Jue, 23 May 2024 06:21 AM

Los precios de los boletos para los juegos de la NPB

   Un fanático nos preguntó esta semana acerca de los boletos más caros y más baratos para ingresar a los estadios de la NPB y un breve vistazo a los mismos nos confirmó que siguen siendo mucho más asequibles que las entradas para los parques de las Grandes Ligas.

 

Los boletos para los juegos de la NPB son mucho más baratos que los de la MLB

 

   Por su puesto, cada mercado es distinto y dependiendo del mismo los precios pueden fluctuar de una manera considerable, pero en términos generales resulta claro que los costos de los boletos en Japón son mucho mejores que los que se consiguen en la MLB.

 

   Hablemos primero de los boletos más caros, pero excluyendo cabinas de lujo o asientos especiales que incluyen comida y bebida u otros beneficios adicionales. Vamos a concentrarnos simplemente en los boletos individuales que sólo dan acceso a un asiento.

 

   En el Fenway Park de Boston, por ejemplo, un asiento a nivel del terreno más o menos a la altura del círculo de prevenidos del lado de la primera base cuesta en este momento 2.099 dólares americanos. Repetimos, sólo por el asiento.

 

   En comparación, un asiento similar en el Kyocera Dome de Osaka, sede de los Búfalos de Orix, cuesta aproximadamente 197 dólares y ese es, por mucha ventaja, el precio más caro que conseguimos entre los 12 conjuntos de la NPB.

 

   El Yankee Stadium, sorpresivamente, ofrece boletos más económicos que los del Fenway Park, pero todavía son considerablemente caros. Un asiento justo detrás del plato, a mediana altura, cuesta 532 dólares, si bien el precio puede variar dependiendo del rival.

 

   En contraste, las entradas individuales más caras para el Tokyo Dome, sede de los súper populares Gigantes de Yomiuri y ubicado en pleno corazón de una de las ciudades más caras del mundo, apenas cuestan 110 dólares.

 

   Sin ir muy lejos, las entradas más caras para el Estadio Mazda de Hiroshima, sede de los Carpas de Hiroshima, cuestan apenas 63 dólares. En comparación, las entradas más baratas para el Fenway Park no bajan de los 77 dólares.

 

   La mayor diferencia entre ambos sistemas es que mientras en la MLB los precios varían de acuerdo al día de la semana y el rival de turno, en la NPB se mantienen igual, o si varían lo hacen de una manera casi imperceptible.

 

Los precios de los boletos de la MLB varían de acuerdo al rival y al día de la semana

 

   Es decir, el costo de una entrada para el Yankee Stadium va a ser mucho más caro si el rival de turno son los Medias Rojas de Boston en lugar de los Marineros de Seattle y si se trata de un juego de postemporada, el boleto más barato podría fácilmente superar los 1.000 dólares.

 

   En Japón, ese tipo de fluctuaciones no existen. Los precios se mantienen iguales independientemente de quién sea el rival de turno o de si se trata de un encuentro de playoff o no. Para los conjuntos locales, esa estabilidad en los precios es crucial para mantener sus estadios llenos.

 

   Otro punto en el que ambos circuitos difieren es que casi todos los estadios japoneses ofrecen boletos para niños o adolescentes, que por lo general pagan la mitad del precio de los adultos, mientras que los parques de la MLB no tienen esa opción disponible.

 

   Es decir, en ambos casos los bebés pueden entrar gratis en compañía de sus padres, pero en Japón los niños y los jóvenes que todavía están en la escuela secundaria pagan un precio reducido, mientras que en Norteamérica no tienen más remedio que pagar su entrada completa. 

 

   Esos boletos de costo reducido no están disponibles en todas las secciones del estadio, sino sólo en un grupo selecto de ellas, pero al menos están disponibles y fomentan la asistencia al parque en familia. La MLB ni siquiera se molesta en intentar hacer eso.

 

   Hablando de precios reducidos, la NPB ofrece excelentes precios en la mayoría de sus estadios y para todo tipo de asientos, incluyendo boletos de bajo costo que permiten ver el partido parado (sin un asiento específico), como ocurre en el Tokyo Dome.

