El histórico segundo año de Alex Ramírez como manager

Category: El Bate del Samurai Published: 02 October 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 99
 

   El manager venezolano Alex Ramírez clasificó ayer domingo a las Estrellas de DeNA a la postemporada de la Liga Central por segundo año consecutivo y completó así una segunda campaña histórica al mando de ese conjunto.

 

   No obstante, no fue nada sencillo lograrlo. Se había propuesto coronarse campeón del circuito, pero no pudo hacerlo. También quiso llegar a las 80 victorias, pero ni siquiera se acercó a esa cifra, y cuando a mitad de año redujo su aspiración a quedar al menos en el segundo lugar de la tabla, tampoco pudo darle esa satisfacción a sus fanáticos.

 

   A pesar de todo, la campaña que acaba de culminar está repleta de méritos y marcas muy importantes que no sólo deben ser reconocidas y resaltadas, sino también celebradas.

 

   El año pasado, ya se había convertido en el primer manager latino en la historia de la NPB, en el primer estratega en clasificar a su club a la postemporada y también en el primer dirigente de ese equipo en ganar una serie de postemporada.

 

   Este año, además de asegurar el pase de sus dirigidos a los playoffs por segunda campaña en fila, también los llevó a cosechar 70 victorias por primera vez en 10 años y a terminar el año con un récord ganador por primera vez en 16 años.

 

   Los 71 triunfos que posee en este momento le permiten igualar el total de victorias más alto que ha registrado el club en 19 años y con 2 partidos todavía por disputar es muy posible que supere esa cifra e imponga una nueva marca.

 

   En la entrevista posterior al juego de ayer, manifestó que ahora su intención es derrotar a los Tigres de Hanshin en la primera fase del playoff y luego vengarse de los Carpas de Hiroshima en la segunda, después de caer eliminados ante ellos en esa misma ronda el año pasado.

 

   De cumplir esa promesa, se convertiría en el primer manager en 19 años en clasificar al club a la Serie de Japón, que es algo que ni los fanáticos ni mucho menos los dueños del equipo se hubiesen podido imaginar apenas un par de años atrás.

 

   A simple vista, pareciera que todo resultó muy fácil y que este éxito estaba destinado a ocurrir, pero nada podría estar más alejado de la realidad.

 

   El camino a esta postemporada fue mucho más duro y difícil que el del año pasado, a pesar de que en esta ocasión el club posee un récord ganador, que es algo con lo que nunca contó en 2016, ni siquiera temporalmente.

 

   En aquella ocasión, tras un dominante mes de mayo en el que registró un récord de 16-7-1, el equipo ascendió a la parte alta de la tabla y logró mantenerse ahí hasta el final de la temporada sin mayores riesgos de perder su puesto.

 

   Este año, ese ascenso al tercer lugar de la clasificación tardó un poco más, pero una vez ocurrido el conjunto logró mantenerse cómodamente en ese puesto hasta finales de agosto. La gran diferencia estuvo en lo que ocurrió en el mes de septiembre.

 

   De haber sostenido el mismo ritmo de juego que traía desde junio hubiese clasificado sin ningún tipo de drama, pero a principios de mes sufrió un bajón terrible que casi le cuesta su presencia en la postemporada.

 

   Perdió 6 de sus primeros 9 encuentros y después de 3 semanas su récord estaba en 9-14 y además había caído al cuarto lugar de la clasificación, por lo que se temió que su intento de regresar a los playoffs terminase en fracaso.

 

   Por si eso fuera poco, su calendario final resultaba mucho más complicado que el de su principal rival por eso codiciado cupo, los Gigantes de Yomiuri. Nada menos que 12 de sus últimos 16 partidos eran ante rivales de peso contra los cuales tenía marcas negativas y eso reducía mucho sus posibilidades de éxito.

 

   Yomiuri, por el contrario, sólo tenía 2 partidos ante rivales difíciles. Los otros 15 eran ante conjuntos a los que había podido derrotar y hasta dominar durante toda la campaña.

