Jue, 23 May 2024 06:25 AM

Mejía y la historia de los panameños en la NPB

   La firma del viernes del lanzador Humberto Mejía con los Dragones de Chunichi nos recuerda el curioso hecho de que Panamá es, discretamente, el país latinoamericano que más éxito ha tenido hasta ahora en la historia de la NPB.

 

Mejía se convertirá pronto en el 9no panameño en jugar en la NPB

 

   Apenas 8 representantes de ese país han visto acción en la máxima categoría del prestigioso circuito nipón, pero 4 de ellos se quedaron por al menos 6 temporadas en la liga y se convirtieron en estrellas con sus respectivos equipos.

 

   El primero fue Dave Roberts, quien debutó en 1967 y pasó 7 años en el país, seguido por Juan Tejada (1970), Ben Ogilvie (1987-88), Sherman Obando (1999-2002, 2004-05), Fernando Seguingol (2002, 2004-10), Julio Zuleta (2003-08), José Macías (2006) y Manny Acosta (2013).

 

   Tejada, Ogilvie, Macías y Acosta no pudieron lograr mucho en sus respectivos momentos, pero Roberts, Obando, Seguignol y Zuleta sí dejaron sus huellas en la liga. El primero abrió las puertas de la NPB a sus compatriotas, mientras que los 3 últimos formaron parte de la generación dorada de jonroneros latinos del circuito.

 

   Roberts llegó a Japón en 1967 con los Átomos de Sankei (hoy Golondrinas de Yakult) de la Liga Central y disputó 6 campañas con ellos, antes de mudarse a los Búfalos de Kintetsu (hoy Búfalos de Orix) de la Liga del Pacífico, donde jugó su última temporada en el país.

 

   En los 814 partidos en los que vio acción registró un promedio ofensivo de .275, con 183 cuadrangulares, 124 dobles,  492 empujadas, 403 anotadas, 354 boletos recibidos, un porcentaje de embasado de .362 y un porcentaje de slugging de .524.

 

   Su mejor campaña fue la de 1969, en la que bateó para .318, con 37 vuelacercas, 95 remolques, 72 anotadas, un porcentaje de embasado de .397 y un porcentaje de slugging de .623, pero también registró sólidas campañas en 1967, 1968 y 1971.

 

   Por si eso fuera poco, fue seleccionado al Equipo Ideal del año en la Liga Central tanto en 1968 como en 1969 y lideró el circuito en elevados de sacrificio en 3 ocasiones distintas, pero no pudo lograr nada más debido a que su equipo no era particularmente bueno.

 

Obando llegó a Japón en 1999

 

   Obando debutó en la NPB con los Luchadores de Nippon Ham en 1999 y de inmediato mostró su potencial, luego de ser firmado como un refuerzo de emergencia a finales de mayo. En los 94 partidos que logró disputar ese año, bateó para .306, con 20 jonrones y 62 empujadas, cifras que convencieron a la gerencia de firmarlo para el año siguiente.

 

   La temporada 2000 fue la mejor de su carrera en Japón, luego de registrar un promedio de .332, 30 vuelacercas, 15 dobles, 101 remolques, 79 anotadas y 68 boletos recibidos, además de liderar la Liga del Pacífico en porcentaje de slugging (.616) y OPS (1.051).

 

   Por si eso fuera poco, fue nombrado Jugador Más Valioso del mes de abril en su circuito y elegido al Equipo Ideal del año al finalizar la temporada, lo que le garantizó extender su paso por la organización por al menos una campaña más.

 

   Al final las lesiones no le permitieron hacer mucho más, pero terminó disputando 6 años en la liga y acumulando números más que decentes: .294 de promedio, con 102 jonrones, 71 dobles, 314 empujadas, 233 anotadas, un porcentaje de embasado de .376 y un porcentaje de slugging de .540.

 

   Seguignol se mantiene como el panameño más longevo y más exitoso en la historia de la NPB, después de llegar a Japón en 2002 y pasar 8 campañas en la liga: 2 con los Búfalos de Orix (2002, 2010), 4 con los Luchadores de Nippon Ham (2004-07) y 2 con las Águilas de Rakuten (2008-09).

 

   El mejor momento de su carrera fue el período de 4 años que pasó con Nippon Ham entre 2004 y 2007, en el que se coronó campeón de la Serie de Japón en una oportunidad (2006), fue seleccionado al Equipo Ideal del año 2 veces (2004, 2006) y fue nombrado Jugador Más Valioso del mes en 3 ocasiones.

 

   Su mejor campaña fue la 2004, en la lideró la Liga del Pacífico con 44 jonrones y además bateó para .305, con 108 empujadas, 86 anotadas, 24 dobles, 70 boletos recibidos, un porcentaje de embasado de .413 y un porcentaje de slugging de .657.

 

Seguingol conectó 26 jonrones en 2006

 

   Su temporada 2006 no fue igual de buena, pero aún así fue clave para el triunfo de su equipo en la final. Bateó para .295, con 26 vuelacercas, 37 dobles (líder de la Liga del Pacífico), 77 empujadas, 60 anotadas, un porcentaje de embasado de .356 y un porcentaje de slugging de .532.

 

   En los 767 juegos que disputó en el circuito, registró un promedio de .273, con 172 cuadrangulares, 138 dobles, 483 remolques, 369 anotadas, 313 boletos recibidos, un porcentaje de embasado de .360 y un porcentaje de slugging de .519.

 

   Zuleta, por su parte, llegó a la NPB en 2003 como un refuerzo de emergencia para los Halcones de Daiei (hoy Halcones de SoftBank) y no perdió tiempo en dejar sentir su presencia, luego de conectar 13 jonrones y remolcar 67 carreras en 67 juegos y ayudar a su equipo a ganar la Serie de Japón a finales de año.

 

   Su mejor campaña fue la 2005, en la que bateó para .319, con 43 cuadrangulares, 99 empujadas y 80 anotadas, cifras que lo ayudaron a ganar el premio al Jugador Más Valioso del mes de junio y a ser incluido en el Equipo Ideal de la temporada.

 

   No obstante, sus actuaciones en 2004 y 2006 fueron igualmente excepcionales. En 2004, se fue para la calle en 37 ocasiones, remolcó 100 carreras y registró un promedio de .284, mientras que en 2005 sonó 29 estacazos, empujó 91 carreras y dejó un promedio de .281.

 

   Después de pasar 4 años con SoftBank, firmó en 2007 con los Marinos de Lotte, donde disputó sus últimas 2 campañas. Su arranque fue muy bueno, pero una lesión lo obligó a abandonar los terrenos de juego a mediados de año y al final no pudo recuperarse del todo.

 

   En los 604 partidos en los que vio acción, bateó para .279, con 145 jonrones, 99 dobles, 417 empujadas, 289 anotadas, 232 boletos recibidos, un porcentaje de embasado de .365 y un porcentaje de slugging de .535.

 

Zuleta fue contemporáneo de Obando y Seguignol en la NPB

 

   Lo más destacable de esta historia es que Obando, Seguignol y Zuleta fueron contemporáneos en la liga y entre los 3 protagonizaron una era dorada del béisbol panameño en la NPB, que alcanzó su cúspide en la temporada 2004.

 

   Ese año, Seguinol fue colíder de jonrones de la Liga del Pacífico con 44 y además remolcó 108 carreras y bateó para .305; Zuleta disparó 37 cuadrangulares, empujó 100 carreras y bateó para .284 y Obando, que fue compañero de equipo de Seguignol, registró un promedio de .338, con 8 vuelacercas y 25 remolques, en apenas 42 partidos.

 

   Resulta difícil saber cómo le irá a Humberto Mejía en esta aventura que está comenzando con los Dragones de Chunichi. En principio, su misión es cubrir el vacío que dejó la ausencia del cubano Yariel Rodríguez, quien desertó de su país con la intención de irse a las Grandes Ligas.

 

   No será nada fácil cumplir ese objetivo, ya que Rodríguez fue el mejor relevista de la Liga Central el año pasado, luego de acumular 45 Holds Points y dejar una efectividad de 1.15 en 56 apariciones desde el bullpen.

 

   Sin embargo, Mejía podría tener una actuación lo suficientemente prometedora como para convencer a la gerencia de renovar su contrato para la temporada 2024. 

 

   Por lo general, estas firmas de emergencia que se realizan después de comenzada la campaña no producen buenos resultados, pero eso no quiere decir que el derecho de 26 años no pueda tener éxito. Otros ya lo han logrado en el pasado, por lo que sin duda está a su alcance.

 

   Lo más importante de todo es que incluso si a Mejía no le va bien, Panamá continuará siendo el país latinoamericano más exitoso en la historia de la NPB. En este momento está bateando para .500 y lo peor que podría ocurrir es que baje su promedio a .444.