campaña, pero al ver que éstos se rehusaron decidió anular de inmediato el contrato de Yulieski y colocar a Lourdes hijo en su lista de jugadores reservados, donde lo mantuvo hasta finales de año.

 

   Afortunadamente para todos, la seguidilla de desaciertos parece haber llegado a su fin este año, si bien todavía queda mucho camino por recorrer en la pretemporada.

 

   Gómez llegó a tiempo a las prácticas de Hanshin, Mejía se reportó a Seibu con el mismo peso que tenía el año pasado y todos los jugadores latinos que estarán debutando en la liga este año aterrizaron temprano en Japón y se han mantenido sanos hasta los momentos durante los entrenamientos de sus respectivos conjuntos.

 

   La única excepción fue la del dominicano Yamaico Navarro, que llegó al país el primero de febrero y sólo pudo comenzar a entrenar con los Marinos de Lotte el día 5. Sin embargo, es probable que el equipo haya aprobado con anterioridad ese itinerario porque la prensa local nunca reseñó que se hubiese reportado tarde al club.

 

   Incluso el cubano Alfredo Despaigne, quien normalmente no puede viajar a Japón sino hasta que termine su participación en la Serie Nacional de su país, recibió permiso este año para reportarse a Lotte el 16 de febrero, por lo que por primera vez podrá disputar una temporada completa en la NPB.

 

   Tal grado de normalidad nos pinta un panorama muy prometedor para los jugadores latinos que están activos en la liga este año.

 

   El venezolano Alex Ramírez se convertirá en el primer manager latino en la historia del béisbol japonés y tres debutantes hispanos, el mexicano Japhet Amador. el dominicano Navarro y el cubano Dayán Viciedo, tienen la mesa servida para convertirse en las estrellas ofensivas de sus respectivos conjuntos.

 

   Adicionalmente, otros jugadores que ya tienen varios años de experiencia en la liga, como los dominicanos Gómez, Héctor Luna y Tony Blanco, los venezolanos Mejía y José Celestino López y el mexicano Luis Cruz, también prometen seguir produciendo como ya nos tienen acostumbrados y volver a ser piezas decisivas para sus respectivos clubes.

 

   Lo mismo se puede decir de los lanzadores abridores, como el mexicano Luis Mendoza, el cubano Raúl Valdés y el venezolano Guillermo Moscoso, quienes están llamados a formar parte de las rotaciones de abridores de sus respectivos clubes y prometen realizar grandes cosas este año.

 

   La temporada regular 2016 de la NPB comenzará el próximo viernes 25 de marzo y desde ya estamos a la expectativa de lo que los 30 latinos que están activos en la liga puedan hacer este año. Reseñaremos día a día todo lo que logren en esta campaña y celebraremos los muchos triunfos que estamos seguros seguirán obteniendo en el futuro en el exigente circuito profesional nipón.

 

Compartir