Jue, 08 Dic 2022 05:13 AM

Senga, Yoshida y otros japoneses rumbo a la MLB

   Al menos 3 jugadores japoneses planean dar el salto a las Grandes Ligas este invierno y 2 de ellos prometen atraer el interés de varios de los clubes más poderosos de ese circuito. Nos referimos al derecho Kodai Senga y al jardinero Masataka Yoshida.

 

Senga es uno de los mejores abridores que están disponible en el mercado actual

 

   Senga, quien viene de jugar las últimas 11 campañas con los Halcones de SoftBank, ha sido uno de los mejores lanzadores de la NPB en los últimos años, por lo que la pelea por firmarlo no sólo promete ser muy férrea sino también concluir con un generoso contrato multianual.

 

   En un artículo publicado recientemente en el portal The Athletic, el analista estadounidense Keith Law comentó que no le extrañaría que el derecho de 29 años consiga un contrato de al menos 4 años y 80 millones de dólares.

 

   Según reportes de distintos medios norteamericanos, entre los conjuntos que están estudiando presentarle ofertas están los Dodgers de Los Ángeles, los Padres de San Diego, los Cachorros de Chicago, los Marineros de Seattle, los Azulejos de Toronto y los Gigantes de San Francisco.

 

   Aunque no lo han declarado públicamente, no nos sorprendería que los Yanquis de Nueva York, los Medias Rojas de Boston y los Mets de Nueva York también estén en contacto con el agente del nipón, quien después de todo es uno de los mejores abridores que están disponibles en el mercado actual.

 

   Su recta puede llegar a las 100 millas por hora, su splitter es muy efectiva y también tiene una curva de gran calidad, además de otros lanzamientos secundarios. Quizás no sea el candidato ideal para liderar una rotación, pero sin duda es una opción de lujo para ocupar el tercer o cuarto puesto de la misma.

 

   Otro punto a su favor es que está dando el salto a la Gran Carpa como agente libre, luego de haber reunido el tiempo de servicio necesario para ganarse ese derecho. Eso quiere decir que el equipo que lo firme no tendrá que pagar el costo del traspaso a su club en Japón.

 

   Senga le había pedido en el pasado a SoftBank que le permitiera irse a la MLB a través del Sistema de Traspasos, pero el conjunto de Fukuoka es el único de toda la NPB que se niega a ceder a sus jugadores de esa manera, por lo que el lanzador tuvo que esperar hasta ahora para poder hacerlo.

 

Resulta difícil pronostricar con cuál equipo firmará Senga

 

   A la fecha de hoy, no ha especificado a cuál equipo le gustaría ir, por lo que no será nada fácil pronosticar su destino. Si lo que busca es fama y dinero, lo más probable es que firme con los Yanquis, los Dodgers o los Medias Rojas.

 

   Sin embargo, si está más interesado en un destino tranquilo, cómodo y familiar para los japoneses, como lo es la costa del Pacífico de los Estados Unidos, entonces es posible que se vaya a Seattle, San Francisco, Anaheim o San Diego.

 

   Lo más probable es que conozcamos su destino pronto, ya que cada vez surgen más indicios de que se ha estado reuniendo con distintos equipos de las Grandes Ligas, como lo demuestra el hecho de que su foto apareció esta semana en la pantalla gigante del Oracle Park, el estadio de San Francisco.

 

   En lo que respecta a Yoshida, los Búfalos de Orix tienen hasta el 5 de diciembre para hacer pública su disponibilidad a través del Sistema de Traspasos y todo parece indicar que lo harán mucho antes de esa fecha.

 

   Como el jardinero de 29 años todavía no es agente libre, el club tiene que darle su consentimiento para negociar con los conjuntos de las mayores y eso significa que éstos deberán pagarle a Orix un porcentaje de su contrato en caso de firmarlo.

 

   Cuando éste anunció su intención de dar el salto a la Gran Carpa justo después de terminada la Serie de Japón, Orix no dijo nada al principio, pero después aclaró que cualquier acuerdo al que llegue con el jugador para concederle su deseo estará acompañado de ciertas condiciones.

 

   Esas condiciones no se han hecho públicas todavía, pero lo más probable es que estén relacionadas al monto de dinero que su club recibirá como compensación por dejarlo ir. Si es muy bajo, es posible que no lo acepte, lo que obligaría al pelotero a quedarse al menos un año más en Japón.

