Dom, 14 Abr 2024 00:09 AM

El Clásico elevó la popularidad del béisbol en Japón

   El reciente triunfo de Japón en el Clásico Mundial de Béisbol 2023 ha logrado algo que hasta hace un par de días hubiese parecido imposible: aumentar la popularidad de ese deporte en un país que ya tiene más de un siglo amando desmesuradamente esa disciplina.

 

El triunfo japonés ha logrado aumentar la popularidad del béisbol en ese país

 

   Las interminables historias de éxito que reportaron los medios locales durante las últimas 2 semanas, que se concentraron no sólo en los triunfos deportivos sino también en las relaciones entre los distintos jugadores del equipo, capturaron la imaginación de muchos que normalmente no siguen el béisbol.

 

   Muchas amas de casa, abuelas y otras personas que nunca se habían molestado en ver un partido quedaron conmovidas no sólo por la victoria, sino también por historias como la de Lars Nootbaar, cuya madre y abuelos son japoneses. 

 

   El jardinero de los Cardenales de San Luis se convirtió en el primer jugador nacido fuera de Japón en defender la camiseta de esa selección y la cobertura que recibió de los medios locales fue tan grande que ahora es, junto a su familia, una celebridad en ese país.

 

   Las amistades que se crearon y desarrollaron entre Yu Darvish y Shohei Otani, Hiroya Miyagi y Roki Sasaki, Munetaka Murakami y Kazuma Okamoto, entre otros, tocaron los corazones del público general, que no pudo sino sentirse orgulloso de su equipo.

 

   Los 7 victorias del conjunto en el torneo tuvieron todas una audiencia televisiva superior al 40%, a pesar de que los dos últimos partidos se disputaron en horas de la mañana en Japón. Incluso la repetición de la final, que se transmitió en diferido a partir de las 7 de la noche, tuvo una audiencia del 22%.

 

   Cientos de fanáticos se reunieron hoy en el Aeropuerto de Narita, a las afueras de Tokio, para recibir a sus héroes a la llegada al país y muchos de ellos no pudieron contener las lágrimas con la alegría que sintieron.

 

   Un reporte reciente estima que el impacto económico del triunfo de Japón en el torneo  en la economía local será de casi 500 millones de dólares, tomando en cuenta la venta de entradas para los partidos locales, la venta de artículos del equipo, la inversión de los patrocinadores y otros rubros similares.