Lun, 28 Nov 2022 00:51 AM

La preocupante sequía ofensiva latina en la NPB

   No es un secreto que la producción ofensiva latina ha estado muy decaída en lo que va de la temporada 2022 de la NPB, pero como ya llegamos a la mitad del calendario y la situación todavía no mejora, no podemos evitar preocuparnos por lo que está ocurriendo.

 

Después de uno de los mejores bateadores latinos de los últimos 2 años, Martín ha decepcionado en 2022

 

   De los 18 bateadores caribeños que están activos en la máxima categoría del circuito en este momento, sólo dos han llegado a los 10 jonrones: los dominicanos Arismendy Alcántara y Gregory Polanco, quienes además no han podido superar todavía esa cifra.

 

   En lo que se refiere a las carreras empujadas, ninguno de los 18 ha podido llegar a las 30 hasta ahora. El líder del grupo, el venezolano José Osuna, suma 29, seguido de cerca por el puertorriqueño Neftalí Soto y el dominicano Polanco, quienes poseen ambos 27 en sus cuentas personales.

 

   Es decir, basados en los números actuales, lo mejor que podemos esperar de los bateadores hispanos esta campaña es que alguno de ellos llegue a los 20 cuadrangulares y que otro se acerque a los 60 remolques, pero sin poder alcanzar ese total.

 

   Para que tengan una mejor idea de lo que representan esos números, hagamos una comparación con lo que estaba ocurriendo en la liga a esta misma altura en las temporadas 2021 y 2019. No incluimos la temporada 2020 porque la misma comenzó con 3 meses de retraso debido a la pandemia.

 

   Para el primero de julio de 2021, nada menos que 4 latinos ya habían superado los 10 vuelacercas. El cubano Leonys Martín lideraba el grupo con 18, seguido por el dominicano Jefry Marte y el puertorriqueño Soto (ambos con 13) y por el también cubano Dayán Viciedo (11).

 

   Es decir, no sólo habían alcanzado todos los 10 estacazos sino que además los habían superado con creces, especialmente Martín, quien casi duplicaba ese total. Viciedo y Marte, además, mostraban promedios de .295 y .291, respectivamente.

 

   En lo que se refiere a las empujadas, Martín contaba con 48 en su haber, seguido de Marte y Viciedo, (ambos con 40) y Soto (34). Recuerden, al momento de escribir estas líneas ningún latino ha podido llegar a las 30 empujadas este año.

 

Soto lideró la Liga Central en jonrones y empujadas en 2019

 

   Si retrocedemos a la campaña 2019, la diferencia es más grande aún. Al primero de julio de ese año, nada menos que 6 toleteros latinos habían alcanzado ya los 10 jonrones y todos tenían, al menos, 35 remolques en sus respectivas cuentas personales.

 

   Soto lideraba el grupo con 23 cuadrangulares, seguido por el dominicano Xavier Batista (18), los cubanos Alfredo Despaigne (17) y Yurisbel Gracial (16), el venezolano José Celestino López (15) y Viciedo (10), quien además tenía un promedio de .299.

 

   En lo que se refiere al departamento de empujadas, Soto también comandaba el grupo con 52, seguido por Viciedo (44), Batista (43), Despaigne (42), López (37) y Gracial (35). Batista, por cierto, estaba bateando para .280 en ese momento.

 

   Ese año, Soto terminó liderando la Liga Central en vuelacercas (43) y remolques (108), por lo que sus números nos dan una idea aproximada del nivel al que deberían estar los bateadores más destacados de ambos circuitos a esta altura del año.

 

   Obviamente, en esta ocasión resulta injusto hacer comparaciones con el líder actual, Munetaka Murakami, ya que éste se encuentra a un nivel de juego tan alto (ya tiene 29 jonrones y 78 empujadas) que podría fácilmente establecer nuevas marcas para la liga en ambas categorías.

 

   Pero incluso si tomamos como referencia el segundo de la lista, Kazuma Okamoto, quien cuenta con 20 estacazos y 60 remolques en su haber, la diferencia con lo que han hecho hasta ahora los bateadores caribeños sigue siendo abismal.

