El inminente título de empujadas de José Celestino López

Category: El Bate del Samurai Published: 25 September 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 149
 

   Nunca es bueno contar los pollos antes de que nazcan, por lo que en este momento no estamos celebrando por adelantado el título de empujadas de la Liga Central del venezolano José Celestino López sino preparándonos para celebrarlo.

 

   La razón es muy sencilla. Las probabilidades de que el inicialista criollo se quede con ese galardón son muy, muy altas. O si lo prefieren, las posibilidades de que NO lo gane son extremadamente bajas.

 

   Analicemos sus números. En este momento lidera el circuito con 101 remolques, cifra que lo coloca a 10 de distancia del segundo lugar, Yoshihiro Maru de los Carpas de Hiroshima, quien además sólo cuenta con 3 partidos más para tratar de superarlo. El caribeño, por su lado, todavía tiene 8 juegos más por disputar.

 

   Maru tendría que producir 10 carreras en los 3 encuentros que le quedan sólo para poder igualarlo y 11 para superarlo, ligando además que éste no aumente ese total en los 8 juegos que todavía tiene por delante. Parece imposible que also así ocurra.

 

   Después de Maru, el único otro que podría poner en peligro su título es su compañero de equipo Yoshitomo Tsutsugo, quien el año pasado comandó la liga con 44 vuelacercas y 110 empujadas.

 

   No obstante, el cuarto bate de la selección nacional japonesa no ha tenido su mejor campaña este año, por lo que parece muy poco probable que pueda remolcar a 15 compañeros en los 8 partidos que le restan sin que el venezolano logre aumentar su total en ese mismo período.

 

   Es por eso que ahora sólo nos queda hacer la cuenta regresiva para celebrar oficialmente el título del venezolano, que se convertiría en su primero a nivel ofensivo (recuerden que ya ha ganado 2 Guantes de Oro) desde que llegó a Japón en 2013.

 

   Las 101 empujadas con las que cuenta en la actualidad ya representan un nuevo récord para su carrera profesional, incluyendo los 9 años en los que vio acción en las Grandes Ligas.

 

   Hasta hace unos días, el total más alto que jamás había alcanzado en una misma temporada fue de 96 remolques, que registró en 2009 en su penúltimo año como camarero titular de los Marineros de Seattle.

 

   Su producción ofensiva desde que debutó en la NPB siempre había sido buena, pero el año pasado la llevó a un nivel nunca antes visto con una temporada digna de un premio al Jugador Más Valioso del circuito.

 

   En apenas 123 partidos (se perdió 20 por lesión), disparó 34 cuadrangulares, remolcó 95 carreras y registró un porcentaje de slugging de .534, además de ganar su segundo Guante de Oro en Japón. Su promedio de .263 no fue el mejor, pero eso no le impidió convertirse por segundo año consecutivo en el latino más destacado de la NPB.

 

   Como si eso no hubiese sido suficiente, este año ha elevado su rendimiento a un nivel incluso mayor. En los 134 juegos en los que ha visto acción, ya acumula 28 estacazos, 41 dobles, 101 empujadas, un porcentaje de slugging de .533 y un OPS de .864.

 

   Adicionalmente, su promedio, que ahora es de .302, se ha mantenido por encima de .300 en 124 de los 134 encuentros que ha disputado, por lo que no cabe duda de que la presente ha sido hasta ahora la mejor campaña de toda su carrera profesional.

 

   No participó en la Serie de las Estrellas del pasado mes de julio por una regla que limita a 4 el número de extranjeros que cada conjunto puede tener en el certamen, pero va encaminado a ganar el Guante de Oro por tercera vez y también de ser electo al Equipo Ideal de la temporada como el mejor inicialista de la Liga Central.

 

   Tal como le ocurrió a su compatriota Alex Ramírez, quien registró sus dos mejores campañas como jugador después de haber complido los 32 años, López parece haber encontrado a esa misma edad el secreto del éxito para triunfar en la NPB y nada indica que lo vaya a desperdiciar.