 

   Afortunadamente para sus fanáticos, DeNA despertó a tiempo y a pesar de que su trayectoria en la recta final del calendario no fue perfecta el conjunto sí cumplió y hasta superó las expectativas que se tenían de él.

 

   Perdió 3 de los 4 encuentros que disputó ante Hiroshima y uno de los dos que jugó ante Yomiuri, pero ganó 3 de 5 ante Hanshin y empató uno de esos encuentros, por lo que al final sólo perdió una vez ante el combinado felino.

 

   Adicionalmente, ganó juegos como visitante ante las Golondrinas de Yakult y los Dragones de Chunichi que todos esperaban que ganara, por lo que terminó cumpliendo con sus deberes y eso fue clave para su clasificación.

 

   Yomiuri, por su parte, se fue de 7-7 con 2 empates en sus últimos 16 juegos y eso, más que ningún otra cosa, permitió a DeNA avanzar a los playoffs. Su fracaso se puede reducir incluso a 2 series muy específicas.

 

   La primera de ellas fue una serie de 2 juegos como visitante ante Chunichi que todos esperaban que barriera. Sin embargo, terminó perdiendo los 2 juegos, el segundo de ellos por un devastador marcador de 10-2.

 

   La segunda fue la serie de 2 partidos que disputó como local este sábado y domingo ante Hanshin. La serie particular entre ambos estaba 13-8 a favor del primero y todos esperaban que jugando como local iba a poder dominar al conjunto felino, pero eso no fue lo que ocurrió. De hecho, terminó perdiendo ambos enfrentamientos.

 

   De haber ganado 2 de esos 4 juegos es muy posible que en este momento Yomiuri estuviese celebrando su clasificación a la postemporada y no DeNA, pero al final ésta resistió la embestida y al primero le falló la determinación, por lo que entonces es el conjunto de Yokohama el que verá acción en los playoffs.

 

   La buena actuación de Ramírez como manager del conjunto se vio premiada justo después del encuentro de ayer, cuando la dueña del equipo, Tomoko Namba, anunció que éste seguirá siendo el dirigente del equipo en la temporada 2018, si bien no ofreció más detalles.

 

   El estratega criollo, que ya está haciendo historia en su nuevo cargo tal como lo hizo durante su larga carrera de 13 años como jugador en la NPB, acaba de terminar un contrato de 2 años que le pagó un salario aproximado de 586 mil dólares anuales.

 

   Lo más probable es que en esta ocasión ese pacto sea renovado por 2 o 3 años más y con un merecido aumento de sueldo. Después de todo, en estas 2 campañas el criollo ha logrado mucho más de lo que el manager anterior, Kiyoshi Nakahata, consiguió en 4 temporadas al mando del mismo.

 

   Nakahata, que es más conocido por su carisma y su entretenida personalidad que por su habilidad para dirigir a un equipo de béisbol, quedó 2 veces en el último lugar y 2 veces en el penúltimo durante su paso por el club.

 

   Ramírez, por el contrario, ha clasificado al conjunto a la postemporada en sus 2 años al mando del mismo, además de haber cosechado en cada una de esas ocasiones más victorias que las que el primero jamás pudo obtener en sus 4 intentos.

 

   Es por eso que no nos extrañaría que en los próximos días el club anuncie los detalles del nuevo pacto y que éstos resulten muy beneficiosos para el venezolano, quien se sigue acercando con paso acelerado al Salón de la fama del béisbol japonés.

 

Comments   

0 #2 Béisbol Japonés.com 2017-10-03 10:10
Saludos, gracias por su pregunta. Sin duda, José López tiene números como para ser el Jugador Más Valioso de la liga.
Quote
0 #1 el gato 2017-10-02 13:24
¿fue jose lopez clave para clasificarnos..??
Quote

Escriba un comentario


Security code
Refresh