Jue, 23 May 2024 05:32 AM

Rosa: “aquí he aprendido a decirle que sí a todo”

   Chiba, Japón. Especial – Con la tranquilidad y la pasividad que lo caracterizan, el relevista dominicano de los Marinos de Lotte Carlos Rosa nos regaló unos minutos recientemente luego de una práctica de su equipo para ponernos al día con la actualidad de su carrera en la NPB.
 
   Ya en su tercer año en la liga, su travesía ha sido extrema ya que pasó de una primera temporada muy exitosa a una segunda en la que todo le salió mal. No obstante, ya ha retomado el camino del éxito y no podría estar más contento de seguir jugando en Japón.
 
   De las muchas cosas que ha aprendido jugando en este país, decirle que sí a todo ha sido la más importante para poder tener éxito en su trabajo y de tener la oportunidad de quedarse en esta liga lo hará por tanto tiempo como pueda.
 
¿Qué tal ha sido la experiencia de jugar en Japón durante los últimos 3 años?
   Muy buena. He aprendido muchas cosas del béisbol japonés, que es muy diferente al que jugamos nosotros en Dominicana. Todavía estoy acostumbrándome. El primer año no fue tan difícil porque cuando a uno le están saliendo las cosas bien todo está bien, pero el segundo año sí fue bastante difícil para mí. Mentalmente, fue lo más difícil que he pasado en béisbol profesional.
 
Háblanos primero de tu primer año en la liga, cuando tuviste unos números extraordinarios. ¿Cuál fue el secreto de tu éxito?
   De alguna manera todo salió bien. Yo siempre me dedico mucho a lo que hago, porque es mi trabajo, y también influyó el hecho de que estuve saludable todo el año. Siempre y cuando yo esté saluble yo sé que puedo hacer el trabajo que me den, ya sea en esta liga o en cualquier otra parte del mundo.
 
¿Qué pasó entonces en tu segundo año? ¿Por qué te fue tan mal?
   Físicamente, no llegué bien preparado, tenía el brazo fatigado de todo el trabajo que hice en el primer año. Luego, tuve un mal comienzo de temporada porque no me dieron el chance de lanzar. Yo supuse que como tuve un primer año bueno iban a darme un poco más de oportunidades de lanzar, pero luego me di cuenta de que así no funcionan las cosas aquí en Japón [risas]. El problema entonces es que lanzaba un día y si no tenía una buena actuación duraba una semana sin lanzar y así todo se me hizo muy difícil. Mentalmente, estaba bastante frustrado por eso.
 
Ahora en tu tercera temporada las cosas te están saliendo bien otra vez. ¿Qué ajustes hicistes para poder tener éxito otra vez?
   En los entrenamientos primaverales no me fue muy bien, pero yo nunca me pongo negativo cuando las cosas no me salen bien, yo sabía que no estaba jugando bien. Entonces me bajaron para el equipo menor y el coach de pitcheo me dijo que confiara más en mi recta porque ese es mi mejor lanzamiento y eso fue lo que hice. Empecé a utilizarla más y en los 16 juegos en los que trabajé en las ligas menores me fue muy bien, apenas regalé 3 bases por bolas. Después me subieron al equipo grande y continué haciendo lo mismo, utilizando mucho mi recta, y hasta ahora me ha ido bien. Esa ha sido la clave de todo.
 
¿Qué es lo más importante que has aprendido jugando en Japón?
   Decirle que sí a todo. Aunque a veces tu manager o tus entrenadores no tengan la razón, es mejor decirles que sí siempre y nunca llevarles la contraria porque ellos tienen su manera de hacer las cosas y en eso es en lo que creen. De lo contrario, no se puede triunfar en el béisbol japonés. Antes, cuando me decían algo que no me gustaba yo respondía, pero aquí he aprendido a decir que sí y a bajar la cabeza. Después, cuando salgo a lanzar, simplemente hago lo que yo sé hacer y punto.
 
