Sáb, 13 Abr 2024 11:27 AM

El impecable debut de Japón en el Clásico 2023

   No fue sencillo, pero Japón completó este fin de semana un impecable debut en el Clásico Mundial de Béisbol 2023, luego de superar con contundencia a sus 4 rivales de la primera ronda y clasificar así a los cuartos de final del torneo.

 

Japón derrotó cómodamente a Australia ayer en el Tokyo Dome

 

   El jueves derrotó 8-1 a China después de un comienzo dudoso, el viernes aplastó 14-3 a Corea del Sur tras empezar perdiendo 3-0, el sábado apaleó 10-2 a la República Checa luego de estar abajo 1-0 y ayer domingo dominó 7-1 a Australia en la que fue su victoria más cómoda.

 

   Shohei Otani, el jugador más famoso del planeta en la actualidad, no defraudó a los fanáticos de su país al anotarse la victoria como lanzador en el primer encuentro ante China y registrar un promedio ofensivo de .500 con 8 carreras empujadas en los 4 partidos que ha disputado hasta ahora.

 

   Sin embargo, el llamado Equipo Samurai no se reduce a los logros de un solo hombre. Fiel a la principal virtud de su cultura, el trabajo en equipo, la novena asiática ha construido su extraordinario éxito con el aporte de todos sus miembros.

 

   Por citar un ejemplo, los 3 primeros bateadores de su alineación, Lars Nootbaar, Kensuke Kondo y Otani, tienen un promedio combinado de .488, con 20 remolques, 15 anotadas y 16 boletos, en los primeros 4 encuentros de la competencia.

 

   Adicionalmente, el quinto bate, Masataka Yoshida, también tiene 8 empujadas y está bateando para .417, mientras que el camarero Shugo Maki lidera al conjunto con 2 jonrones y los receptores Takuya Kai y Yuhei Nakamura se han combinado para aportar 3 remolques entre ambos.

 

   En total, 12 de los 16 jugadores de posición que posee el manager Hideki Kuriyama en su roster han empujado al menos una carrera en el torneo y 14 de ellos han conectado al menos un hit. Las únicas dos excepciones son los suplentes Ukyo Shuto y Takumi Oshiro.

 

   En lo que al pitcheo se refiere, el resultado ha sido el mismo. Otani blanqueó a China el jueves durante 4 episodios, como lo hizo Yoshinobu Yamamoto ayer ante Australia, y Roki Sasaki sólo permitió una carrera sucia en 3 capítulos y 2 tercios de labor el sábado ante la República Checa.

 

Darvish ha sido el único lanzador japonés al que no le ha ido bien hasta ahora

 

   La única excepción ha sido el veterano Yu Darvish, quien concedió 3 anotaciones y 3 imparables en 3 episodios completos ante Corea del Sur el viernes. Su falta de acción en los juegos de preparación para el torneo se hizo evidente, pero sus compañeros lo apoyaron ofensivamente para darle la victoria.

 

   El relevo largo ha sido incluso más eficiente. Shosei Togo y Shota Imanaga permitieron apenas una carrera cada uno en 3 sólidos capítulos de labor ante China y Corea del Sur, respectivamente, mientras que Hiroya Miyagi fue más allá y blanqueó a los checos durante 5 episodios completos.

 

   Los relevistas cortos y los cerradores no han hecho falta hasta ahora, pero igual todos han tenido la oportunidad de ver acción sobre el montículo. Keiji Takahashi, Hiromi Ito, Atsuki Yuasa, Taisei Ota, Yuki Udagawa y Yuki Matsui han lanzado todos al menos un episodio y ninguno ha permitido carreras.

 

   Sólo Hiroto Takahashi, quien le concedió un jonrón solitario a los australianos en el juego de ayer, ha concedido anotaciones hasta el momento, mientras que Ryoji Kuribayashi todavía no ha podido jugar debido a molestias físicas.

 

   El resultado del esfuerzo combinado de ambos departamentos ha sido excepcional. Japón ha anotado nada menos que 38 carreras en sus primeros 4 juegos del torneo y sólo ha permitido 8. Así mismo, ha ponchado a 54 bateadores y sólo ha otorgado 3 boletos.

 

   Por si eso fuera poco, el manager Kuriyama ha sabido mover muy bien sus piezas, no sólo para ganar partidos sino también para mantener en forma a todos sus jugadores de cara al enfrentamiento de cuartos de final y al resto del campeonato.

