Sáb, 02 Dic 2023 20:39 PM

10 años después, Japón no deja de sorprender

 

   Como ya lo hemos mencionado en varias ocasiones, nuestra presente visita a Japón representa el décimo año consecutivo en el que hemos tenido la oportunidad de acercarnos al país para entrevistar a los peloteros latinos y recopilar información para esta página.

 

   Uno supondría que después de tanto tiempo uno se acostumbraría al país y ya nada nos parecería nuevo o interesante, pero ese no es el caso con Japón, que nunca ha parado de sorprendernos desde la primera vez que lo visitamos.

 

   A continuación les presentamos las notas más destacadas que hemos podido recopilar hasta ahora en este nuevo viaje de aprendizaje a la tierra del sol naciente.

 

   Una charla con Robert Whiting

 

   Lo primero que hicimos luego de llegar a Japón fue almorzar con el escritor norteamericano Robert Whiting, autor de varios de los libros más importantes de la historia del béisbol japonés en un idioma extranjero.

 

   El más conocido de ellos, You gotta have wa (“Tienes que tener wa”), explica en detalle las diferencias culturales entre Japón y los Estados Unidos en lo referente al béisbol y es tan acertado en sus observaciones que incluso hoy, más de 25 años después de haber sido publicado, sigue estando vigente.

 

   Luego de haber vivido la mayor parte de su vida en Japón, Whiting no sólo es un experto en béisbol japonés sino también en otras áreas del país, como su política, su economía y sus diversas artes y resulta un gran placer escucharlo hablar de todas ellas, tanto en vivo como a través de su podcast.

 

   Recientemente, nos contó que tuvo la oportunidad de entrevistar al famoso director de películas animadas Hayao Miyazaki y de lo bien que la pasó charlando con él, ya que pudo aprender cosas muy importantes de su pasado, como el hecho de que fue testigo cuando tenía 5 años de edad de los bombardeos norteamericanos a Tokio a finales de la segunda Guerra Mundial y de que su padre diseñaba las colas de los aviones de guerra japoneses de aquella época.

 

   Así mismo, tuva la oportunidad de ver todas sus películas y comentó que su favorita fue La Princesa Mononoke, que no sólo considera como una de las mejores películas animadas de todos los tiempos sino también una de las mejores películas de todos los tiempos en general.

 

   Luego nos comentó algo muy interesante en relación al arreglo de partidos de la NPB por parte de la mafia japonesa. Luego de haber escrito un libro acerca del tema, Whiting cuenta con varios contactos en ese mundo y uno de ellos le explicó hace poco los detalles de lo que está ocurriendo actualmente.

 

   Según esa fuente, hoy día la mafia nipona no se preocupa por arreglar un juego completo sino el resultado de un episodio específico. Por ejemplo, se apuesta acerca de la posibilidad de que el conjunto local anote o no 2 carreras en el cierre del séptimo episodio.

 

   Desconocemos que tan confiable pueda ser la fuente citada, pero sin duda lo que menciona tiene lógica. Arreglar los partidos de esa manera sería muy difícil de notar y, sobretodo, de probar, por lo que no resulta descabellado que de verdad esté ocurriendo.

 

   Otra historia interesante que nos contó fue la del veto que le impuso la NPB a uno de sus amigos japoneses, que es uno de los periodistas deportivos más respetados del país. Su amigo comentó en una entrevista que, en su opinión, el escándalo de las apuestas que afectó a 4 jugadores de los Gigantes de Yomiuri no fue lo suficientemente bien investigado por ese organismo.

 

   Como consecuencia, la NPB vetó al periodista y le prohibió visitar sus oficinas de manera indefinida. Tal reacción le hizo recordar a Whiting las 3 veces que él mismo fue vetado mientras cubría béisbol. Dos de ellas provinieron de los Gigantes de Yomiuri y la otra de los Tigres de Hanshin.

 

   El país de los inmortales

 

   Con más de 60 mil habitantes superando ya los 100 años de edad, Japón representa el país con mayor expectativa de vida de todo el planeta.

 

   Es por esto que no resulta extraño ver a muchas personas que ya han pasado la edad de retiro seguir trabajando en sus respectivas especialidades, incluyendo el béisbol. Los ex gradeligas Kazuo Matsui (40 años) y Tadahito Iguchi (41 años) son buenos ejemplos de ello, no sólo porque se mantienen jugando con las Águilas de Rakuten y los Marinos de Lotte, respectivamente, sino porque además lo hacen como titulares.

 

   Lo mismo aplica a un par de amigos a los que siempre visitamos cada vez que venimos a Japón y que, a pesar de sus avanzadas edades, se mantienen trabajando con el mismo entusiasmo del primer día.

 

   El primero de ellos es el cubano Roberto “Chico” Barbón, quien en 1955 se convirtió en el primer jugador latino en ver acción en la NPB. Chico, como todos lo conocen en Japón, tiene 83 años en este momento y se mantiene trabajando con todo el placer del mundo.

 

   Al principio lo hizo como jugador con los Bravos de Hankyu (hoy Búfalos de Orix), luego como entrenador, manager del equipo menor, intérprete y, hoy día, asistente de los jugadores extranjeros del club, en especial de los hispanos.

 

   Con el gran humor que lo caracteriza, Chico siempre están pendiente de lo que ocurre en todos los partidos de la liga y no duda en comentar acerca de los mismos. Cuando hablamos recientemente con él por teléfono, nos dijo “estoy muy bien, mi salud está perfecta, ¡pero este equipo pierde todos los días y no batea jonrones!”.

 

   Eso lo dijo en referencia a los Búfalos de Orix, equipo para el que aún trabaja y que lamentablemente ha tenido un pésimo inicio de campaña: su récord es de 3-9 luego de 12 juegos, ocupa el último puesto de la clasificación de la Liga del Pacífico y, al momento de escribir estas líneas, todavía no ha conectado jonrones.

 

   El otro amigo al que nos referimos es al norteamericano Wayne Graczyk, veterano columnista del diario Japan Times, quien a sus 68 años se mantiene trabajando con el mismo placer de siempre.

 

   Este año, está cumpliendo 40 años de haber comenzado a publicar su famosa Guía de Medios y del Fanático del Béisbol Japonés y 41 años de su columna semanal Baseball Bullet-In, que todavía aparece en el diario Japan Times.

 

   Como siempre, estuvimos encantados de hablar con ambos durante esta visita y esperamos que podamos seguir haciéndolo por muchos años más.

 

   El Estadio Kobo es el mejor de Japón

 

   Durante los 10 años seguidos que hemos tenido la oportunidad de venir a Japón hemos podido visitar todos y cada uno de los estadios de la NPB y si bien todos son de gran calidad, hay uno que claramente está por encima del resto: el Estadio Kobo de Sendai.

 

   Construido en 2005 sobre la base de un viejo estadio, sus instalaciones no sólo son prácticamente nuevas sino que además son remodeladas constantemente.

 

   En esta viaje tuvimos la oportunidad de acercarnos a verlo una vez más y no pudimos quedar más impresionados con la calidad de sus instalaciones. Este año, la grama artificial que solía tener fue remplazada por grama natural y eso hace que el parque se vea mucho mejor.

 

   Así mismo, los dugouts parecen una cabina de primera clase de un avión y el parque cuenta con una gran cantidad de asientos especiales, que vienen incluso con mesas, que le permiten a los fanáticos disfrutar del juego con mayor comodidad.

 

   Incluso los servicios a los fanáticos a las afueras del parque son de primera categoría. Existe una estación para cargar de manera gratuita los teléfonos celulares y varios puestos con juegos tipo ferias para entretener a los niños.

 

   El norteamericano Marty Kuehnert, ex gerente general de las Águilas de Rakuten, el conjunto que juega en el estadio, nos comentó que el parque fue diseñado en base al estadio de los Orioles de Baltimore y que el diseño les gustó tanto a los japoneses que los Carpas de Hiroshima contrataron al mismo arquitecto para que diseñara su sede actual, el Estadio Mazda, que fue inaugurado en 2009.

 

   Citas para el recuerdo

 

   Hasta el momento, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a 9 peloteros latinos y varias de las citas que nos dieron fueron para el recuerdo.

 

   El mexicano Luis Cruz, por ejemplo, nos dijo que el Guante de Oro que ganó el año pasado representa su mayor logro como profesional y que lo mantiene en su casa en un lugar privilegiado por ser su trofeo más preciado.

 

   El cubano Alfredo Despaigne nos habló de lo mucho que ha crecido como pelotero en Japón, pero al mismo tiempo se quejó de lo difícil que es distraerse en un ambiente en el que todo el mundo trabaja casi que 24 horas al día. Como consecuencia, en sus días libres no lo queda otra que encerrarse en su casa y jugar Play Station y ver películas para divertirse.

 

   El dominicano Yamaico Navarro no quiso recordar su arresto en el aeropuerto de Okinawa en febrero por poseer 2 balas en su equipaje de mano, pero tuvo la amabilidad de hablar con nosotros acerca de esa experiencia. Al final, explicó que uno aprende de sus errores y que nunca se le olvidará lo que pasó para que así no se repita en el futuro.

 

   El venezolano Ernesto Mejía nos contó de su grata experiencia jugando y viviendo en Japón y que lo considera el mejor país del mundo por la gran calidad que tiene todo.

 

   Todas las entrevistas que realizamos en este viaje las estaremos publicando en esta página, una por una, en las próximas semanas.

 

   Lo exquisito de la comida japonesa

 

   No podemos despedirnos sin hablar de la exquisita comida japonesa que hemos tenido la oportunidad de probar durante esta visita a Japón. Todos los platos que hemos comido ya los habíamos probado en el pasado, pero no por eso nos parecen menos sabrosos.

 

   Para quienes creen que la comida japonesa sólo se reduce a sushi y pescado crudo, les informamos que ese no es el caso. A continuación les presentamos, brevemente, varios de nuestros platos preferidos.

 

   Primero, probamos lo que en Japón llaman “Hamburguer Steak”, es decir, una hamburguesa sin pan, que viene servida en un plato caliente con vegetales, camarones fritos empanados y arroz. Es algo realmente exquisito.

 

   Luego, comimos Okonomiyaki, una especie que panqueca de vegetales y mariscos que viene cubierta con una salsa especial, mayonesa y hojuelas de salmón disecado. ¡Delicioso!

 

   También comimos fideos japoneses (Ramen), que vienen sumergidos en una sopa exquisita, el curry japonés, que es muy dulce y adictivo, y nuestro favorito, el Tonkatsu, o cerdo frito empanado.

 

   El Tonkatsu viene servido con vegetales, arroz y sopa miso, y normalmente se cubre con una salsa especial que lo hace más delicioso aún. ¡Altamente recomendable!  

 

Compartir