Mar, 09 Ago 2022 21:33 PM

Razones para exaltar a Ramírez al Salón de la Fama

   El hecho de que el venezolano Alex Ramírez haya llegado recientemente a los 2.000 hits en la NPB ya representa una hazaña extraordinaria, pero cuando se le suma a su larga lista de títulos individuales resulta imposible negarle la entrada al Salón de la Fama japonés.
 
   El veterano toletero criollo ya había asumido hace 2 temporadas el liderato absoluto de imparables entre los jugadores extranjeros, así que no sólo se convirtió en el primer foráneo en alcanzar la marca sino también en el segundo jugador más rápido en lograrla.
 
   El récord de 2.000 indiscutibles es uno de los más respetados en Japón, ya que requiere talento, consistencia y longevidad para alcanzarlo y, sobre todo, porque la mayoría de los bateadores que lo han obtenido han sido exaltados posteriormente al panteón de los inmortales de la liga.
 
   Se puede decir que equivale, guardando las distancias, a los 3.000 hits en las Grandes Ligas, debido a que la temporada regular de la NPB consta de menos juegos que la estadounidense (144 ahora, pero hace una década eran sólo 130) y, por lo tanto, los peloteros que juegan en Japón cuentan con menos oportunidades de sumar imparables.
 
   Tal es el respeto que se le tiene que el Meikyukai, o Club de los Jugadores Extraordinarios, la utiliza como requisito indispensable para admitir a nuevos miembros, lo que significa que el criollo tiene ahora la oportunidad de convertirse en el primer extranjero en ser aceptado por esta prestigiosa organización que hace las veces de un Salón de la Fama paralelo.
 
   Pero como mencionamos al principio de esta nota, los 2.000 hits son sólo una parte de una larga lista de logros que el venezolano ha ido acumulando desde que debutó en la liga en 2001 con las Golondrinas de Yakult. Hagamos un resumen de los mismos.
 
   En su primera campaña en Japón, Rami-chan ganó el título de la Liga Central y luego la Serie de Japón con un equipo de Yakult que está considerado como uno de los mejores de la historia. Más adelante ganaría dos títulos de liga más (con los Gigantes de Yomiuri en 2008 y 2009) y otra Serie de Japón (también con Yomiuri, en 2009).
 
   En 2003, cuando estuvo a punto de llevarse la triple corona de la Liga Central, ganó sus tres primeros títulos individuales: el liderato de imparables (189), el de jonrones (40) y el de carreras empujadas (124). Más delante ganaría 2 galardones más de indiscutibles (en 2007, con 204, y en 2009, con 186), otro de jonrones (en 2010, con 49) y 3 más de carreras empujadas (en 2007, con 122; en 2008, con 125; y en 2010, con 129).
 
   En 2008, luego de guiar a los Gigantes de Yomiuri a remontar una desventaja de casi 13 juegos para ganar el título de la Liga Central, fue electo como el Jugador Más Valioso del circuito, honor que obtendría de nuevo al año siguiente para convertirse en el único jugador extranjero hasta la fecha que lo ha sumado en 2 ocasiones.
 
   En 2009, sumó su único título de bateo hasta ahora al liderar la Liga Central con un promedio de .322.
 
   Por si esto fuera poco, el venezolano también ha implantado otros récords que lo colocan en un lugar único en la historia del béisbol japonés. En 2010, se convirtió en el único jugador de la NPB en acumular 8 temporadas consecutivas con al menos 100 carreras empujadas, superando al legendario Sadaharu Oh, que poseía la marca anterior de 7.
 
   Actualmente, es el extranjero que más temporadas (13), indiscutibles (2.000) y partidos disputados (1.696) posee en el béisbol japonés y está a punto de asumir también el liderato de carreras empujadas (le faltan 8).
 
   Así mismo, posee la octava racha más larga de juegos disputados de manera consecutiva en la NPB con 985 y es uno de sólo 2 foráneos que han logrado conectar al menos 200 hits en una misma campaña (sumó 204 en 2007). También representa el segundo importado que más cuadrangulares ha conectado en la liga con 379, sólo superado por los 464 de norteamericano Karl “Tuffy” Rhodes.
 
   En este momento, sus 2.000 hits lo colocan en el puesto 42 de todos los tiempos; sus 379 cuadrangulares en el puesto 22; sus 1.262 empujadas en el puesto 20; su promedio ofensivo de .303 en el puesto 19; su porcentaje de slugging de .528 en el puesto 19; y sus 1.696 juegos disputados en el puesto 100.
 
