Dom, 10 Dic 2023 08:40 AM

Hotaka Yamakawa y la violencia sexual en Japón

   La supuesta agresión sexual cometida por el inicialista de los Leones de Seibu Hotaka Yamakawa nos recuerda que en Japón existe una dualidad en el trato a las mujeres que es tan extrema que bien podría compararse al realismo mágico latinoamericano.

 

Yamakawa ha sido uno de los mejores jonroneros de la NPB en los últimos años

 

   Por una parte, la tradición y las costumbres refuerzan la idea de que las mujeres son inferiores a los hombres y, por lo tanto, no merecen tanto respeto como éstos, pero por la otra las niñas caminan solas al colegio desde entran al jardín de infancia sin temor a que nadie las moleste.

 

   Algunos hombres golpean a sus esposas alegando que eso siempre ha ocurrido y que tienen el derecho a hacerlo, pero al mismo tiempo las mujeres suelen ser muy bien tratadas en las oficinas y las escuelas sin que surjan reportes de abuso o maltrato por parte de sus colegas o compañeros de clase.

 

   En Norteamérica, por ejemplo, es muy común escuchar casos de abuso o discriminación hacia las reporteras de televisión, ya sean de deportes o no. En Japón eso es casi desconocido, a pesar de que el número de reporteras que trabajan en los medios locales es muy elevado.

 

   El caso de Yamakawa, que también puede ser visto de dos maneras muy distintas, reabre el debate acerca del trato que reciben las mujeres en Japón y resalta cómo ha cambiado la reacción del público local hacia este tipo de sucesos gracias a la llegada de las redes sociales.

 

   Repasemos primero lo ocurrido. La prestigiosa revista Shukan Bunshun publicó el jueves en su versión digital un reportaje en el que reveló que la Policía Metropolitana de Tokio está investigando a Yamakawa debido a una supuesta agresión sexual a una mujer en un hotel de la ciudad.

 

   Según la víctima, una joven de más de 20 años que tiene tiempo conociendo al jugador, ambos se tomaron unos tragos en el hotel, tras lo cual éste la forzó a hacer actos indecentes y la agredió hasta que la hizo sangrar en la parte baja de su cuerpo.

 

   El pelotero, que aceptó ser entrevistado por la revista, confirmó que el encuentro tuvo lugar y hasta admitió que le hizo daño, pero negó categóricamente que la haya forzado a hacer lo que hizo. También explicó que los abogados de ambas partes están en conversaciones para llegar a un acuerdo.

 

   Seibu, por su parte, removió al jugador del roster activo el viernes y está a la espera del resultado de la investigación policial para determinar qué tipo de sanción deberá aplicarle, si al final se hace necesario imponerle algún tipo de castigo.

 

Hiromoto Okubo golpeó a su novia en 2008 y su equipo trató de ignorar el incidente

 

   Este tipo de sucesos no son comunes en el béisbol japonés, pero sí ocurren de vez en cuando. En el pasado, se intentaba restarles importancia alegando que ese tipo de problemas son normales entre las parejas, pero los tiempos han cambiado y ya esa excusa no es aceptable.

 

   Ahora, las sanciones deben ser fuertes y aplicadas tan pronto como sea posible para calmar la ira del público, que de otra manera puede afectar severamente la imagen y el normal funcionamiento del equipo y la compañía matriz a la que pertenece.

 

   Lamentablemente, los detalles que se conocen del caso de Yamakawa son muy vagos todavía. Se sobreentiende que hubo algún tipo de acto sexual y que el mismo incluyó el uso de la fuerza, lo que al final resultó en una lesión a la mujer.

 

   Si ese es el caso, podríamos estar hablando de algo similar a lo ocurrido con el estadounidense Trevor Bauer y eso podría traer consecuencias muy graves para el japonés, porque independientemente de que la víctima haya dado su consentimiento o no, el jugador sin duda es culpable de haberla agredido.

 

   Para agravar las cosas, Yamakawa está casado y tiene una hija pequeña que lleva a menudo al estadio. Su imagen de hombre tranquilo y de familia va a quedar irremediablemente dañada por este incidente, sin importar que vaya a juicio o no.