 

   Su contrato actual se extiende hasta finales de la temporada 2018, pero tomando el cuenta el increíble rendimiento que ha tenido este año no nos extrañaría que el equipo se sentase pronto con su agente para negociar un nuevo y más cuantioso pacto.

 

   De obtener ese título de empujadas que parece casi imposible que se le escape de las manos, López se convertiría en el noveno latino en liderar alguno de los dos circuitos de la NPB en ese departamento y el quinto venezolano.

 

   Su compatriota Robert Marcano fue el primer latino en lograr esa hazaña, luego de comandar la Liga del Pacífico con 94 remolques en la temporada 1978.

 

   Desde entonces, 7 latinos más lo han emulado. Los también venezolanos Roberto Petagine, Alex Ramírez y Alex Cabrera, los dominicanos Tony Blanco y Mauro Gómez, el puertorriqueño Carlos Ponce y el cubano Orestes Destrade.

 

   Ramírez encabeza el grupo con nada menos que 4 coronas de carreras producidas, obtenidas en 2003, 2007, 2008 y 2010. Le siguen Ponce (1987-88), Destrade (1990-91) y Blanco (2009, 2013) con 2 títulos cada uno y Petagine (2001), Cabrera (2006) y Gómez (2014) con uno por cabeza.

 

   Las 101 empujadas que posee López en este momento, que es una cifra que todavía no es definitiva y que podría aumentar en los próximos días, le otorgan el undécimo total más alto obtenido por un latino en la historia de la NPB.

 

   Blanco, con 136, se mantiene como el hispano que más remolques ha registrado en una temporada hasta ahora. Le siguen Ramírez (129), Petagine (125), Ramírez (125, 124 y 122), Blanco (110), Gómez (109), Destrade (106), Ponce (102), Cabrera (100), Ponce (98), Marcano (94) y Destrade (92).

 

   En lo que se refiere al total de empujadas que cada uno de ellos acumuló a lo largo de sus carreras en el béisbol japonés, Ramírez es el líder indiscutible del grupo con 1.272 obtenidas a lo largo de 13 campañas.

 

   Le siguen Cabrera con 949 (12 años), Marcano con 817 (11 años), el dominicano José Mayobanex Fernández con 772 (11 años), Petagine con 635 (7 años), Blanco con 542 (8 años), los panameños Dave Roberts con 492 (7 años) y Fernando Seguignol con 483 (8 años), los puertorriqueños Tommy Cruz con 466 (6 años) y Leo Gómez con 449 (6 años), el dominicano José Daniel Ortiz con 433 (9 años), el panameño Julio Zuleta con 417 (6 años), el puertorriqueño Arturo López con 401 (6 años), Destrade con 389 (5 años), Ponce con 389 (5 años) y el venezolano Aarom Baldiris con 387 (8 años.)

 

   López, que está por terminar su quinta temporada en el máximo circuito nipón, ya posee 381 remolques en su haber, lo que lo coloca en compañía de Destrade y Ponce, quienes sumaron ambos 389 en el mismo número de campañas.

 

   Eso representa un honor tremendo para el criollo, ya que Destrade y Ponce son dos de los sluggers latinos más productivos y exitosos que han pasado por el béisbol japonés.

 

   No podríamos estar más contentos y orgullosos por la increíble campaña que ha tenido López este año. No sólo está a punto de coronarse campeón de carreras empujadas de la Liga Central, sino también de ganar otro Guante de Oro, de ser incluido por primera vez en el Equipo Ideal del circuito y de convertirse por tercer año consecutivo en el latino más destacado de la temporada.

 

   Lo único que nos queda por hacer en este momento, como ya lo mencionamos antes, es comenzar la cuenta regresiva para celebrar sus éxitos.

 

Escriba un comentario


Security code
Refresh