   ¿Cómo negarle el acceso al Salón de la Fama del béisbol japonés a un jugador con un curriculum como éste? Sus números superan holgadamente a los de otros peloteros locales que también alcanzaron los 2.000 hits de por vida en años recientes, de manera que su elección, cuando llegue el momento de ser considerada, no debería dejar lugar a dudas.
 
   De ser así, el popular Rami-chan se convertirá en el primer latino en la historia de la NPB en recibir tal honor y en el segundo o tercer extranjero en ser admitido al panteón de los inmortales, además de ser el primer foráneo en ingresar al Meikyukai.
 
   Vale la pena aclarar aquí la definición de “extranjero” que se utiliza en la NPB. Después de todo, grandes figuras de la historia de la liga han sido descendientes de padres foráneos, como el legendario Sadaharu Oh, cuyo padre era taiwanés, y el también inmortal Masaichi Kaneda, cuyos padres eran surcoreanos.
 
   La diferencia reside en la manera en la que los peloteros son registrados para jugar en la liga. Oh y Kaneda, al igual que muchos otros, se formaron como peloteros en las ligas colegiales de Japón y llegaron a la NPB después de graduarse de la escuela secundaria, por lo que en su momento fueron registrados como jugadores “japoneses” en las nóminas de sus respectivos equipos.
 
   Ramírez, por el contrario y al igual que muchos otros importados que llegaron al país después de haberse formado como peloteros en el exterior, fue registrado como jugador “extranjero” al momento de su debut en la liga en 2001.
 
   Hasta la fecha, sólo un jugador que fue registrado como “extranjero” a su llegada al país ha sido electo al Salón de la Fama japonés desde que se asumió el actual sistema de dos ligas en 1950. Se trata del hawaiano Wally Yonamine, quien se convirtió en 1951 en el primer importado en jugar en la NPB después de la Segunda Guerra Mundial.
 
   El venezolano se convertiría, por lo tanto, en el segundo extranjero en ser admitido, aunque es probable que el norteamericano Karl “Tuffy” Rhodes, que dejó de jugar en Japón después de la campaña 2009 y también acumuló números de leyenda, sea electo antes que él.
 
   Hay que destacar que otras tres personas nacidas en el exterior han sido también admitidas al Salón. El ruso Víctor Starffin, que creció y se formó como lanzador en Asahikawa, Hokkaido, y que jugó entre 1936 y 1955, fue electo en 1960, mientras que los norteamericanos Frank “Lefty” O’Doul y Horace Wilson fueron electos en 2002 y 2003, respectivamente.
 
   O’Doul fue reconocido por su invalorable ayuda para organizar giras de estrellas de las Grandes Ligas por Japón en los años 30 que luego llevaron al nacimiento del béisbol profesional en el país, mientras que a Wilson se le acredita la introducción del deporte a Japón en 1870.
 
   Las reglas para elegir a los peloteros que serán exaltados al Salón de la Fama japonés son similares a las que se utilizan en los Estados Unidos. Los candidatos deben haberse retirado como jugadores activos al menos 5 temporadas antes de poder ser considerados en la votación, que es realizada por alrededor de 300 periodistas deportivos locales, tanto activos como retirados.
 
   Todo aquel candidato que reciba al menos el 75% de los votos ganará su ingreso y si no consigue ese porcentaje en su primer año de elegibilidad podrá ser considerado por 14 años más.
 
   Por lo tanto, Rami-chan deberá primero retirarse como jugador, algo que podría suceder en uno o dos años, y después habrá que esperar que pasen cinco campañas antes de que pueda ser considerado por primera vez para ser admitido. 
 
   Sin embargo, su caso es tan fuerte que ya sea en el primer año de elegibilidad o no debería ser exaltado sin problemas al panteón de los inmortales del béisbol japonés.
 
   En cuanto a su ingreso al Meikyukai, que es un club privado con fines de caridad, todo depende de que reciba una invitación para ser admitido de parte de los miembros actuales. No obstante, teniendo en cuenta su popularidad y el gran respeto que le tienen la mayoría de las grandes figuras del deporte en el país, esa invitación le debería llegar en cualquier momento.
 
   De manera que desde ya le extendemos nuestras más sinceras felicitaciones por todos sus logros y también nuestro más profundo agradecimiento por lo alto que ha llevado al béisbol latino en la tierra del sol naciente.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir