¿Sobrevivirán Hanshin y Rakuten los juegos interligas?

Category: El Bate del Samurai Published: 29 May 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 209
 

   Los juegos interligas de la NPB comenzarán mañana martes y nos preguntamos qué tanto afectarán a las dos grandes revelaciones de la liga esta temporada: los Tigres de Hanshin y las Águilas de Rakuten.

 

   Hanshin, que estuvo liderando la clasificación de la Liga Central por varias semanas hasta que la perdió en la jornada de ayer, quedó en el cuarto lugar de la tabla el año pasado, a nada menos que 24,5 juegos de la punta, y lució muy mal sobre el terrero.

 

   El joven manager Tomoaki Kanemoto, ahora en su segundo año en el banquillo, parece haber aprendido de sus errores y encontrado el balance necesario para guiar a sus pupilos a la victoria, por lo que su conjunto luce ahora como un firme candidato para avanzar a la postemporada.

 

   Rakuten, que ha estado ocupando el liderato de la Liga del Pacífico durante la mayor parte de la campaña, también parece haber encontrado la fórmula del éxito luego de terminar en el quinto puesto de la clasificación en 2016, a 25 juegos de distancia del primero.

 

   El veterano manager Masataka Nashida, quien se ha hecho famoso por llevar a sus equipos al título de liga en su segundo año al mando de los mismos, le está haciendo honor a su reputación al tener a sus dirigidos en el liderato del circuito y luciendo como firmes candidatos a coronarse campeones esta temporada.

 

   No obstante, los juegos interligas que comienzan mañana tienen la fama de hacer estragos en ciertos conjuntos, en especial los de la Liga Central, por lo que nos preguntamos si afectarán o no las buenas campañas que hasta ahora han desarrollado Hanshin y Rakuten.

 

   El conjunto felino parece correr el mayor peligro de ambos. El año pasado ya terminó en la décima posición de la tabla y en las 11 ediciones que se han realizado hasta ahora sólo ha podido quedar en la parte alta de la misma en 4 ocasiones.

 

   Adicionalmente, es un hecho que los conjuntos de la Liga del Pacífico suelen dominar -a menudo de una manera contundente- a sus rivales de la Central durante estos encuentros, por lo que el buen momento del que venía disfrutando Hanshin hasta ahora podría estar llegando a su fin.

 

   De hecho, algo similar ya le ocurrió el año pasado, cuando luego de un comienzo prometedor en el que estuvo liderando su circuito por varias semanas terminó colapsando y descendiendo al cuarto lugar de la tabla, puesto que sólo pudo capturar en las últimas jornadas del año.

 

   Un buen ejemplo de lo mucho que puede afectar a un equipo los juegos interligas lo representan las Estrellas de DeNA, que en 2015 comenzaron la serie como líderes de la clasificación de la Liga Central y a pesar del buen momento de juego que estaban atravesando la terminaron con el peor récord de la NPB: 3 victorias, un empate y 14 derrotas.

 

   Afortunadamente, el club sólo cayó al segundo lugar de la tabla después de esa catástrofe debido a que el resto de sus rivales de circuito les fue igual de mal, pero el trauma fue tan grande que al final de la temporada el conjunto volvió a ocupar el foso de la clasificación de Liga Central.

 

   Algo similar podría ocurrirle ahora a Hanshin, cuya actuación ha sido tan buena que ya tiene a sus fanáticos pensando en la postemporada. No obstante, de recibir una paliza similar a la que recibió DeNA en 2015 sus esperanzas de hacer algo grande esta campaña podrían desaparecer de manera abrupta.

 

   Kanemoto deberá mover sus piezas con mucho cuidado y, sobretodo, aprender a sacarle provecho a la figura del bateador designado cuando le toque utilizarla en los partidos que juegue como visitante.

 

   Aunque parezca mentira, esa suele ser una de las grandes diferencias durante la serie. Los clubes de la Liga del Pacífico, como están acostumbrados a jugar con un designado, mantienen su ofensiva al mismo nivel de siempre cuando se enfrentan a sus pares de la Central.