 

   Idealmente, los mejores toleteros hispanos deberían tener a esta altura del año 15 o más jonrones y 40 o más empujadas, pero ninguno de ellos está cerca de alcanzar esas metas. En comparación, la Liga Central posee en este momento 7 bateadores con 15 o más cuadrangulares y 8 con 40 o más remolques. 

 

   Es cierto que las lesiones han afectado el rendimiento de varios de ellos, sobre todo el del dominicano Domingo Santana, quien ya tiene 3 meses fuera de acción después de haberse resentido de su rodilla a principios de abril.

 

Santana cayó lesionado a principios de abril

 

   Luego de disparar 4 vuelacercas y empujar 10 carreras en sus 10 primeros partidos del calendario, las expectativas que se tenían de él para este año eran muy buenas, pero lamentablemente su actuación se vio interrumpida por sus molestias físicas.

 

   Así mismo, el COVID acaba de sacar de los terrenos de juego a los cubanos Yurisbel Gracial y Alfredo Despaigne, quienes habían estado rindiendo bien hasta ahora y tuvieron que ser desactivados del roster activo abruptamente luego de dar positivo por el virus.

 

   A eso debemos agregar el misterioso bajón ofensivo que ha afectado a la Liga del Pacífico este año, que está afectando como consecuencia a los 10 bateadores latinos que están activos en ese circuito, la mitad de los cuales poseen un promedio inferior a .210.

 

   Algunos culpan a la pelota oficial de la NPB, que este año cambió su empacadura y al parecer eso ha causado que no vuele tanto como antes. No obstante, estamos en desacuerdo con esa teoría porque si ese fuera el caso ambas ligas hubiesen sido afectadas por igual y eso no es lo que hemos visto hasta ahora.

 

   Como ya mencionamos, la Liga Central cuenta con 7 jugadores que han conectado 15 o más jonrones y 8 que poseen 40 o más empujadas. Esos números no sólo son normales sino que además el líder de ambas categorías está muy por encima de esos niveles (Murakami, quien suma 29 y 78, respectivamente).

 

   En comparación, la Liga del Pacífico sólo cuenta con un toletero que ha disparado 15 o más cuadrangulares y con 3 que poseen 40 o más empujadas, a pesar de que los partidos se han estado disputando con la misma pelota que se utiliza en el circuito rival.

 

   Por si eso fuera poco, nada menos que 13 abridores de la Liga del Pacífico poseen en este momento una efectividad inferior a 3.00, mientras que en la Liga Central, donde se utiliza la misma pelota, ese total se reduce a sólo 6. 

 

   Lamentablemente, no tenemos idea de lo que está ocurriendo. Está claro que la pelota no es la responsable, pero sin duda algo está afectando de una manera irrefutable la producción ofensiva de la Liga del Pacífico y los 10 bateadores caribeños que están activos en ella están sufriendo las consecuencias.

 

Ningún latino fue seleccionado por los fanáticos para la Serie de las Estrellas 2022

 

   Los resultados de la votación de los fanáticos para la Serie de las Estrellas confirman que la actuación latina hasta ahora ha sido más modesta de lo normal, al punto de que ningún representante de la región estuvo ni siquiera cerca de ser elegido para el evento.

 

   En la primera base de la Liga Central, por ejemplo, Viciedo, Soto y Osuna quedaron en los puestos 3, 4 y 5, respectivamente, pero la diferencia con respecto al primer lugar fue tan grande (243,544 votos vs 133,052) que realmente ninguno de ellos tuvo chance de ganarse un boleto a la cita.

 

   En el renglón de bateador designado de la Liga del Pacífico Gracial quedó en el segundo puesto, pero nuevamente la diferencia con respecto al líder fue tan sustancial (219,905 vs 181,212)  que en realidad el matancero nunca tuvo chance.

 

   Esperemos que los bateadores hispanos puedan rendir mejor en la segunda mitad de la campaña 2022 y que sus números finales puedan convencer a las gerencias de sus respectivos equipos de retenerlos para el futuro.

 

   Sin embargo, tememos que a esta altura ya podría ser muy tarde para muchos de ellos y que esta temporada termine siendo la más modesta en términos ofensivos para la delegación caribeña desde que en 1994 sólo un pelotero hispano vio acción en el circuito. 

 

Compartir