Mar, 09 Ago 2022 21:18 PM

Toleteros latinos prometen dominar la NPB en 2014

   La temporada 2014 de la NPB está comenzando con una diferencia fundamental en lo que respecta al contingente de jugadores latinos que verán acción en la liga: los bateadores, por primera vez varios años, superan con creces al número de lanzadores.
 
   Es por esto que afirmamos que, por simple probabilidad estadística, los toleteros hispanos prometen dominar la ofensiva del béisbol japonés este año, ya que hasta 9 de los 12 equipos del circuito podrían utilizar bateadores caribeños en la parte fuerte de sus alineaciones.
 
   En el mejor de los escenarios, las alineaciones de esos 9 clubes lucirían de la siguiente manera. En la Liga Central, los Gigantes de Yomiuri colocarían al venezolano José Celestino López en el tercer puesto y al cubano Leslie Anderson en el quinto. Los Dragones de Chunichi utilizarían a los dominicanos Anderson Hernández, Héctor Luna y Alexis Gómez como tercero, cuarto y quinto bates, respectivamente.
 
   Las Estrellas de DeNA apostarían por el también dominicano Tony Blanco en el cuarto lugar y por el venezolano Aarom Baldiris en el quinto, los Tigres de Hanshin le darían la responsabilidad al dominicano Mauro Gómez de ser su cuarto bate y los Carpas de Hiroshima le asignarían al también isleño Rainel Rosario el tercer puesto.
 
   En la Liga del Pacífico, los Luchadores de Nippon Ham colocarían a los cubanos Michel Abreu y Juan Miranda en los puestos cuatro y cinco, los Halcones de SoftBank le darían a su compatriota Bárbaro Cañizares el quinto lugar, los Búfalos de Orix apostarían por el dominicano Wily Mo Peña y el también cubano Yuniesky Betancourt en los peldaños cuatro y cinco y los Marinos de Lotte otorgarían al mexicano Luis Cruz el tercero.
 
   Parece poco probable que este escenario se haga realidad, pero incluso en el caso de que sólo 6 de estos 9 clubes coloquen a sus jugadores latinos en el centro de sus alineaciones eso ya representará un gran avance en comparación al año pasado, cuando sólo 4 conjuntos le asignaron esa responsabilidad a su talento caribeño.
 
   El toletero que concentrará la mayoría de la atención es Blanco, quien viene de ganar la doble corona ofensiva en 2013 tras liderar la Liga Central en bateo (.333) y carreras empujadas (136) y quedar segundo en jonrones (41).
 
   Sin duda alguna, el poderoso toletero actuará nuevamente como el cuarto bate de DeNA y muchos esperan que este año compita otra vez por el título de jonrones, que en algún momento pareció abandonar el año pasado para concentrarse en las otras dos categorías que terminó dominando.
 
   La llegada del venezolano Baldiris, quien probablemente se convierta en el quinto bate del conjunto, le otorgará una excelente protección en su puesto, por lo que incluso podría ver mejores lanzamientos que los que recibió en 2013.
 
   Baldiris, por su parte, tiene muchas probabilidades de mejorar sus números ofensivos debido a que jugará ahora en un estadio abierto, que permite que la pelota vuele más y que además es más pequeño que el campo en el que ha estado jugando durante los últimos 4 años. Sus jonrones, en especial, prometen aumentar.
 
   El dominicano Luna debería retomar el cuarto puesto que ocupó el año pasado con Chunichi y seguramente estará acompañado en el quinto peldaño por su compatriota Gómez. Hernández, debido a una lesión menor que sufrió en los entrenamientos primaverales y también al límite de importados que impone la liga, es probable que no pueda ver demasiada acción.
 
   Luna hubiese ganado con facilidad el título de bateo de la Liga Central en 2013 si una lesión en su rodilla no lo hubiese obligado a abandonar los terrenos de juego en agosto. De mantenerse sano toda la temporada y continuar conectando la pelota de la manera tan frecuente que lo hizo el año pasado, lo más probable es que esta temporada vuelva a pelear por el liderato de bateo la liga.
 