Los japoneses son muy famosos por su gran variedad de lanzamientos quebrados. ¿Has aprendido alguno de ellos o mejorado uno que ya tenías?
   Los japoneses ciertamente cuentan con muchos lanzamientos quebrados, pero mis lanzamientos son distintos a los de ellos, así que no me he preocupado mucho por tratar de aprender los que tienen ellos. Lo que más he tratado de aprender de los lanzadores japoneses, por el contrario, es la localización. Cuando vine por primera vez me quedé sorprendido con la manera en que ellos pueden lanzar la pelota a cualquier parte de la zona de strike, tanto adentro como afuera, y con lo bien que mezclan sus lanzamientos.
 
¿Qué te parecen los bateadores de esta liga? ¿Son más difíciles de enfrentar o de ponchar que en los Estados Unidos?
   Son muy buenos. En general, tienen menos poder que en las Grandes Ligas, pero aquí es mucho más difícil poncharlos porque yo creo que aquí uno hace lanzamientos que sólo en esta liga los batean. Uno lanza la pelota al piso y ellos todavía hacen contacto, dan un foul o un elevado al cuadro. Yo creo que del primer al cuarto bate, en todos los equipos, los bateadores de aquí podrían compararse a los de las mayores, son muy buenos, pero a partir del quinto bate ya el nivel baja un poco.
 
¿Qué tal ha sido la experiencia de jugar en este equipo? ¿Cómo te tratan tus compañeros y los fanáticos?
   Lo que me gusta más de jugar en Japón es el equipo en el que estoy. Me gustan mucho mis compañeros y me llevo muy bien con ellos porque en el bullpen todos somos jóvenes, el mayor del grupo tiene apenas 31 años. Hay mucho respeto entre todos y siempre la pasamos muy bien juntos porque cuando es tiempo de echar broma también lo hacemos, incluyéndome a mí con las pocas palabras que he aprendido en japonés. Eso es lo que más me ha gustado hasta ahora, me siento muy cómodo en este equipo.
 
¿Cómo ves las posibilidades de este equipo de clasificar a la postemporada e incluso ganar el título de liga?
   Muy buenas. Yo creo que si seguimos haciendo lo mínimo podremos clasificar a la postemporada. Ayer, por ejemplo, ganamos un juego 2 a 1 y eso fue todos lo que tuvimos que hacer para ganar: ellos anotaron una carrera y nosotros dos. Yo creo que esa es la clave de todo, no tratar de hacer 7 ni 8 carreras sino jugar el juego de la manera correcta. El manager sabe muy bien lo que está haciendo, maneja muy bien el bullpen y también a los lanzadores abridores y en general es muy inteligente. Yo creo que tenemos mucho chance de llegar lejos. La actuación de los abridores va ser clave porque si ellos continúan lanzando bien nosotros en el bullpen nos encargaremos de hacer nuestro trabajo y asegurar los triunfos.
 
Después de estar 3 años en esta liga, ¿cómo ves tu futuro en el béisbol japonés? ¿Te gustaría seguir jugando aquí por varios años más?
   Si me dan el chance de quedarme aquí duraré en esta liga todo el tiempo que sea necesario. Me siento muy cómodo aquí, lo único que encuentro difícil es la distancia, porque estoy bastante lejos de mi familia, y el idioma, que no es nada fácil de aprenderlo. Pero la comida me gusta mucho y el béisbol también, porque es mi trabajo. Las ciudades aquí también son muy bonitas, muy limpias, bien organizadas y muy seguras.
 
¿Qué es lo que más te gusta de Japón en general?
   La tranquilidad. Yo soy un dominicano atípico, a mi no me gusta mucho la bulla, yo prefiero vivir en un lugar tranquilo y callado. Eso es lo que más me ha gustado de Japón hasta ahora, la tranquilidad, la seguridad y el respeto con el que me tratan, que me hace sentir muy bien.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado