Jue, 23 May 2024 06:22 AM

Japón va al Clásico con el mejor equipo de su historia

   La selección japonesa de béisbol llega al Clásico Mundial 2023, que comenzará este miércoles 8 de marzo en Taiwán, con el que es, hombre por hombre, el mejor equipo que ha logrado ensamblar hasta ahora en la corta historia de ese prestigioso torneo.

 

Este es el mejor equipo que ha ensamblado Japón en su historia

 

   No sólo cuenta con 3 grandeligas que están atravesando un excelente momento en sus carreras (Shohei Otani, Yu Darvish y Masataka Yoshida), sino también con varias estrellas locales que sin duda llegarán a las mayores en el futuro (Yoshinobu Yamamoto, Munetaka Murakami y Roki Sasaki).

 

   La profundidad que tiene en cada una de sus posiciones es tan grande que cuenta con varias opciones de calidad, tanto dentro como fuera del roster, para reemplazar a cualquiera de sus titulares, como quedó comprobado recientemente con el retiro de Seiya Suzuki por lesión.

 

   El manager Hideki Kuriyama hubiese podido seleccionar, entre otros, a Yuki Yanagita, Yoshihiro Maru, Keita Sano, Ryoma Nishikawa o Yusuke Oyama para reemplazarlo, pero al final escogió a Taisei Makihara debido a su versatilidad.

 

   Eso quiere decir, además, que Makihara no será titular, sino que lo mantendrá en el banquillo para utilizarlo cuando la ocasión lo amerite, por lo que el reemplazo de Suzuki en el jardín derecho será un pelotero que ya está en el roster, como Kensuke Kondo o Kazuma Okamoto.

 

   Como ya es tradición en el torneo, el Equipo Samurai tiene a 10 abridores entre sus 15 lanzadores debido a las limitaciones de pitcheos a las que estarán sometidos. Como cada abridor podrá lanzar apenas 3 o 4 entradas en la primera ronda, lo más lógico será relevarlo con otro lanzador que pueda durar el mismo número de episodios sobre el montículo.

 

   Así, los medios japoneses calculan que la rotación del conjunto para el torneo será Shohei Otani, Yu Darvish, Roki Sasaki y Yoshinobu Yamamoto y que éstos serán reemplazados por Shota Imanaga, Shosei Togo, Hiroto Takahashi, Hiroya Miyagi y Keiji Takahashi. 

 

Kuribayashi se perfila como el cerrador de Japón para el torneo

 

   El primer grupo de relevistas (que verían acción en el séptimo y octavo episodios) serán Hiromi Ito, Atsuki Yuasa, Yuki Udagawa y Yuki Matsui y para cerrar el juego en la novena entrada habrán 2 opciones: Taisei Ota y Ryoji Kuribayashi.

 

   Salvo Yuki Matsui, que ha pasado mucho trabajo hasta ahora en los juegos preparatorios para el torneo, el resto del cuerpo de pitcheo está en buena forma y parece listo para intentar llevar a su selección a su tercer triunfo en el torneo.

 

   Con respecto a la posible alineación ofensiva, las opciones también son varias y dependerán de lo que el manager vea en cada jugador en los dos partidos amistosos que quedan antes de que comience el evento este jueves.

 

   Personalmente, colocaríamos a Masataka Yoshida como primer bate y jardinero izquierdo, pero Kensuke Kondo también podría cumplir ese rol, si bien lo más probable es que éste termine cubriendo el jardín derecho en lo que a la defensa se refiere.

 

   Shugo Maki tiene las mejores posibilidades de ser el segundo bate y camarero, seguido por Shohei Otani (bateador designado), Munetaka Murakami (tercera base), Kazuma Okamoto (primera base) y Lars Nootbaar (jardinero central).

 

Kondo podría ser el noveno bate de Japón en el Clásico

 

   El campocorto Sosuke Genda sería el séptimo en la alineación, seguido por el receptor Takuya Kai y el jardinero derecho Kensuke Kondo, en caso de que no lo utilicen como primer bate.

 

   Yoshida también podría batear segundo o sexto y si Maki no es segundo, entonces podría ser sexto o séptimo, en cuyo caso Genda y Kai descenderían al octavo y noveno puestos, respectivamente.

 

   Tetsuto Yamada y Hotaka Yamakawa serían un par de bateadores emergentes de lujo, respaldados por los rápidos y versátiles Taisei Makihara, Ukyo Shuto y Takumu Nakano. Adicionalmente, existen dos buenas opciones en la receptoría para reemplazar a Kai: Yuhei Nakamura y Takumi Oshiro.