   Gómez, debido a que estará debutando en Japón, representa una incógnita, pero seguramente aprovechará la experiencia de Luna para adaptarse al estilo de juego del circuito y producir lo más posible en su puesto.
 
   El cubano Abreu, quien viene de capturar el título de jonrones de la Liga del Pacífico en 2013, promete mantener sus buenos números ofensivos esta campaña, si bien parece difícil que repita como el monarca de cuadrangulares debido a la dura competencia que enfrentará en ese departamento.
 
   El año pasado ocupó frecuentemente el quinto puesto de la alineación, ya que el cuarto fue asignado a la joven estrella del club Sho Nakata. Es posible que el manager decida mantener esa combinación en 2014 y colocar al recién firmado Miranda como tercer bate o incluso sexto, si bien éste deberá mostrar pronto su talento para poder ganarse alguno de esos dos puestos.
 
   Los Gigantes de Yomiuri ya están pensando en probar al cubano Anderson como su quinto bate, algo que ya hicieron el año pasado con el venezolano López. Si el experimento funciona, lo más probable es que López batee sexto detrás de Anderson, o incluso tercero, delante del receptor Shinnosuke Abe, quien seguramente mantendrá su cuarto puesto.
 
   López tuvo un gran año ofensivo en 2013, cuando registró el quinto mejor promedio de la Liga Central, por lo que con toda seguridad intentará mejorar sus números esta temporada. Dependiendo de su rendimiento, podría incluso desplazar a Anderson del quinto puesto.
 
   El cubano Cañizares llega a SoftBank en medio de grandes expectativas debido a su gran talento ofensivo, por lo que se espera que ocupe el quinto puesto de su alineación, detrás del coreano Dae Ho Lee. De adaptarse bien a la liga, es probable que compita por el liderato de las principales categorías ofensivas.
 
   Orix tiene grandes expectativas acerca de los tres latinos que contrató para esta campaña. Su plan es utilizar al dominicano Peña como cuarto bate y al cubano Betancourt como quinto, además del dominicano Esteban Germán como primero o segundo.
 
   Germán, quien viene de batear para promedio y robarse al menos 40 bases en las dos últimas temporadas, tiene su puesto en la alineación asegurado, pero Peña y Betancourt deberán demostrar que están en plena forma para ganarse los suyos.
 
   Las probabilidades de los dominicanos Mauro Gómez (Hanshin) y Rosario (Hiroshima) y del mexicano Cruz (Lotte), todos ellos debutantes en la NPB, de ver acción con sus clubes dependerá de sus respectivos rendimientos en los entrenamientos primaverales, de manera que resulta difícil pronosticar en este momento lo que podrían hacer este año.
 
   No obstante, incluso en el caso de que ninguno de ellos logre comenzar la campaña en el primer equipo de sus conjuntos, como ya mencionamos anteriormente al menos 6 clubes sí contarán bateadores latinos en sus alineaciones y eso promete otorgar muchas emociones al público caribeño este año.
 
   En 2013, Blanco y Abreu se combinaron para alzarse con 3 de los 6 títulos ofensivos más importantes de ambas ligas. En 2014, con la presencia de ambos sumada a la de los experimentados Germán, Baldiris y López, además del regreso de Luna y Peña tras recuperarse de sus lesiones y las llegadas de Cañizares, Miranda, Betancourt, Anderson, Alexis Gómez y Mauro Gómez, es muy probable que la NPB termine siendo completamente dominada por los toleteros latinos, así sea por simple probabilidad estadística.
 
   Les deseamos la mejor de las suertes y el mayor éxito posible a todos ellos, para que logren dejar muy en alto, como sus predecesores ya lo han hecho hasta ahora, el nombre del béisbol latino en la NPB.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir