Sáb, 20 Jul 2024 06:43 AM

El regreso a la gloria de los Leones de Seibu

 

Seibu celebró su nuevo título de liga en el Sapporo Dome, tal como ocurrió en 2008

 

   Les tomó 10 largos años, pero los Leones de Seibu se volvieron a coronar este domingo campeones de la Liga del Pacífico gracias a la derrota de sus más inmediatos perseguidores, los Halcones de SoftBank, ante los Marinos de Lotte.

 

   Nuestro amigo y colega de la agencia de noticias Kyodo Jim Allen resumió la hazaña en Twitter de una manera inigualable: “Deja Vu. La última vez que Seibu fue campeón, bajó su número mágico a uno, no pudo ganar en casa y luego de perder un partido en la carretera celebró el título en el Sapporo Dome”.

 

   Eso ocurrió en 2008, que fue la última vez que el equipo se coronó campeón del circuito, y se volvió a repetir ayer como una copia al carbón.

 

   Luego de su triunfo del viernes, el club bajó su número mágico a uno con la posibilidad de capturar el título al día siguiente frente a sus fanáticos, pero desafortunadamente perdió ese partido y vio retrasada su celebración.

 

   Ayer domingo, una victoria le hubiese asegurado el triunfo, sin importar el resultado del juego de SoftBank, pero volvió a caer derrotado. Sin embargo, la derrota posterior de éste le dió matemáticamente el título y lo terminó celebrando en el mismo escenario de hace 10 años: el Sapporo Dome.

 

   De cualquier forma, no podemos sino felicitar al conjunto de Saitama por su nuevo y merecido triunfo, que además lo reafirma como el segundo club más exitoso en la NPB detrás de los Gigantes de Yomiuri.

 

   La corona obtenida ayer representa la número 22 de su historia en la Liga del Pacífico, que además está acompañada de 13 Series de Japón. Ningún otro equipo del circuito está si quiera cerca de igualarlo.

 

   Desde aquel triunfo liguero de 2008, año en el que además capturó el título de la Serie de Japón, Seibu se ha mantenido como uno de los equipos ofensivos más poderosos de su circuito, pero lamentablemente ese éxito no se ha estendido a su cuerpo de lanzadores.

 

Mejía debutó en la NPB en 2014 ganando el título de jonrones de la Liga del Pacífico

 

   En 2014, cuando el venezolano Ernesto Mejía realizó su sensacional debut con el conjunto y terminó ganando el título de jonrones de la Liga del Pacífico a pesar de haber debutado a mediados de mayo, el club ya contaba con una ofensiva temible.

 

   El veterano Takeya Nakamura compartió con Mejía aquella corona de cuadrangulares, que elevó en ese entonces a 6 su total de trofeos en esa categoría, mientras que otros toleteros japoneses de gran calibre también formaban parte del club.

 

   Hideto Asamura venía de conectar 27 vuelacercas y remolcar 110 carreras en 2013, un año que Nakamura se perdió casi por completo debido a una lesión. En 2015, el turno fue para el novato Tomoya Mori, quien en su primera temporada como titular disparó 17 estacazos y empujó a 68 compañeros.

 

   Por si eso fuera poco, en esa misma campaña el jardinero Shogo Akiyama impuso un nuevo récord de hits para la NPB al acumular 216 a finales de año, mientras que en 2016 Mejía volvió a ser protagonista con 35 estacazos y 103 remolques.

 

   No obstante, la falta de consistencia de sus lanzadores relegó al equipo a la parte baja de la tabla y lo dejó fuera de la postemporada por 3 campañas consecutivas: 2014, 2015 y 2016.

 

   Las cosas mejoraron bastante en 2017, en especial tras la llegada al club del manager Hatsuhiko Tsuji, quien reorganizó al cuerpo de lanzadores y le otorgó la consistencia que no había podido conseguir en los años anteriores.

 

Kikuchi fue uno de los mejores lanzadores de la NPB en 2017

 

   El despertar del zurdo Yusei Kikuchi, quien pasó de ser un lanzador con talento a uno de los mejores de Japón tras registrar un récord de 16-6 y una efectividad de 1.97, tuvo mucho que ver con la buena campaña del conjunto, que terminó segundo y regresó a la postemporada después de 3 años de ausencia.