 

   Obviamente, tener un roster repleto de buenos jugadores no garantiza la victoria. Después de todo, una buena parte de los equipos que participarán en esta edición del Clásico también están cargados de estrellas, como los Estados Unidos, la República Dominicana, México y Venezuela.

 

   Desde nuestro punto de vista, lo que separa a los nipones del resto de sus rivales es su exhaustiva preparación. No existe otro conjunto en este planeta que prepare y planifique mejor sus competencias internacionales que Japón.

 

   Estamos hablando de una selección que se convirtió en una compañía independiente a finales de 2013 y que desde entonces ha estado constantemente activa, ya sea jugando partidos amistosos, enfrentándose a un combinado de estrellas de la MLB o participando en el Premier 12 o los Juegos Olímpicos.

 

   Sin ir muy lejos, en Noviembre de 2022 disputó dos encuentros amistosos ante Australia y comenzó su concentración para este torneo el pasado 21 de febrero en Miyazaki, donde jugó otros dos partidos amistosos ante los Halcones de SoftBank, antes de viajar a Nagoya a medirse a los Dragones de Chunichi.

 

Japón disputará 2 amistosos más antes de su debut en el torneo

 

   Hoy y mañana se enfrentará a los Tigres de Hanshin y los Búfalos de Orix, respectivamente, en otros dos juegos de calentamiento antes de viajar a Tokio, donde debutará el jueves ante China en su primer partido de la competencia.

 

   Por supuesto, así como contar con buenos jugadores no es garantía de victoria, tampoco lo es tener una buena preparación. Sin embargo, no cabe duda de que ambas cosas aumentan mucho las probabilidades de éxito en el torneo.

 

   El Equipo Samurai disputará sus cuatro encuentros de la primera ronda en noches consecutivas en el Tokyo Dome. Se medirá a China el 9 de marzo, a Corea del Sur el 10, a la República Checa el 11 y a Australia el día 12 y se espera que gane al menos 3 de esos juegos para avanzar a los cuartos de final.

 

   Según calculan los medios locales, la rotación del equipo para esos cuatro partidos será Otani, Darvish, Sasaki y Yamamoto. Si eso es lo que ocurre, Otani sería entonces el abridor en los cuartos de final, donde Japón se mediría a un conjunto del Grupo A con la expectativa de ganar y clasificar a semifinales.

 

   Nuestro pronóstico para este Clásico es que los nipones, tal como muchos esperan, lleguen como mínimo a las semifinales, especialmente cuando poseen un conjunto tan talentoso como este. Después de todo, ya han logrado alcanzar esa misma etapa en todas las ediciones anteriores del torneo.

 

Japón debería llegar otra vez a semifinales

 

   Una vez ahí, cualquier cosa podría pasar. Si Japón clasifica a las semifinales, es muy probable que se mida en esa etapa a la República Dominicana o los Estados Unidos, y si después avanza a la final, también es muy posible que se mida al otro de esos dos rivales.

 

   En un torneo corto como éste, donde todo se decide en un solo partido, cualquier cosa podría pasar. Por mucho talento que posea un equipo, un pequeño error puede echar por tierra todo lo que se ha logrado en los partidos anteriores, por lo que resulta muy difícil predecir quién será el campeón.

 

   Un buen ejemplo de ello fue la semifinal de la edición de 2017, en la que Japón cayó 2-1 ante los Estados Unidos. La única anotación de los nipones llegó a través de un jonrón solitario del jugador más flaco y bajo del equipo, mientras que las 2 carreras estadounidenses entraron por errores defensivos de los visitantes.

 

   La mayoría esperaba que Estados Unidos se quedara con la victoria y así fue, pero el resultado fue más cerrado de lo que se pensaba y la manera en que llegaron las carreras de cada equipo fue totalmente impredecible.

 

   Al final, nuestro mayor deseo es que gane el conjunto que mejor juegue sobre el terreno, sea Japón o no. La idea de un torneo como este es celebrar el deporte y disfrutar de lo que aporten todos los equipos, tanto los grandes como los pequeños.

 

   No tenemos dudas de que se darán varias sorpresas, como ya las hemos visto en el pasado, y que disfrutaremos de toda la emoción que nos brinden los partidos, tanto en Asia como en Norteamérica, por lo que lo único que nos queda es esperar a que se cante el play ball.