Dom, 19 May 2024 22:52 PM

Ramírez: “este es mi récord más importante”

   Especial – Hace pocos días tuvimos la fortuna de comunicarnos via telefónica con el venezolano Alex Ramírez, quien luego de haberse convertido hace 2 semanas en el primer extranjero en alcanzar los 2.000 hits en la NPB es el hombre del momento en Japón.
 
   En una entrevista exclusiva para Béisbol Japonés.com, el popular Rami-chan nos contó con detalle la importancia de su logro, su felicidad por haberlo logrado, cómo lo festejó y su satisfacción por la manera en que el mismo ha sido recibido en la liga.
 
   Adicionalmente, nos reveló su admisión al prestigioso Meikyukai, o Club de los Jugadores Extraordinarios, al que ya ha sido invitado a unirse; la lista de personalidades del mundo del béisbol que lo han llamado para felicitarlo y su convencimiento de que la pelota oficial de la liga ha sido cambiada este año.
 
¿Qué se siente ser el primer jugador extranjero en llegar a los 2.000 hits de por vida en Japón?
   Es una bendición de Dios. Estoy muy contento, muy emocionado por haberlo logrado. Es un honor tremendo saber que no sólo estoy representando a mi país sino también a toda Latinoamérica e incluso a los extranjeros en general. Imáginate, ¿cuántos peloteros extranjeros de calidad no han pasado por esta liga y cuántos de ellos pudieron llegar a 2.000 hits? Ninguno lo pudo lograr, por lo que convertirme en el primero en hacerlo es un honor increíble.
 
¿Consideras que este es el más importante de tu larga lista de récords en el béisbol japonés?
   Sin duda, yo lo pongo como el primero, el más importante. Fíjate, una competencia de jonrones, un premio al Jugador Más Valioso o un título de empujadas son marcas que otros peloteros pueden conseguir también. Incluso mi récord de 8 temporadas con 100 o más carreras empujadas es posible igualarlo o superarlo, sólo falta mantenerse saludable y jugando a diario para tener la oportunidad. Pero llegar a los 2.000 mil hits es mucho más difícil, sobre todo para un extranjero, porque normalmente nosotros no tenemos la posibilidad de quedarnos jugando en esta liga por mucho tiempo. Hay que ser muy bueno y estar en muy buena forma para apenas tener la posibilidad de llegar a esa marca.
 
Háblanos del día en que conseguiste el récord. Estaba lloviendo y existía la posibilidad de que suspendieran el juego. ¿Qué pensabas en ese momento?
   Cuando supe que iba a llover no tenía demasiadas ganas de jugar. No quería salir al campo sólo para que después suspendieran el juego. El pronóstico era que después de la cuarta entrada iba a empezar a llover más duro, por lo que era casi seguro que lo iban a suspender. Sin embargo, después de mis primeros dos turnos, en los que di un roletazo al campo corto y recibí un boleto, me animé mucho más porque ya sabía que había juego legal y aunque pararan el juego luego cualquier cosa que hiciera iba a contar. Así que cuando me tocó batear en el sexto capítulo yo sabía que esa era mi gran oportunidad de alcanzar la marca. Incluso se lo dije a mi intérprete antes de salir a batear, “este es el momento, lo voy a lograr”. Cuando me paré en el plato sentí una sensación muy especial, estaba muy confiado de que lo iba a lograr, y cuando hice contacto con la pelota supe que ya era un hecho. Yo no creí que iba a ser un jonrón, más bien pensaba que la pelota iba a pegar en la cerca, pero cuando escuché la gente aplaudiendo y celebrando me di cuenta de que la pelota se había ido y me sentí súper bien. Por eso es que le di las gracias a Dios y levanté la mano apuntando al cielo cuando crucé de primera a segunda.
 
