Ramírez: “nuestro objetivo es quedar en segundo lugar”

Category: Entrevistas Published: 16 July 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 125

   Yokohama, Japón. Especial - Hace unos días tuvimos el honor de reunirnos en el Estadio de Yokohama con el manager venezolano de las Estrellas de DeNA Alex Ramírez, quien nos habló de la experiencia que ha vivido hasta ahora como dirigente en la NPB.

 

   Contento por estar dándolo todo por poner en alto el nombre de su país, nos explicó que la emoción del éxito logrado el año pasado alcanzó su punto máximo al momento de derrotar a los Gigantes de Yomiuri en su casa en la primera ronda de la postemporada.

 

   Nunca ha dejado de sorprenderse de lo que mucho que aprende todos los días en su nuevo rol y no podría estar más contento con el hecho de que el buen rendimiento que mostró el equipo el año pasado se ha mantenido hasta ahora y promete continuar en el futuro.

 

   No duda en afirmar que su compatriota José Celestino López es el mejor bate del equipo en este momento, ni tampoco en admitir que su aspiración de ganar 80 juegos este año será difícil de cumplir.

 

   Reconoce, además, que Hiroshima está escapado y que resultará casi imposible pelearle el título de liga, por lo que ahora está concentrando todo su esfuerzo en su plan B: terminar la temporada en el segundo lugar de la clasificación.

 

Alex, antes que todo, gracias por tu tiempo y por esta entrevista.

   No, gracias a ti, es un placer verte otra vez por acá. No muchas veces tenemos la oportunidad de hacer entrevistas en español, en el idioma de nosotros, pero gracias a Dios se ha dado esta oportunidad y aquí estamos dando el todo por el todo para sacar nuestro país adelante.

 

¿Qué tal ha sido hasta ahora tu experiencia como manager en la NPB?

   Muy buena. Uno cada día uno aprende un poco más y nunca para de impresionarse con las cosas que pasan aquí en el béisbol japonés, que no es tan fácil como la gente se imagina. Gracias a Dios me está yendo muy bien y al equipo también. Los peloteros son los que hacen al manager, como quien dice, y siempre y cuando uno tenga buenos peloteros, y yo creo que nosotros tenemos tremendos peloteros, entonces las cosas se hacen más fáciles.

 

El año pasado hiciste historia en varios aspectos. Te convertirte en el primer manager latino en la historia de la liga, en el primer manager en clasificar al equipo a la postemporada y en el primero en ganar una serie de postemporada, además como visitante y ante los Gigantes de Yomiuri. ¿Cómo te sentiste al finalizar un año tan exitoso?

   Bueno, en realidad fue una emoción muy grande. Después de retirarme como pelotero tuve muy poco tiempo dirigiendo [antes de conseguir este puesto]. Tuve la oportunidad de trabajar en Gunma como jugador e instructor de bateo y también fui manager del equipo en varios juegos. Después fui coach de los Búfalos de Orix y de ahí pasé a ser el manager de las Estrellas de DeNA. Las expectativas eran muy grandes para mí, porque en los últimos 10 años el equipo había quedado casi siempre en el último o penúltimo lugar y no había podido salir de ahí. Cuando tomé las riendas, le dije a los dueños que yo sentía que podía meter al equipo en la pelea y eso les creó a ellos muchas expectativas. Durante todo el año me estuvieron persiguiendo, diciéndome que yo había prometido esto o aquello y metiéndome presión. Para mí, eso fue una motivación y al final, gracias a Dios, sí clasificamos [a la postemporada] y logré meter al equipo en la pelea. Además, le ganamos a los Gigantes de Yomiuri en el Tokyo Dome y eso fue algo grandísimo. Fue la primera vez en la historia de ese estadio que la mitad de los fanáticos asistentes estaban apoyando al equipo rival. Lamentablemente, perdimos contra los Carpas de Hiroshima en la segunda ronda del playoff, pero igual vivimos una gran emoción y los fanáticos quedaron muy satisfechos. Es más, no les importó que hayamos perdido contra Hiroshima, el haberle ganado a Yomiuri fue más que suficiente para ellos.


 

Pero no todo terminó ahí, el equipo sigue jugando bien este año.