 

Un porcentaje del contrato de Yoshida irá a su club en Japón

 

   Las reglas del actual Sistema de Traspasos indican que el club japonés recibirá el 20% de los primeros 25 millones de dólares del contrato del jugador en cuestión, el 17,5% de los siguientes 25 millones y el 15% del resto del valor del acuerdo.

 

   Digamos, por citar un ejemplo, que Yoshida firma por 60 millones de dólares. Eso le generaría a Orix una compensación de 10.875.000 dólares por su traspaso (5 millones por los primeros 25 millones, 4.375.000 por los siguientes 25 millones y 1.500.000 por los últimos 10 millones).

 

   Supongamos ahora, para ilustrar mejor la situación, que Orix le ha puesto a Yoshida la condición de que sólo lo dejará ir si recibe, como mínimo, 5 millones de dólares como compensación. Eso quiere decir que el jardinero estaría obligado a obtener un contrato de al menos 25 millones para poder irse a la MLB.

 

   Independientemente del acuerdo al que hayan llegado Orix y Yoshida, lo cierto es que la inminente disponibilidad del jardinero en el mercado ha despertado el interés de varios conjuntos de las mayores, incluyendo a los Yanquis, los Gigantes y los Azulejos.

 

   Con un promedio de por vida de .327 en 7 temporadas en la NPB y dos títulos de bateo de la Liga del Pacífico en su haber, Yoshida ha sido uno de los bateadores más consistentes de Japón en las últimas temporadas y sin duda podría convertirse en una pieza muy útil para cualquier conjunto de la Gran Carpa.

 

   No sólo es un buen defensa que batea para promedio, sino que también se puede ir para la calle al menos 20 veces por campaña y su habilidad para embasarse lo transforma en el candidato ideal para batear primero o segundo en cualquier alineación de las Grandes Ligas.

 

   Su contrato seguramente no será tan alto como el de Senga, sobre todo cuando tomamos en cuenta el costo adicional de su traspaso, pero sí es posible que llegue a esos 25 millones de dólares que mencionamos anteriormente, ya sea por 3 o 4 temporadas.

 

   Al igual que en el caso de Senga, no está claro qué tipo de aspiraciones posee Yoshida para su futuro. Repetimos, si lo que busca es fama o dinero es muy posible que termine en Nueva York o Boston, pero si prefiere calma y tranquilidad, entonces podríamos verlo en Seattle, San Diego o incluso Toronto.

 

Las probabilidades de Fujinami de irse a la MLB no son buenas

 

   Finalmente, está el caso del derecho de los Tigres de Hanshin Shintaro Fujinami, un lanzador talentoso que después de cierto éxito inicial como abridor no pudo hacer una carrera en esa posición y luego tampoco pudo asentarse como relevista intermedio o cerrador.

 

   A pesar de que no ha podido superar las 72 entradas lanzadas en un mismo año desde 2016 y de que su rendimiento actual está lejos de ser el que registró en las mejores campañas de su carrera, el equipo acaba de aceptar su solicitud de utilizar el Sistema de Traspasos para tratar de mudarse a la MLB.

 

   Desde el principio, su principal atractivo ha sido la velocidad de su recta, que puede llegar a las 100 millas por hora, pero su falta de control y de mejores lanzamientos secundarios siempre le han impedido asentarse como un abridor de confianza y, lamentablemente, todavía no ha podido superar esos problemas.

 

   El lanzador estadounidense Randy Messenger, quien fue su compañero de equipo al momento de su debut en 2013, siempre le aconsejó desarrollar su musculatura trabajando en el gimnasio para poder extender su carrera como abridor, pero éste nunca siguió ese consejo. A la fecha de hoy, su peso sigue siendo básicamente el mismo que tenía cuando debutó.

 

   Y ahora, después de que Hanshin ha pasado años tratando de resucitar su carrera sin éxito, su intención es convencer algún equipo de las Grandes Ligas de que lo firme. Honestamente, no entendemos qué esperanzas puede tener de recibir ofertas.

 

   Como si el hecho de que su bajo rendimiento no fuera suficiente, cualquier conjunto que lo contrate tendrá el problema adicional de tener que pagarle el costo de su traspaso a su club en Japón, por muy bajo que sea. Dudamos mucho de que eso vaya a ocurrir.

 

Compartir