 

   Muchos alegarán que no pasó nada y que la mujer está mintiendo con la intención de sacarle dinero al jugador, mientras que otros lo considerarán culpable incluso si no se presentan cargos en su contra y todo se arregla con un acuerdo entre los abogados de ambos.

 

   Gracias a la enorme influencia que poseen las redes sociales hoy día, especialmente en lo referente a la violencia contra las mujeres, resulta imposible que un hombre famoso y millonario salga ileso de este tipo de incidentes.

 

La candidatura de Vizquel al Salón de la fama se ha visto afectada por escándalos

 

   El campocorto venezolano Omar Vizquel, cuya candidatura al Salón de la Fama de las Grandes Ligas ha quedado mortalmente herida debido a un par de escándalos de abuso sexual y violencia doméstica que lo han afectado en los últimos años, puede dar fe de ello.

 

   Incluso en los casos en los que una corte judicial absuelve al acusado, el daño ya está hecho y no hay nada que se pueda hacer para revertirlo, como ocurrió con el famoso locutor radial canadiense Jian Ghomeshi en 2014.

 

   Tal como ocurrió con el estadounidense Bauer, Ghomeshi fue acusado por 3 mujeres distintas de haberlas agredido sexualmente durante las relaciones que tuvieron con él. Su defensa fue que ellas le dieron su consentimiento, pero al público general no le importó ese detalle.

 

   Al final de su juicio en 2016, fue absuelto de los 5 cargos que se le realizaron por falta de evidencias que los corroboraran, pero para entonces ya había perdido su trabajo y buena parte de su fortuna. Peor aún, no ha podido trabajar de nuevo en los medios desde entonces.

 

   Los equipos japoneses suelen ser muy estrictos con su disciplina, por lo que pase lo que pase no nos extrañaría que Yamakawa sea suspendido por un tiempo, independientemente del resultado de la investigación de la policía.

 

   Los datos que ya se conocen del incidente apuntan, como mínimo, a una relación extramarital y eso ya fue suficiente en el pasado para que la gerencia del club suspendiera a un jugador por un mes, como ocurrió con el lanzador Hideaki Wakui en la temporada 2012.

 

   Los Gigantes de Yomiuri, por citar otro ejemplo, suspendieron al derecho Shun Yamaguchi por el resto de la campaña 2017 luego de que éste se emborrachara en un restaurante y participara en una pelea en la que agredió a otro hombre.

 

Lo más probable es que Yamakawa sea suspendido, independientemente de lo que ocurra

 

   Es por eso que consideramos que Yamakawa, quien ya fue desactivado del roster activo, pasará al menos un mes fuera de acción. Si los abogados de ambas partes llegan a un acuerdo y resuelven la disputa sin que el caso vaya a juicio, entonces lo volveremos a ver en acción este año.

 

   Si por el contrario se presentan cargos en su contra y se hace necesario ir a una corte para encontrar una solución al problema, entonces es muy posible que no juegue por el resto de esta temporada e incluso más allá del año 2023.

 

   Curiosamente, lo que ocurra con su caso va a influir sin duda en la manera en la que las Estrellas de DeNA manejen al estadounidense Bauer, quien llegó a Japón hace poco sin que el club o la prensa local se molestaran demasiado en revelar su pasado.

 

   Si Yamakawa llega a ser condenado por la opinión pública debido al incidente que protagonizó con esa mujer, entonces es muy posible que los fanáticos dirijan su ira luego a Bauer y DeNA, en cuyo caso el club de Yokohama se verá obligado a tomar una decisión con respecto al lanzador.

 

   Si decide mantenerlo en su roster, tendrá que hacer frente a una tormenta de críticas que seguramente dañará la imagen de la organización, y si decide dejarlo en libertad, entonces echará por tierra todo el esfuerzo y el dinero que invirtió en contratarlo.

 

   Sólo el tiempo dirá cómo afectará este incidente a la carrera de Yamakawa, pero con lo que ya se sabe de lo ocurrido lo más probable es que el efecto sea muy negativo. Con un poco de suerte su suspensión será corta, pero de lo contrario es muy posible que no pueda ver acción por mucho tiempo.

 

Compartir