   Así es. Esa gran emoción que vivimos el año pasado la hemos traído a este año también. El equipo se ha mantenido jugando bien. Hemos estado casi siempre en el tercer lugar y ahora estamos 2 juegos por encima de .500 y además estamos a sólo 2 juegos del segundo lugar, que lo ocupan los Tigres de Hanshin. También estamos a 4 juegos del cuarto lugar, así que nos estamos separando un poco de ellos. Esta es, de hecho, la primera vez que tenemos 2 juegos por encima de .500 [desde que me convertí en manager del equipo] y nos tomó bastante tiempo lograrlo. Llegábamos a .500 y después bajábamos, perdíamos 3 juegos, nos volvíamos a recuperar y así estábamos. Gracias a Dios, ahora estamos por encima de .500 y el equipo está en muy buenas condiciones. Los bateadores están haciendo tremendo trabajo y también los abridores, que ahora se están incorporando. Ya tenemos 4 abridores fijos y ahora se nos incorpora Joe Wieland, que es uno de los mejores lanzadores que tenemos, por lo que tendríamos entonces 5 abridores en la rotación y eso hace una gran diferencia. Es totalmente distinto cuando uno tiene 5 abridores en la rotación que están todos en buenas condiciones.

 

¿Qué nos puedes decir de la increíble temporada que está teniendo José Celestino López? El año pasado tuvo excelentes números, pero también muchos altibajos. Sin embargo, este año ha estado rindiendo muy bien todo el tiempo, se ha mantenido siempre constante.

   Bueno, te explico. El año pasado López tuvo un bajón terrible hacia finales de temporada en el que se fue como de 30-0 y mucha gente me criticó porque yo lo mantenía jugando. Sin embargo, él nunca bajó la cabeza. Yo le dije que todo estaba bien y que siguiera trabajando, que yo sabía que él podía salir adelante. Él a su vez me respondió que él no se iba a echar para atrás sino que iba a seguir para adelante como siempre. Entonces lo que hice fue bajarlo del quinto al tercer puesto de la alineación. La gente me volvió a criticar por eso, pero en ningún momento me pasó por la mente que esa fue una mala decisión. Al final, ese mes le fue muy bien, dio 12 jonrones y fue nombrado Jugador Más Valioso del mes y desde entonces se ha mantenido como el mejor bate del equipo. De hecho, lo subí del tercer al cuarto puesto de la alineación y ahora mismo está en excelentes condiciones. Está bateando por encima de .300, tiene 18 jonrones y está liderando la liga en empujadas.

 

Lo que no entiende nadie es el porqué no fue electo para participar en la Serie de las Estrellas.

   Sí, eso es inexplicable, pero bueno, como jugador importado él ya tiene varias limitaciones. Cada equipo sólo puede tener a 4 importados en su roster y si los fanáticos escogen a 2 extranjeros y los managers escogen a 2 más, entonces ya son 4 y él se queda sin cupo para poder asistir y eso fue lo que pasó a López. Esa es la razón por la cual él no va a poder asistir a la Serie de las Estrellas.

 

Ahora, quien sí va a poder asistir a la Serie de las Estrellas, como coach, eres tú.

   Bueno, la razón por la cual yo voy a asistir a la Serie de las Estrellas es porque el año pasado nosotros quedamos en tercer lugar y las reglas aquí en Japón dictan que los managers de los primeros tres equipos clasificados son los que asisten al evento, el primero como manager y los otros dos como coaches.

 

Bueno, de cualquier forma, tú te ganaste ese boleto para la Serie de las Estrellas.

   Sí, así es (risas). Me lo gané con mi actuación el año pasado y Dios quiera que este año me vaya mejor.

 

Una de las cosas que dijiste a los medios a principios de año es que tu meta esta temporada es ganar 80 juegos y hasta ahora tienes posibilidades de lograrlo. ¿Cómo ves al equipo de cara a la recta final de la temporada?

   Bueno, en este momento tenemos como 36 o 37 juegos ganados y para poder llegar a 80 tendríamos que ganar como 43 de los 70 juegos que nos faltan. No va a ser fácil, pero tampoco es imposible, así que seguiremos trabajando fuerte todos los días y dando lo mejor de nosotros para tratar de cumplir esa meta. Hiroshima es un equipo que está escapado con 20 juegos por encima de .500. Nosotros les jugamos bien, pero el resto de los equipos de la liga no, así que no hay mucho que podamos hacer ahí. Lo que tenemos que hacer entonces es concentrarnos en el plan B, que es quedar en el segundo lugar.

 

Escriba un comentario


Security code
Refresh