¿Qué te dijeron tus compañeros de equipo cuando llegaste al dugout? Vimos que Tony Blanco te dio un abrazo y que Nyjer Morgan también habló un rato contigo. ¿Qué te dijo Shinya Miyamoto cuando te dio las flores?
   Todos se acercaron a felicitarme. [El lanzador Daisuke] Miura se me acercó y me felicitó en nombre de todo el equipo. Blanco me dijo “Rami, tú eres el mejor, siempre lo he dicho y siempre lo diré” y Morgan también me dio sus felicitaciones. Luego salí al campo y [Shinya] Miyamoto, que fue mi compañero de equipo cuando yo jugaba con Yakult, me entregó unas flores de parte del club y me dijo “te felicito Rami, te lo mereces, pero no tenías que pegarnos un jonrón” (risas). Cuando se acabó la entrada y regresé a cubrir el jardín izquierdo todos los fanáticos que estaban en el estadio me aplaudieron de pie, fue algo inolvidable, un momento muy especial.
 
¿Cómo pasate esa noche, qué hiciste para celebrar?
   Cuando terminó el juego nos reunimos adentro con todo el equipo. Estaban incluso el presidente y el gerente general, que dijeron unas palabras cada uno. Todos me felicitaron y me sentí muy contento por la manera en que ellos celebraron y recibieron la marca. Lo primero que hice después de que salimos del estadio fue irme al restaurante a ver a mi esposa. El local estaba llenísimo, todos los fanáticos me estaban esperando allá y también varios periodistas y como 5 canales de televisión. Fue algo muy bonito, la pasé súper bien. Después me fui de gira para hacer varias entrevistas que ya tenía planeadas con otros 4 o 5 canales de televisión. Me sentí muy contento y satisfecho con las entrevistas, no sólo porque las hice en los canales más importantes de Japón, como NHK y TBS, sino también porque me hicieron preguntas muy buenas y además mostraron imágenes de los momentos más importantes de mi carrera en Japón, desde que debuté hasta ahora. Fue algo muy especial porque resaltaron mucho mis logros y le dieron mucha importancia al récord que conseguí, así que quedé súper contento.
 
Hablando de récords, eres el segundo jugador más rápido en llegar a 2.000 hits en la historia de la NPB. Es decir, dejaste atrás a Shigeo Nagashima, Sadaharu Oh, Katsuya Nomura y una larga lista de peloteros muy famosos y muy respetados en Japón. ¿Cómo te sientes al respecto?
   Es algo increíble. El simple hecho de que mi nombre esté ahí junto a los de los jugadores más famosos de la historia del béisbol japonés es un honor tremendo, pero superarlos es algo que nunca me imaginé que podía ocurrir. De verdad que le doy gracias a Dios por brindarme la oportunidad de alcanzar una marca como esta. También les agradezco enormemente a mis entrenadores todo lo que hicieron por mí. Ellos me ayudaron a mantenerme en forma y me brindaron la oportunidad de jugar todos los días, sin ese apoyo nunca hubiese podido lograr esta marca.
 
¿Quiénes te han llamado hasta ahora para felcitarte? Supongo que tanto peloteros activos como retirados e incluso personalidades famosas del béisbol japonés.
   Sí, mucha gente me ha llamado. Mi primer manager en Japón, [Tsutomu] Wakamatsu, fue uno de los primeros. Mi manager cuando estaba con Yomiuri, [Tatsunori] Hara, también me llamó e incluso dio declaraciones en la televisión acerca de mi marca. Otros ex compañeros de Yomiuri también me llamaron, [Shinnosuke] Abe y [Michihiro] Ogasawara. También me llamó mi ex compañero de equipo y también ex manager cuando estaba con Yakult, [Atsuya] Furuta, y el legendario Sadaharu Oh me envió un mensaje para felicitarme. El actual manager de la selección de Japón, [Koji] Yamamoto, también me llamó e incluso recibí varias llamadas de los Estados Unidos. [Norichika] Aoki (Cerveceros de Milwaukee), [Hiroki] Kuroda (Yanquis de Nueva York), [Kyuji] Fujikawa (Cachorros de Chicago) y varios otros me llamaron para felicitarme.
 
