Mar, 09 Ago 2022 21:08 PM

Otani encabeza nueva generación de estrellas japonesas

   Uno de los temas que más preocupa a los japoneses es la fuga cada vez mayor de sus estrellas a las Grandes Ligas. Su principal miedo, en este aspecto, es que su torneo nacional se quede sin figuras que despierten la admiración de los fanáticos locales.
 
   No obstante, varios novatos que han debutado esta campaña en la NPB están demostrando con sus sobresalientes actuaciones que no hay razones para preocuparse, ya que el béisbol colegial japonés está en capacidad de seguir produciendo nuevas estrellas todos los años.
 
   El joven de 19 años de los Luchadores de Nippon Ham Shohei Otani se ha convertido en el más famoso de ellos luego de transformarse en el primer lanzador-jugador de posición que ha visto la liga en décadas. Sus habilidades como abridor y también como bateador de la alineación regular son tan buenas que su manager decidió utilizarlo en ambos roles y hasta ahora el joven talento no ha defraudado.
 
   Como abridor tiene récord de 2-0, con 20 ponches, 17 boletos y una efectividad de 5.16 en 6 aperturas. Como bateador, suma ya 2 jonrones, 13 dobles y 14 empujadas y posee un promedio de .276 en 45 juegos.
 
   Estas cifras no son especialmente impresionantes, pero cuando se toman en consideración su corta edad y el hecho de que está jugando dos posiciones muy distintas y exigentes al mismo tiempo, resulta imposible no aplaudir su esfuerzo.
 
   Tal es la admiración que ha despertado en los fanáticos locales que, a pesar de no estar jugando a tiempo completo ninguna de sus dos posiciones, fue elegido para participar en la Serie de las Estrellas y, como si eso fuera poco, se convirtió en una de las principales atracciones del evento.
 
   En el primer juego entró como relevista y permitió 2 hits sin carreras en una entrada, tras la cual se quedó en el terreno y tomó 2 turnos como bateador. En el segundo salió como titular y se fue de 4-1, con un doble, una anotada y un ponche, además de cubrir tanto el jardín derecho como el izquierdo. En el tercero salió como bateador emergente y conectó un sencillo que empató el juego y posteriormente anotó la carrera que le dio el triunfo al combinado de la Liga del Pacífico.
 
   Todavía le queda mucho camino por recorrer en su carrera y es probable que en el futuro tenga que concentrarse en una sola de las dos posiciones que está jugando, pero lo cierto es que el inicio que ha tenido ha sido muy bueno y su innegable talento le vislumbra un futuro muy prometedor en el deporte.
 
   El que mejores resultados ha arrojado hasta ahora es el derecho de 23 años de los Gigantes de Yomiuri Tomoyuki Sugano, quien está debutando al máximo nivel luego de pasar por la universidad y de perderse un año de acción de manera voluntaria para poder firmar con su equipo favorito.
 
   Al momento de escribir esta nota, el joven monticulista lidera a los abridores de los todopoderosos Gigantes en aperturas (18), victorias (9), entradas lanzadas (123) y ponches (108) y es segundo en efectividad (2.71), cifras que también lo ubican entre los líderes de esos departamentos en la Liga Central.
 
   Su gran talento, su mayor experiencia sobre la lomita debido a su edad y el respaldo del mejor equipo del momento en la NPB lo colocan en una inmejorable posición para llevarse el premio al Novato del Año cuando termine la temporada.
 
   Otro lanzador que ha destacado mucho sobre el montículo es el derecho de 19 años de los Tigres de Hanshin Shintaro Fujinami, quien vio cumplido su sueño de firmar con su club favorito luego de ser seleccionado por éste en el draft del año pasado.
 
   Luego de convertirse en el as de la escuela secundaria Toin de Osaka que ganó el Torneo Anual Colegial de 2012 celebrado en el Estadio Koshien, su llegada a las filas de Hanshin generó muchas expectativas y hasta ahora el espigado serpentinero no ha defraudado.
 
   En las 15 aperturas que ha realizado hasta ahora, su récord es de 7-4, con 78 abanicados y 23 boletos en 82 entradas y un tercio y su efectividad es de 2.84. Estas cifras lo colocan entre los líderes de su equipo en esos departamentos, lo que no es poco decir considerando que otros tres abridores del club se encuentran entre los líderes de esos renglones en la Liga Central.
 
   Su actuación puede que no sea suficiente para valerle el premio al Novato del Año cuando termine la temporada, pero seguro le otorgará un puesto fijo en la rotación del conjunto para el año que viene y también un aumento de sueldo.
 
   En lo relativo a los jugadores de posición debe destacarse el desempeño del toletero de 23 años de los Leones de Seibu Hideto Asamura, quien ha sorprendido a todos al convertirse en uno de los mejores cuartos bates de la Liga del Pacífico.
 
   A pesar de estar disputando su tercera temporada completa con el equipo, el joven pelotero ha redescubierto su talento este año tras recibir, con un poco de suerte, el respaldo y la confianza de su manager.
 
   El cuarto bate titular del conjunto, el excepcional jonronero Takeya Nakamura, ha estado fuera de acción desde el inicio de la temporada debido a una operación, y ninguno de los remplazos que el club decidió probar en ese puesto, incluyendo al dominicano José Ortiz, arrojó buenos resultados, por lo que el manager decidió jugárselas con él.
 
   Fue así como a finales de mayo Asamura fue movido a la primera base y colocado en el cuarto puesto de la alineación y desde entonces no ha parado de producir. Al momento de escribir esta nota lidera la Liga del Pacífico en empujadas (69), es segundo en dobles (24) y porcentaje de slugging (.579), tercero en hits (117), cuarto en promedio (.329) y quinto en jonrones (19), todas nuevas marcas personales a pesar de que todavía quedan dos meses de temporada.
 
   Cuando Nakamura regrese a la acción en el futuro seguramente retomará su puesto como cuarto bate del equipo, pero esto no significará la partida de Asamura sino más bien su reubicación dentro de la alineación para ayudar a éste y al club a seguir produciendo carreras.
 
   Es probable que en el futuro tanto Otani como Sugano, Fujinami y Asamura decidan dar, como tantos otros lo han hecho hasta ahora, el salto a las Grandes Ligas, pero eso tampoco representará en su momento la extinción de estrellas locales en la NPB.
 
   Todo lo contrario, como ocurrió con ellos y como ya ha pasado casi todos los años en el pasado, nuevas estrellas surgirán de los torneos colegiales y universitarios y firmarán con sus equipos profesionales favoritos para saltar a la fama y seguir poniendo muy en alto, tanto nacional como internacionalmente, el buen nombre del béisbol japonés.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir