Sáb, 13 Ago 2022 14:50 PM

La ausencia de Martín y el duelo de pitcheo del viernes

   La democión del cubano Leonys Martín, quien fue removido del roster activo de los Marinos de Lotte debido a su bajo rendimiento, y el impresionante duelo de pitcheo del viernes entre los japoneses Yudai Ono y Koyo Aoyagi, son las dos historias que más nos llaman la atención esta semana en la NPB.

 

Martín sólo tiene un jonrón en lo que va de temporada

 

   El jardinero villaclareño fue bajado recientemente al equipo filial del conjunto de Chiba luego de registrar un muy modesto promedio de .131, con un cuadrangular y 5 carreras empujadas, en sus primeros 25 partidos de la temporada.

 

   Si comparamos esos números con los 7 vuelacercas, 5 dobles, 19 empujadas y el promedio de .261 que registró en sus primeros 25 encuentros del año pasado, entonces no resulta difícil entender la alarma que está experimentando su manager en este momento.

 

   De hecho, el ex grandeliga Tadahito Iguchi, quien está comenzando su quinta campaña en el banquillo de esa divisa, manifestó estar preocupado no sólo por el antillano sino también por el otro toletero importado de la franquicia, el estadounidense Brandon Laird, quien tampoco está rindiendo bien.

 

   Sin embargo, confía en que el hispano pueda hacer los ajustes necesarios en el equipo menor para reencontrarse con su mejor versión y volver a producir los excelentes números que ha estado acumulando desde que llegó a Japón en 2019.

 

   No está claro si algún tipo de molestia física ha estado interrumpiendo su mecánica de bateo, o si se trata más bien de una falta temporal de coordinación entre su swing y la pelota, pero el hecho es que no está haciendo buen contacto y eso es lo que ha estado afectando su productividad.

 

   Las reglas de la liga indican que una vez que sea removido del roster activo deberá pasar, como mínimo, 10 días fuera del mismo antes de poder regresar, por lo que tendremos que esperar para poder verlo de nuevo sobre el terreno.

 

Esta es la primera vez que Martín es bajado por mal rendimiento

 

   Esta es la primera vez desde que debutó en el circuito que ha sido enviado al conjunto filial por bajo rendimiento. En el pasado, ya había visto acción a ese nivel mientras se recuperaba de alguna lesión o se ponía a tono para debutar en la campaña, pero nunca debido a su falta de productividad.

 

   La medida no es necesariamente mala para él. Ese paso por el equipo menor suele ayudar a los bateadores a disminuir su presión y a analizar mejor su mecánica de bateo, de manera de identificar los problemas que la están afectando y así poder corregirlos.

 

   Para ser justos, hay que reconocer también que todo el club está fallando en este momento, no sólo Martín o los jugadores importados. El resto de los bateadores del conjunto, así como una buena parte de su cuerpo de lanzadores, también están atravesando un momento para el olvido.

 

   Después de tener una efectividad de equipo inferior a 2.00 y estar entre los primeros puestos de la tabla, Lotte ha caído ahora al quinto lugar de la clasificación de la Liga del Pacífico y su promedio ofensivo está en un modesto .210, con el peor total de jonrones de toda la NPB (11).

 

   Para cambiar la situación no sólo hace falta que el villaclareño recupere su mejor versión, sino también que el resto del equipo se reencuentre con su forma ideal. Su producción de carreras necesita aumentar con urgencia, mientras que su pitcheo debe regresar a la excelente forma en la que estaba hace 2 semanas.

 

   Si nada de eso ocurre, ni siquiera el mejor Martín podrá evitar al momento de su regreso que el club se pierda la postemporada este año y, con ella, la posibilidad de pelear por un puesto en la Serie de Japón, a la que no asiste desde la edición 2010.

 

   Al igual que el manager Iguchi, todos esperamos que el villaclareño pueda regresar lo antes posible a la máxima categoría del circuito y que recupere pronto su mejor versión ofensiva, que tanta falta le hace a sus compañeros de equipo en este momento.

 

Resumen del juego del viernes entre Hanshin y Chunichi

 

   Con respecto al gran duelo de pitcheo del viernes, los veteranos Yudai Ono (Dragones de Chunichi) y Koyo Aoyagi (Tigres de Hanshin) nos recordaron por una noche una de las mejores virtudes del béisbol clásico: el pitcheo de profundidad.

 

   Ambos abridores trabajaron completo en un juego en el que Chunichi dejó en el terreno a Hanshin en el cierre del décimo episodio, momento en el que logró sumar un doble y 2 sencillos para remolcar la única carrera del encuentro.

 

   Ono, el ganador del Premio Sawamura en la temporada 2020, retiró a 29 rivales de manera consecutiva antes de ceder un doble con dos outs en la apertura del décimo episodio. Es decir, lanzó 9 entradas perfectas sin poder quedarse con la victoria porque no recibió el apoyo ofensivo necesario para hacerlo.

 

   No obstante, después de perder el juego perfecto y el juego sin hits logró retirar al último bateador de la entrada para completar un impresionante blanqueo de 10 capítulos en el que sólo concedió un imparable, ponchó a 5 rivales y no otorgó boletos.

 

   Afortunadamente para él, sus compañeros de equipo lograron anotar una carrera en el cierre del décimo episodio para regalarle su segunda victoria del año y permitirle bajar su efectividad a 2.72 luego de sus primeras 6 aperturas de la temporada.

 

   Aoyagi, quien lideró la Liga Central en victorias en 2021 y quedó segundo en efectividad, no se quedó atrás en la cátedra de pitcheo que ofrecieron ambos abridores a los fanáticos que fueron a verlos trabajar en el Vantelin Dome de Nagoya esa noche.

 

   El submarinista felino permitió apenas 2 sencillos y abanicó a 6 rivales en las primeras 9 entradas del partido, antes de retirar al primer bateador del décimo capítulo y ceder luego un doble, 2 sencillos y la única carrera del encuentro.

 

   A pesar de sufrir su primera derrota del año, redujo su efectividad a 0.76 para apoderarse momentáneamente del liderato de esa categoría en toda la NPB, si bien ya desapareció de la lista por no reunir las entradas lanzadas suficientes para calificar a ese título.

 

Hoy en día es imposible ver a un abridor lanzar 10 entradas en la MLB

 

   Demás está decir que hoy día es literalmente imposible ver una actuación de estas características en las Grandes Ligas, donde la mayoría de los abridores comienzan el partido con un estricto límite de lanzamientos en su hoja de trabajo.

 

   Una vez alcanzado el mismo, independientemente de lo que esté ocurriendo en el juego, el lanzador en cuestión sale del terreno sin importar si puede o no quedarse con la victoria o lograr una hazaña histórica como completar un juego perfecto.

 

   El manager de los Dodgers de Los Ángeles, Dave Roberts, lo demostró recientemente al sacar a su as Clayton Kershaw del montículo el pasado 13 de abril después de lanzar 7 episodios perfectos porque ya había llegado a su límite preestablecido de lanzamientos.

 

   Un fanático nos escribió preguntando que si tal éxito por parte de ambos abridores se debe al hecho de que los rivales batean muy poco en Japón, pero ese no es el caso, si bien algo de ello contribuyó a lo que ocurrió en el Vantelin Dome de Nagoya el viernes.

 

   Los equipos de la NPB puede que no conecten tantos jonrones como sus pares de la MLB, pero eso no quiere decir que no sepan batear. Todo lo contrario, la mayoría de los bateadores que están activos en la liga saben conectar la pelota a todas partes del terreno y resultan muy difíciles de ponchar.

 

   Es cierto que tanto Hanshin como Chunichi están atravesando una mala racha ofensiva en este momento, pero eso no quiere decir que bateen poco ni mucho menos que sea sencillo blanquearlos de la manera en que tanto Ono como Aoyagi lo hicieron el viernes.

 

   Todo lo contrario, el crédito hay que dárselo al buen pitcheo que generalmente se ve en el circuito nipón, donde ya esta temporada el veinteañero Roki Sasaki lanzó un juego perfecto y otros 10 abridores han lanzado un juego completo sin permitir carreras.

 

Compartir