Vie, 01 Mar 2024 06:40 AM

La inverosímil cantidad de dinero que genera Otani

   El canal de Youtube Baseball Doesn’t Exist publicó este sábado un video titulado “El porqué Otani vale 700 millones de dólares sin jugar” en el que explica de manera exhaustiva la inverosímil cantidad de dinero que genera el japonés Shohei Otani tanto dentro como fuera del terreno.

 

El video ya ha sido visto por 182 mil personas

 

   A diferencia del documental “Shohei Ohtani, Beyond The Dream”, que estrenaron el viernes ESPN y Disney+ y que es extremadamente aburrido, este video de 14 minutos está repleto de información muy valiosa que no queremos perder la oportunidad de compartir con ustedes.

 

   El primer dato que ofrece es impactante. Según el profesor emérito de la Universidad de Kansai Katsuhiro Miyamoto, Shohei Otani generó nada menos que 337 millones de dólares a nivel mundial sólo en la temporada 2022.

 

   Obviamente, no todo ese dinero fue a parar a las arcas de su equipo, los Angelinos de Los Ángeles, pero sí una buena parte del mismo, por lo que si tomamos en cuenta que su salario de ese año fue de apenas 5,5 millones de dólares está claro que la inversión generó un retorno excepcional.

 

   Esa revelación original está seguida por otro dato crucial. Según un artículo del reconocido periodista estadounidense Keith Law, el fenómeno japonés le genera 70 millones de dólares anuales a su club antes de jugar su primer partido de la campaña.

 

   Esa cifra es el resultado de todos los acuerdos de patrocinio firmados por el club, la venta de pancartas publicitarias dentro de su estadio y la venta de artículos con su nombre o imagen, que son los más vendidos en todas las Grandes Ligas.

 

   Esa información es particularmente clave cuando tomamos en cuenta que los Angelinos sólo han invertido 62 millones de dólares en él desde que lo firmaron originalmente en 2018. Es decir, antes de que debutara en la MLB el conjunto ya había recuperado toda su inversión. 

 

   Recordemos rápidamente los detalles de su contrato original con el equipo californiano para entender mejor la magnitud del beneficio económico que le ha generado al mismo en los últimos 6 años.

 

Otani firmó con los Angelinos por salario mínimo en 2017

 

   Por ser menor de 25 años, Otani tuvo que firmar un contrato estándar de 6 temporadas con los Angelinos, en los que cobraría salario mínimo durante las primeras 3 campañas y tendría posibilidad de apelar al arbitraje salarial en las 3 siguientes. 

 

   Adicionalmente, su bono por firmar estaría limitado a un máximo de 5 millones, según las reglas del Convenio Laboral entre la MLB y su Asociación de Peloteros, y su club en Japón recibiría 20 millones como compensación por dejarlo ir, según las reglas del Sistema de Traspasos.

 

   Así, los Angelinos pagaron por 20 millones por su traspaso, un bono de 2,3 millones por firmarlo (eso era todo lo que tenían disponible del máximo de 5 millones), 545 mil por su salario en 2018, 650 mil en 2019, 184 mil en 2020 (prorrateado debido a la pandemia), 3 millones en 2021, 5,5 millones en 2022 y 30 millones en 2023 para un total de 62.179.000 dólares.

 

   Si tomamos en cuenta que Otani le genera 70 millones al equipo cada año antes de saltar al terreno y que el mismo ya ha ganado 420 millones en las últimas 6 temporadas sólo por tenerlo en el roster, está claro que la inversión que ha hecho hasta ahora ha sido extremadamente fructífera.

 

   Si a eso le agregamos, además, el monto que ha generado sobre el terreno, que es igualmente impresionante, entonces ya pasamos a otra dimensión que nunca habíamos visto hasta ahora.

 

   En la temporada 2018, por ejemplo, la asistencia al estadio de Anaheim aumentó un 11% en los días en los que Otani fue el lanzador abridor. Con un costo promedio por entrada de 30 dólares, eso equivale a un ingreso adicional de 120 mil dólares sólo por venta de boletos. 

 

   Si a eso agregamos lo que gastaron esos fanáticos por concepto de comida, bebidas, estacionamiento y artículos con su nombre, ese monto asciende a 436 mil dólares por partido. Es decir, en apenas 2 juegos el club cubrió su salario completo de ese año sólo con los fanáticos adicionales que visitaron el parque.

