Vie, 27 Ene 2023 12:00 PM

Latinos que deberían regresar a la NPB en 2023

   Un total de 25 peloteros latinos quedaron oficialmente en libertad este viernes cuando la NPB publicó su lista anual de agentes libres, pero eso no significa que nunca más los veremos jugar en Japón. Todo lo contrario, varios de ellos ya tienen su regreso a la liga prácticamente asegurado.

 

Martínez es el que mejor chance tiene de regresar a la NPB en 2023

 

   Quizás el caso más obvio es el del cubano de los Dragones de Chunichi Ariel Martínez, quien después de 3 temporadas con la organización le pidió a la gerencia que lo dejara en libertad para poder buscar nuevas oportunidades con otros equipos.

 

   El propio pelotero aclaró que no tuvo ningún problema con el club y que en realidad está muy agradecido por todo el apoyo que recibió desde el principio, pero al mismo tiempo está consciente de que si continúa como va su carrera nunca va a progresar.

 

   La falta de cupos para extranjeros en ese conjunto le ha impedido ver acción de manera consistente, por lo que a pesar de rendir bien cuando le dan la oportunidad de jugar al máximo nivel, lo cierto es que siempre pasa la mayor parte de la campaña en el equipo menor.

 

   Un cambio de club podría garantizarle la oportunidad de jugar a diario y desarrollar su carrera como él lo desea, por lo que su decisión de cambiar de aires no podría ser más acertada.

 

   Afortunadamente para él, su apuesta está a punto de pagar sus dividendos, ya que según reportes de los medios japoneses los Luchadores de Nippon Ham están planeando contactar pronto a la Federación Cubana de Béisbol para negociar un nuevo contrato para el matancero.

 

   El periodista cubano Henry Morales Márquez reveló en Twitter a mediados de noviembre que la oferta del conjunto de Sapporo es de 2 años y 1,4 millones de dólares y el propio pelotero confirmó al portal Pelota Cubana que esa es la mejor propuesta que ha recibido, por lo que el pacto parece inminente.

 

   Nippon Ham es un destino ideal para él debido a la existencia del bateador designado, lo que le ofrece la oportunidad de asumir ese rol en el equipo. Con Chunichi jugó como receptor, inicialista y jardinero, pero no pudo ganarse la titularidad en ninguna de esas posiciones.

 

Osuna también tiene buenas posibilidades de volver a Japón en 2023

 

   Otro regreso que parece que se concretará pronto es el del mexicano Roberto Osuna, quien fue contratado por los Marinos de Lotte a mediados de esta temporada como un refuerzo de emergencia y terminó brillando sobre el montículo de principio a fin.

 

   El periodista dominicano Enrique Rojas adelantó en Twitter la semana pasada que el club de Chiba estaba cerca de renovar al derecho azteca por una campaña más, pero el diario Nishi Nippon Sports reveló hace un par de días que los Halcones de SoftBank están muy interesados en adquirirlo.

 

   El conjunto de Fukuoka necesita urgentemente un cerrador de confianza luego de perder a sus dos últimos por lesión y el lanzador mexicano es la mejor opción que está disponible en el mercado actual, por lo que es muy posible que apueste fuerte por adquirirlo.

 

   SoftBank es el club más rico de Japón en la actualidad, por lo que cuenta con el presupuesto suficiente como para duplicar y hasta triplicar la oferta de Lotte, de manera que el regreso de Osuna a la NPB el año que viene parece un hecho. Sólo falta por determinar con cuál equipo jugará.

 

   La situación del lanzador dominicano Christopher Mercedes, quien acaba de ser dejado en libertad por los Gigantes de Yomiuri, no está tan clara como las de Martínez y Osuna, pero sería una sorpresa si no asegura un contrato con otro equipo de la NPB en las próximas semanas.

 

   El zurdo de 28 años ha sido uno de los mejores abridores del conjunto de Tokio desde que debutó en la liga en 2018 y todas las estadísticas, tanto las tradicionales como las avanzadas, lo colocan como uno de los lanzadores más valiosos del mercado actual.

 

   El portal japonés Full Count destacó en un artículo publicado este domingo que su WAR (2.9) fue el más alto entre los jugadores extranjeros en 2022 y que sería un refuerzo de lujo para conjuntos como las Golondrinas de Yakult o las Estrellas de DeNA.

 

   Su salida de Yomiuri no tiene una explicación clara. Su récord de ganados y perdidos no es el mejor (29-28), pero está claro que eso se debe a que no recibe el apoyo ofensivo necesario para sumar más victorias. El resto de sus estadísticas son muy buenas.

 

El bajo salario de Mercedes prácticamente garantiza su regreso a la NPB

 

   Además, no es que le estaba costando una fortuna al equipo retenerlo en el roster. Su salario de 2021 fue de apenas 368 mil dólares y lo más probable es que este año no haya ganado mucho más, por lo que esa no fue la razón por la que le dejaron en libertad.

 

   Afortunadamente para él, ese será uno de los puntos más atractivos para el equipo que decida contratarlo. Ese bajo salario, sumado a su extensa experiencia y probados resultados en la liga lo convierten en uno de los agentes libres más atractivos del mercado actual.

 

   Otros dos peloteros que deberíamos ver de vuelta en la NPB en 2023 son los cubanos de los Dragones de Chunichi Pedro Revilla y Guillermo García, quienes debutaron este año con el club después de pasar por su programa de desarrollo de jugadores.

 

   La diferencia con los casos anteriores es que ambos, muy probablemente, regresarán a Japón con un contrato de liga menor. Si bien los dos mostraron un buen potencial cuando debutaron, también dejaron claro que todavía no están listos para ser titulares en la máxima categoría del circuito.

 

   Por lo tanto, lo que posiblemente ocurrió el viernes es que la gerencia los dejó a ambos en libertad para poder cancelar sus actuales contratos y así poder firmarlos de nuevo, pero esta vez como peloteros en desarrollo.

 

   Después de todo, el equipo ya pactó con los dominicanos Zoilo Almonte, Orlando Calixte y Arístides Aquino -que son veteranos que ya están listos para jugar en la primera categoría-, por lo que no tiene espacio en el roster para mantener a Revilla y García a ese nivel.

 

   Luego están aquellos peloteros que podrían regresar, debido a sus buenos resultados y su probada experiencia en la liga, pero cuyos futuros no están claros debido a sus avanzadas edades, a alguna lesión que los esté molestando o a algún factor externo que no conocemos.

 

El futuro de Despaigne en Japón es incierto

 

   Los cubanos Alfredo Despaigne y Yurisbel Gracial son dos buenos ejemplos de ello. Ambos han sido claves para el éxito de SoftBank en los últimos años, pero ya están viejos y las lesiones no los dejan jugar la temporada completa, por lo que es posible que el club decida no volver a renovarlos.

 

   Los casos del colombiano Tayron Guerrero y el dominicano Enny Romero, quienes jugaron ambos con Lotte esta campaña, son distintos. Los dos completaron una buena temporada en 2022 y si bien sus números no fueron espectaculares, sí fueron lo suficientemente buenos como para justificar sus regresos.

 

   Sin embargo, el equipo decidió dejarlos en libertad. Quizás la intención es firmarlos de nuevo bajo distintas condiciones, pero también es posible que la gerencia quiera tomar una dirección distinta y haya decidido probar su suerte con otros importados en 2023.

 

   En este grupo también entra el dominicano Gregory Polanco, quien conectó 24 cuadrangulares este año en su debut con Yomiuri, pero que a pesar de ello fue dejado en libertad el viernes. Algunos mencionaron sus problemas defensivos como la razón de la decisión, pero no es seguro que ese haya sido el caso.

 

   Es posible que él haya decidido salir de la organización porque se ha encontrado con la oportunidad de regresar a las Grandes Ligas y no quiere dejarla pasar. No sería la primera ni la última vez que algo como esto ocurra en la NPB.

 

   Finalmente, quien sí es seguro que no regresará a Japón en el futuro es el cubano Leonys Martín, quien después de 4 exitosas campañas con Lotte abandonó al club abruptamente a finales de agosto citando razones familiares.

 

   Desconocemos la situación que lo obligó a salir del país de esa manera, pero tomando en cuenta que poco después de su partida se despidió del club y de sus fanáticos a través de las redes sociales, está claro que su intención no es regresar a la liga en el futuro.

 

Compartir