 

   Ha rotado a sus dos principales receptores, por ejemplo, para ver cuál de los dos respondía mejor y ambos lo hicieron de manera excepcional. Kai fue titular ante China y la República Checa y remolcó 2 carreras, mientras que Nakamura abrió ante Corea del Sur y Australia y empujó una.

 

Matsui recibió la oportunidad de demostrar su talento el viernes ante la República Checa

 

   En el juego del viernes ante Corea del Sur, por citar otro ejemplo, se tomó la molestia de darle una oportunidad a Yuki Matsui, el lanzador que peor lució sobre el montículo y que más carreras permitió en los partidos de calentamiento para el evento.

 

   Matsui le devolvió el gesto retirando en fila a los 3 rivales que enfrentó, incluyendo a uno por la vía del ponche, en una entrada perfecta de relevo.

 

   Así mismo, cuando su campocorto titular Sosuke Genda sufrió una lesión en su dedo y tuvo que ser reemplazado en ese mismo partido, llamó al novato Takumu Nakano a cubrir su puesto y éste respondió conectando un triple y un sencillo en 4 turnos y demostrando una sólida defensa.

 

   Será interesante ver ahora cómo maneja al veterano Darvish durante el resto de la competencia. El derecho de los Padres de San Diego lució bien en las primeras dos entradas ante Corea, pero después colapsó y concedió 3 anotaciones, por lo que es evidente que todavía no está al 100% de sus condiciones.

 

   Si Japón clasifica a semifinales, ¿volverá a utilizarlo como abridor tomando en cuenta lo que sucedió en su salida anterior? ¿O lo reservará para utilizarlo como relevista o incluso cerrador, como ocurrió en la final del Clásico 2009?

 

   Afortunadamente para Kuriyama, su roster es tan profundo que tiene hasta 10 abridores disponibles para cualquier juego que se le presente de aquí al final, de manera que puede darse el lujo de comenzar con Darvish y cambiarlo temprano, o utilizarlo luego en relevo.

 

   Como están las cosas en este momento, Otani debería abrir ante Italia en el partido de cuartos de final del jueves. En esa ocasión podrá realizar hasta 80 lanzamientos, lo que quiere decir que es posible que se mantenga sobre el montículo por al menos 6 entradas.

 

   En ese caso ya no hará falta un relevista largo, sino quizás tres cortos. De cualquier forma, si Otani sale con una considerable ventaja en el marcador, entonces es posible que utilice un solo relevista largo para cerrar el partido y así descansar al resto para la semifinal.

 

Sasaki podría ser el abridor de Japón en la semifinal

 

   De acuerdo a su rotación actual, Darvish sería el encargado de abrir en esa instancia, pero si decide no utilizarlo sus opciones para reemplazarlo son varias y de gran calidad. Podría darle la pelota a Roki Sasaki, Yoshinobu Yamamoto, Shota Imanaga, Hiroya Miyagi o Shosei Togo.

 

   Y si Japón logra clasificar a la final, entonces podría enviar al montículo otra vez a Otani, o a cualquiera de los abridores que acabamos de mencionar que no haya visto acción en la semifinal. Sus opciones son muchas y muy buenas y ese es un lujo que no pueden darse el resto de sus rivales.

 

   Ya explicamos en nuestra columna de la semana pasada que la mayor fortaleza de Japón para esta cita no era la gran calidad y profundidad de su roster, sino la excelente preparación que realizó para llegar a este punto en las mejores condiciones posibles.

 

   Desde que fue nombrado manager de la selección nacional a finales de 2021, Kuriyama se ha estado preparando para este momento. En agosto del año pasado viajó personalmente a los Estados Unidos para invitar a Shohei Otani, Yu Darvish y Lars Nootbaar a jugar con la selección.

 

   En noviembre jugó un par de encuentros amistosos ante Australia para probar a los candidatos más jóvenes de cara al torneo y el pasado 21 de febrero comenzó en Miyazaki la concentración que culminó en Tokio justo antes del partido inaugural del jueves ante China.

 

   El rendimiento que han mostrado hasta ahora todos sus jugadores confirma lo acertada que fue su decisión a la hora de seleccionarlos y aumenta mucho las posibilidades de que, al final, el equipo logre lo que ha querido hacer desde el principio: ganar el campeonato.

 

   Sólo nos queda esperar para saber si el gran esfuerzo realizado hasta ahora paga sus dividendos.