 

   En 2022, según explica el video, los equipos de la MLB estaban dispuestos a pagar 8,5 millones por cada punto de WAR (Wins Above Replacement) y Otani cerró esa campaña con un WAR de 9.6, por lo que su valor sobre el terreno ese año fue de 81.600.000 dólares.

 

Otani atrajo 600 mil fanáticos adicionales a los parques de la MLB en 2022

 

   De acuerdo al ya mencionado profesor Miyamoto, el fenómeno japonés atrajo 600 mil fanáticos adicionales a los estadios de la Gran Carpa en 2022, generando un ingreso adicional de 45 millones sólo en venta de boletos y al menos la mitad de ese monto fue gastado en el estadio de los Angelinos.

 

   El consenso general es que Otani vale al menos 70 millones de dólares por campaña en el mercado actual y si llega a materializar ese monto en su próximo contrato, no sólo tendrá el salario más alto en la historia de la MLB sino que casi duplicará al segundo lugar en ese departamento (Max Scherzer, 43,3 millones).

 

   Colocando a un lado su valor fuera del terreno, los números que ha registrado el japonés en las últimas 3 temporadas equivalen a los acumulados por el jardinero Bryce Harper y lanzador Gerrit Cole, quienes firmaron contratos de 330 y 324 millones, respectivamente.

 

   Eso quiere decir que, como mínimo, Otani debería valer 654 millones en el mercado actual y eso destruiría por completo el contrato de 426 millones que firmó Mike Trout con los Angelinos en 2019 y que se mantiene como el pacto más alto en la historia de las mayores.

 

   La pregunta, como bien explica el video, no es entonces si los equipos de la MLB le van a ofrecer contratos de 600 o 700 millones al fenómeno asiático, sino si éste los va a aceptar, porque si algo ha demostrado hasta ahora es que el dinero es la última de sus preocupaciones.

 

   Cuando decidió dar el salto a la Gran Carpa en 2017, se estimaba que su valor en el mercado sería de 200 millones. Sin embargo, sólo podría ganar ese monto una vez que cumpliese los 25 años, por lo que mudarse antes a la MLB equivaldría a dejar todo ese dinero sobre la mesa.

 

   Eso, como ya lo sabemos, nunca lo molestó. Se fue a las mayores con 23 años, firmó por salario mínimo y desde entonces ha estado evitando el arbitraje salarial y conformándose con los modestos montos que le ofrecieron cada vez que llegó a esa instancia.

 

Otani gana más por acuerdos de patrocinio que por su salario como pelotero

 

   Por si todo esto no fuera suficiente, Otani genera exorbitantes cantidades de dinero para sí mismo en términos de patrocinios individuales con marcas tanto japonesas como internacionales y lo más probable es que sólo esté aceptando un pequeño porcentaje de las propuestas que recibe.

 

   Sólo este año, sus ingresos por concepto de patrocinios ascendieron a 40 millones. Es decir, ganó más como modelo publicitario que como jugador de béisbol (30 millones) y ese monto, por sí solo, lo hubiese convertido en el tercer pelotero mejor pagado de la liga.

 

   Su influencia en el mercado de su país es tan grande que cuando firmó un contrato de patrocinio con la compañía de cosméticos Kosé, el número de clientes masculinos de la misma se multiplicó por 13 y la venta de los productos promocionados directamente por el jugador se multiplicaron por 7.

 

   Él solo duplicó la audiencia televisiva de los juegos de los Angelinos, que fueron transmitidos todos en vivo en Japón a pesar de la diferencia horaria (allá los juegos comienzan entre las 8 y las 10 de la mañana del día siguiente).

 

   Su primera apertura de este año en la temporada regular fue vista por 6,2 millones de personas en Japón. En comparación, el partido de mayor audiencia en ESPN esta campaña sólo atrajo a una audiencia de 2 millones de espectadores.

 

   Cuando Otani se lesionó a finales de este año muchos pensaron que su valor en el mercado caería dramáticamente, pero está claro que ese no será el caso. Como bien explica este video, lo más probable es que su valor real sea mayor al que se había pensado hasta ahora, incluso con su lesión.

 

   Lo más curioso de todo esto es que, a la hora de la verdad, ninguna de las cifras que se han mencionado hasta ahora, por muy acertadas que sean, convencerán a Otani de firmar con un equipo particular. Como ya ocurrió en 2017, su instinto será el que determine su futuro, no el dinero, que es la menor de sus preocupaciones.