 

   El Belluna Dome de Tokorozawa, sede de los Leones de Seibu, ofrece entradas de 3 dólares para niños, mientras que los boletos más baratos para entrar al Parque Rakuten Mobile, sede de las Águilas de Rakuten, apenas llegan a los 15 dólares.

 

   Curiosamente, algunos estadios de las Grandes Ligas pueden ofrecer boletos más baratos que esos, como los 11 dólares que cobran los Tigres de Detroit en el Comerica Park, pero repetimos, esos precios pueden cambiar dependiendo del rival de turno y el día de la semana.

 

El Estadio Mazda de Hiroshima ofrece boletos para grupos muy baratos

 

   En lo referente a los boletos para grupos y las entradas de lujo, la diferencia entre ambas ligas sigue siendo enorme. El Estadio Mazda de Hiroshima, por ejemplo, vende una entrada de 3.500 dólares, pero que es válida para un grupo de hasta 150 personas, por lo que el precio individual se reduce a 23 dólares.

 

   En contraste, una entrada de lujo para el juego inaugural de los Medias Rojas de Boston en el Fenway Park este año está a 2.355 dólares por persona. Es cierto que incluye un servicio en el que la comida y las bebidas las traen al asiento del fanático, pero aún así el precio sigue estando muy caro.

 

   Con esto no queremos decir que Japón no ofrezca opciones de lujo para sus fanáticos más adinerados, sin duda que lo hace, pero no son tan comunes como las que se ven en las mayores, donde son más la norma que la excepción.

 

   Hace unos 10 años atrás, las Estrellas de DeNA ofrecieron un paquete especial para una familia de 4 o 5 personas que costaba 10 mil dólares e incluía un paseo en helicóptero de 30 minutos sobre el Estadio de Yokohama, acceso al terreno durante la práctica previa al juego, asientos de lujo durante el partido, cena con el manager del equipo después del juego en un restaurante de lujo y una suite en un hotel de lujo para pasar la noche.

 

   Fue una oferta especial limitada que ya hoy en día no venden, pero en su momento algunas familias compraron el paquete y disfrutaron de todas las comodidades que incluía el mismo.

 

   Es probable que en las Grandes Ligas no se lleguen a esos extremos, pero sin duda las cabinas de lujo para ver el partido en pequeños grupos de 5 o 10 personas, que incluyen buffet y bebidas ilimitadas, son muy populares y están disponibles en todos los estadios.

 

   La diferencia cultural entre ambos públicos sin duda juega un papel determinante en los precios y los productos que están disponibles en los estadios de ambos países. En Norteamérica, donde reina el individualismo, es común lucirse ante los demás en lugares públicos.

 

   En Japón, donde por el contrario reina el colectivismo, la gente rara vez quiere llamar la atención de los demás y por lo general no desperdicia su dinero tratando de sobresalir en una sociedad en la que romper la armonía del grupo está muy mal visto.

 

Los bajos precios de los boletos ayudan a mantener los estadios japoneses llenos

 

   Los bajos precios que ofrecen los estadios de la NPB sin duda contribuyen a mantener la asistencia a los mismos muy alta, al punto que ésta logró superar a la MLB en asistencia promedio por partido tanto en 2018 como en 2019, justo antes de que comenzara la pandemia.

 

   Las Grandes Ligas, por el contrario, han visto caer consistentemente sus niveles de asistencia desde el año 2012 y es muy posible que la enorme fluctuación de los precios de sus entradas esté influyendo en esa tendencia.

 

   Para cualquier persona o compañía, siempre será más fácil manejar un presupuesto cuando los costos que debe enfrentar son fijos y predecibles. Cuando fluctúan, es posible conseguir buenas ofertas, pero no cuando existe el mayor interés en comprar un producto específico.

 

   No sabemos qué le deparará el futuro a ambas ligas, pero está claro que como van las cosas la NPB está encaminada a seguir aumentando sus niveles de audiencia, mientras que la MLB parece condenada a continuar perdiendo espectadores.