 

   La mejora del novato Shinsaburo Tawata, quien dejó marca de 5-5 y bajó su efectividad a 3.44, también contribuyó a reforzar la rotación de abridores, mientras que la buena utilización del bullpen terminó de asegurar las victorias necesarias para volver a los playoffs.

 

   El submarinista Kazuhisa Makita, que completó su última temporada en Japón antes de irse a las Grandes Ligas, fue clave en sus apariciones en el séptimo episodio, mientras que el derecho Tatsushi Masuda se erigió como el cerrador titular del conjunto.

 

   Lamentablemente, el esfuero realizado no pagó todos los frutos esperados, ya que el equipo cayó en la primera ronda de la postemporada. Sin embargo, las cosas prometen cambiar mucho este año.

 

   Hotaka Yamakawa, el novato sensación que por fin se ha ganado la titularidad, está liderando la Liga del Pacífico con 46 jonrones y 121 empujadas, mientras que Asamura lo acompaña con 30 estacazos y 120 remolques.

 

Mejía, a pesar de ser suplente, contribuyó al título de liga este año

 

   Nakamura ya tiene 28 cuadrangulares y 73 carreras producidas, Akiyama posee 23 batazos de cuatro esquinas y 80 empujadas y Shuta Tonosaki ha aportado 18 tablazos y 67 remolques, mientras que Mejía se sigue yendo para la calle en su rol de emergente.

 

   En lo que a los lanzadores se refiere, Tawata ha tenido un año magistral al registrar una marca de 15-5, mientras que Kikuchi le sigue de cerca con un récord de 14-4 y el veterano Daiki Enokida los acompaña con un registro de 10-4.

 

   El bullpen no cuenta con una estrella destacada, pero sí ha hecho un gran trabajo preservando la ventaja, mientras que el cerrador norteamericano Deunte Heath se ha convertido en el seguro que el club necesitaba para concretar las victorias. A la fecha de hoy, el derecho posee una marca de 4-1, con 13 salvados, 9 aguantados y una sólida efectividad de 2.50.

 

   El equipo comenzó la temporada con un increíble récord de 12-4 y desde entonces nunca ha dejado de comandar la clasificación de la Liga del Pacífico. Durante el verano pasó por un período no muy bueno, pero cuando en la recta final del calendario SoftBank se le acercó para tratar de robarle el liderato, éste respondió como lo hacen los campeones.

 

   Luego de perder 5 veces en las 2 primeras semanas de septiembre, el conjunto de Saitama compiló una racha de 12 victorias consecutivas para reducir su número mágico a 1 y capturar eventualmente el elusivo título de liga que venía persiguiendo.

 

   SoftBank podría arruinarle la fiesta en la fase final de la postemporada, en la que existen muchas posibilidades de que ambos clubes se enfrenten de nuevo, pero tomando en cuenta lo que ocurrió en estas últimas 2 semanas eso parece poco probable.

 

   El club de Fukuoka comenzó septiembre con récord de 7-2 para colocarse a apenas 3 juegos de distancia de Seibu con 6 encuentros pendientes entre ambos que, de barrerlos, le darían el liderato de la clasificación y probablemente el título de liga.

 

   Sin embargo, Seibu no sólo aguantó la embestida sino que demostró con contundencia quién es el mejor equipo del circuito en este momento. Barrió la primera sede de 3 juegos ante los peligrosos visitantes para dejarlos 6 juegos por detrás en la tabla y más adelante ganó 2 de los 3 partidos finales para colocarse a las puertas de la corona liguera.

 

   Seibu ha sido, sin duda alguna, el mejor y más consistente equipo de la Liga del Pacífico esta temporada, por lo que su reciente corona de campeón es más que merecida, pero las cosas no prometen terminarse ahí.

 

   El conjunto de Saitama parte como favorito para ganar los playoffs y clasificar otra vez a la Serie de Japón, donde buscará capturar el título número 14 de su historia.