 

   Éstos, por el contrario, no están acostumbrados a jugar con un designado y suelen obtener muy poca producción del jugador al que le otorgan ese rol, sin importar lo talentoso o experimentado que sea.

 

   Rakuten, por el contrario, parece estar mejor capacitado para superar la prueba de los interligas con éxito. A pesar de que su récord general es similar al de Hanshin, ha logrado quedar más veces en la parte alta de la tabla durante la serie (5 vs 4), incluyendo el año pasado, cuando registró la cuarta mejor marca de la competencia.

 

   Así mismo, el hecho de pertenecer a la Liga del Pacífico le otorga una ventaja adicional, ya que cuenta con un bateador designado de lujo (el mexicano Japhet Amador) y con un estadio grande que favorece a sus lanzadores y dificulta a los bateadores rivales conectar jonrones.

 

   También resulta evidente que el conjunto aguilucho está jugando el mejor béisbol de la NPB en este momento. Su récord de 30-12 y su porcentaje de triunfos de .714 no tiene comparación en ninguna de las dos ligas.

 

   Los rivales que más se le acercan son los Halcones de SoftBank (30-19, .612) y los Carpas de Hiroshima (29-19, .604). El resto, no está ni en capacidad de producir esos números.

 

   Su promedio ofensivo, como equipo, es el más alto de Japón (.279); su total de jonrones (46) es el segundo mejor del país y su efectividad (2.98) es la segunda más baja de la liga, por lo que no resulta una sorpresa el gran éxito que está teniendo.

 

   Rakuten es uno de los dos clubes de la Liga del Pacífico que todavía no se ha coronado campeón de los juegos interligas, por lo que afrontará la serie este año con la misión de obtener el primer título de su historia en la misma.

 

   En 2013, el año en que se coronó campeón de la Serie de Japón detrás de su as Masahiro Tanaka, quedó segundo en la tabla, pero salvo esa excepción nunca más ha estado cerca de lograrlo.

 

   Quizás el obstáculo más grande que deberá enfrentar para alcanzar su objetivo sea superar en triunfos a los Halcones de SoftBank, quienes hasta ahora han sido dueños y señores de la serie, luego de capturar 5 de los 11 títulos disputados hasta ahora.

 

   SoftBank, que como siempre cuenta con un equipo muy competitivo, está llamado a dominar una vez más a todos los conjuntos de la Liga Central y eso podría llevarlo al liderato de su propio circuito si Rakuten sufre cualquier traspié durante la serie.

 

   Los juegos interligas que comienzan mañana se extenderán hasta el domingo 18 de junio y prometen, como ya se ha hecho costumbre, confirmar una vez más lo muy superior que es la Liga del Pacífico en comparación a la Central.

 

   Sus lanzadores son más efectivos, sus bateadores son más productivos, su defensa es superior y también su agresividad corriendo las bases, por lo que no resulta sorprendente que le haya ganado la partida a ésta en 10 de los 11 enfrentamientos que se han realizado hasta ahora.

 

   Los Carpas de Hiroshima, que fueron los campeones de la Liga Central el año pasado, prometen tener éxito en la serie de este año, tal como lo hicieron en 2016 cuando quedaron en el tercer lugar de la clasificación.

 

   Sin embargo, el resto de los conjuntos del circuito, incluyendo a Hanshin, no parece contar con las herramientas necesarias como para superar la prueba con éxito.

 

   En la Liga del Pacífico, por el contrario, hasta 4 equipos lucen lo suficientemente sólidos como para dominar a todos sus rivales de la Central: Rakuten, SoftBank, los Leones de Seibu y los Luchadores de Nippon Ham.

 

   ¿Logrará alguno de ellos coronarse campeón de la serie este año? Pronto lo averiguaremos.

 

Escriba un comentario


Security code
Refresh