Hablando de personalidades famosas, los 2.000 hits te hacen elegible para ser admitido en el famoso Meikyukai (Club de los Jugadores Extraordinarios), pero ahí sólo puedes entrar por invitación de los miembros actuales. ¿Ya te llamaron?
   Sí, me llamaron y me invitaron a formar parte del grupo. Ya tenemos todo listo, el 27 de abril me van a hacer una ceremonia de admisión en el Estadio de Yokohama antes del juego de ese día. Yamamoto, el manager de Japón, me va a entregar la chaqueta. Incluso el embajador de Venezuela va a estar presente en la ceremonia. Me siento muy emocionado por ingresar a un grupo tan prestigioso, es un gran honor. Todavía no tengo claro cuál va a ser mi agenda una vez que entre, pero ya me avisarán. Ese club hace muchas actividades con fines de caridad, que incluyen charlas en escuelas y universidades y también torneos de golf con fines benéficos. Con lo de las charlas me siento muy confiado, pero voy a tener que practicar con el golf porque tengo muy poca experiencia (risas).
 
Eres el cuarto miembro de aquel equipo de Yakult que ganó la Serie de Japón en 2001 que llega a los 2.000 hits en la NPB, junto a Atsuya Furuta, Shinya Miyamoto y Atsunori Inaba. Eso comprueba lo grande que era ese equipo. ¿Te diste cuenta en ese momento o lo comprendiste después?
   A pesar de estar recién llegado a Japón en aquel momento yo me dí cuenta de que teníamos un gran equipo. Teníamos peloteros muy buenos y además jóvenes, así que teníamos la capacidad de jugar muy bien, como lo hicimos entonces. Mi compatriota Roberto Petagine era de hecho el mejor jugador de ese equipo y si él hubiese continuado jugando en Japón estoy seguro de que hubiese llegado a los 2.000 hits antes que yo. Fíjate, eso prueba una vez más lo difícil que es para un extranjero mantenerse activo en esta liga. Con respecto al resto de mis compañeros, yo sentía que ellos tenían el potencial de alcanzar esa marca hacia el final de sus carreras, pero yo no, porque mi idea era jugar una o dos temporadas y luego tratar de regresar a los Estados Unidos. De manera que quedarme aquí por 13 canpañas y además llegar a los 2.000 hits de por vida es algo que jamás me imaginé que podía ocurrir.
 
Una vez que lograste tu objetivo, ¿cómo planeas enfrentar el resto de la temporada? ¿Vas a seguir trabajando duro como siempre o te vas a tomar las cosas con más calma?
   No, pienso seguir trabajando fuerte y ayudar al equipo como siempre lo hago. Mi principal meta sigue siendo llevar a este equipo a ganar un título. La gerencia hizo un buen trabajo contratando a peloteros como [Tony] Blanco, [Enyelbert] Soto, [Jorge] Sosa y [Nyjer] Morgan, así que el grupo que tenemos ahora es mejor que el del año pasado. Yo creo que tenemos mucho chance de meternos en la pelea. No va a ser fácil, pero las ganas las tenemos. Adicionalmente, también tengo otros objetivos personales que me gustaría alcanzar. Estoy a 6 empujadas de asumir el liderato histórico de carreras empujadas entre los extranjeros, que en este momento posee [Karl] “Tuffy” Rhodes. Imagínate, va a ser un logro muy grande superar a Rhodes, que fue un jugador tremendo. También tengo la oportunidad de llegar a los 400 jonrones de por vida en la NPB, que es otra marca importantísima. Como este año cambiaron la pelota y la producción ofensiva está en ascenso, yo estoy muy confiado de poder lograrla. Yo creo que puedo terminar la temporada con 20 o 30 jonrones, 80 o 100 carreras empujadas y .300 de promedio.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado