Mar, 09 Ago 2022 19:46 PM

¿Quiénes serán los próximos japoneses en irse a MLB?

   Luego de completada la muy publicitada firma del lanzador Masahiro Tanaka con los Yanquis de Nueva York la semana pasada, muchos se preguntan ahora quiénes serán los próximos peloteros japoneses en dar el salto a las Grandes Ligas en el futuro.
 
   El consenso general es que el próximo gran nombre en apelar al Sistema de Traspasos para tratar de hacer la transición a las mayores será Kenta Maeda, el as de los Carpas de Hiroshima y el mejor de los abridores que tuvo Japón en el Clásico Mundial de Béisbol 2013.
 
   El derecho de 25 años, que tiene récord de 71-50, 897 ponches y una efectividad de 2.41 en las 6 temporadas que ha trabajado hasta ahora como profesional, ha sido uno de los mejores lanzadores de la Liga Central en los últimos años.
 
   A pesar de su corta edad, ya ha ganado el Premio Sawamura (el equivalente japonés al Premio Cy Young) en una ocasión (2010) y ha liderado su circuito en efectividad 3 veces (2010, 2012-2013), en entradas lanzadas 3 veces (2010-2012), en ponches 2 veces (2010-2011) y en victorias una vez (2010).
 
   Adicionalmente, agrandó mucho su imagen al erigirse como el mejor abridor de su selección durante el pasado Clásico Mundial, luego de que Tanaka decepcionara sobre el montículo tras no poder adaptarse bien a la pelota de las mayores.
 
   Su récord final del torneo fue de 2-1, con 18 ponches y una efectividad de 0.60 en 15 entradas completas. En contraste, Tanaka, que abrió un solo juego, dejó una marca de 0-0, con 12 ponches y una efectividad de 2.57 en apenas 7 episodios.
 
   El estilo de lanzar de Maeda es muy similar al de Tanaka. Su recta alcanza las 93-94 millas por hora y la sabe combinar muy bien con su gran slider y el resto de sus lanzamientos quebrados. Su control y su habilidad para mezclar sus lanzamientos, como es el caso en la mayoría de los lanzadores nipones, son sus mejores armas.
 
   No obstante, a diferencia del ahora miembro de los Yanquis, Maeda no es tan alto ni fuerte físicamente, por lo que algunos scouts consideran que podría ocupar el tercer o cuarto puesto de la rotación de abridores de un equipo de las Grandes Ligas, pero no el primero o el segundo. Así mismo, parece poco probable que despierte un interés tan grande o que reciba un contrato tan elevado como el de Tanaka.
 
   Maeda mismo ya ha anunciado su deseo de irse a la Gran Carpa en el futuro, por lo que su equipo podría ponerlo a la venta incluso a finales de este año, pero muchas cosas positivas deberán pasar primero antes de que eso ocurra.
 
   El joven monticulista deberá convertirse, indiscutiblemente, en el mejor lanzador de la NPB, ayudar a su equipo a clasificar a la postemporada y pelear por un título y, sobre todo, dejar a la gerencia de su club tan satisfecha que ésta misma sienta que no le pueda pedir nada más.
 
   Los términos de su actual contrato lo obligan a disputar tres temporadas más con Hiroshima antes de poder convertirse en agente libre, por lo que de no recibir el visto bueno de su equipo no podrá irse a las Grandes Ligas sino hasta 2017.
 
   Sin embargo, de continuar rindiendo como lo ha hecho hasta ahora lo más probable es que su equipo apruebe su solicitud de ponerlo a la venta, ya sea en uno o dos años.
 
   Luego de Maeda, el próximo gran candidato a dar el salto a las Grandes Ligas es quizás el secreto mejor guardado de la NPB: el as de los Búfalos de Orix Chihiro Kaneko, quien ha sido uno de los abridores más sobresalientes de la Liga del Pacífico en los últimos años.
 
   Sus números de la campaña 2013, si bien quedaron opacados por el histórico año que tuvo Tanaka, fueron realmente impresionantes: 15-8, con 200 ponches y una efectividad de 2.01 en 223 entradas y un tercio.
 
   De hecho, superó a Tanaka en 5 categorías que no son precisamente de menor importancia: aperturas (29 a 28), juegos completos (10 a 8), blanqueos (3 a 2), entradas lanzadas (223.1 a 212.0) y ponches (200 a 183).
 
   En las 8 campañas que ha jugado como profesional, su récord es de 74-43, con 950 ponches y una efectividad de 2.82 en 1.095 entradas y un tercio. Además, ha liderado su circuito dos veces en aperturas, blanqueos y entradas lanzadas y una vez en victorias y ponches.
 
   Puede que estos logros no parezcan muy importantes, pero sin duda lo son cuando se toma en cuenta que los logró en un momento en que también estaban activos en la liga, y en pleno apogeo de sus carreras, lanzadores de la talla de Yu Darvish, Hisashi Iwakuma, Tsuyoshi Wada, Hideaki Wakui y el propio Tanaka, todos ellos ganadores del Premio Sawamura y/o el galardón al Jugador Más Valioso de la temporada.
 
   A diferencia de Tanaka y Maeda, Kaneko es más bajo y liviano y su velocidad no es tan alta (su recta apenas llega a 90 millas por hora), pero compensa su falta de poder con su gran control y con 7 lanzamientos distintos que sabe mezclar muy bien: recta, recta de 2 costuras, cambio, curva, cutter (recta con movimiento), bola de tenedor y slider.
 
   El mayor obstáculo que deberá superar es su edad. A sus 30 años y con dos temporadas todavía por disputar para poder convertirse en agente libre, parece poco probable que su caso despierte demasiado interés de parte de los clubes de las mayores. No obstante, ahí es donde está su máximo valor.
 
   Precisamente porque no muchos equipos estarán interesados en él, se le podrá contratar por un monto modesto y obtener de él resultados que superarán con creces la inversión realizada en firmarlo, como ocurrió en el caso de Hisashi Iwakuma, quien llegó a las mayores en circunstancias muy parecidas.
 
   Los Gigantes de Yomiuri ya lo tienen en su mira debido a que se convertirá en agente libre a nivel nacional al finalizar la campaña 2014. Sin embargo, de tomar la decisión de abandonar su equipo, lo más probable es que el lanzador decida irse a las Grandes Ligas antes de firmar con otro conjunto japonés.
 
   De ser este el caso, su equipo tendría que ponerlo a la venta a finales de este año a través del Sistema de Traspasos, por lo que Kaneko podría terminar haciendo la transición a las mayores antes que Maeda.
 
   Otro jugador que probablemente apele al Sistema de Traspasos a finales de esta campaña es el jardinero estrella de los Búfalos de Orix Yoshio Itoi. Luego de disputar sus primeras 6 temporadas como profesional con los Luchadores de Nippon Ham, el habilidoso toletero expresó su deseo de irse a las mayores a finales de 2012, sólo para que su equipo lo cambiara de manera sorpresiva a Orix en 2013, lo que interrumpió abruptamente su plan.
 
   Luego de cumplir una exitosa primera campaña con el conjunto de Osaka, el pelotero buscará arrojar buenos resultados otra vez este año de manera de convencer a su club de permitirle irse a los Estados Unidos.
 
   Al igual que Kaneko, su mayor debilidad está en su edad. Con 32 años a sus espaldas y necesitando otros 4 más para convertirse en agente libre puede que le sea muy difícil despertar el interés de los equipos de las Grandes Ligas cuando finalmente lo pongan a la venta. Sin embargo, es probable que acepte incluso un contrato de ligas menores, como lo hizo en su momento el campo corto Munenori Kawasaki, con la esperanza de ganarse un puesto luego en las mayores.
 
   De lograr hacer la transición su impacto en la Gran Carpa sería mínimo, pero debido a lo poco que costaría contratarlo sería sin duda una buena inversión hacerlo. Su promedio de por vida en la NPB es de .301, ha ganado 5 Guantes de Oro consecutivos (2009-2013), ha sido elegido 3 veces al equipo ideal de la temporada (2009, 2011-2012) y ha liderado a la Liga del Pacífico dos veces en porcentaje de embasado (2011-2012).
 
   Su rendimiento probablemente sería parecido al de Norichika Aoki y sin duda ayudaría mucho a un club modesto necesitado de un buen jardinero que batee para promedio, defienda bien y pueda robar bases de vez en cuando.
 
   El cotizado novato de los Luchadores de Nippon Ham Shohei Otani, quien con apenas 18 años debutó como profesional en 2013 y causó sensación al trabajar simultáneamente como abridor y jardinero, promete unirse a esta lista en unos 5 o 6 años.
 
   El joven talento trató incluso de irse directamente a las Grandes Ligas después de graduarse de la escuela secundaria, pero Nippon Ham lo convenció de iniciar su carrera en Japón en lugar de pasar trabajo en las categorías menores de los Estados Unidos.
 
   No obstante, parte del acuerdo para firmar con el conjunto de Sapporo fue que éste lo pusiera a la venta a los clubes de las mayores cuando el momento fuese apropiado, por lo que tan pronto como el pelotero considere que está listo podrá solicitarle a su equipo que lo deje irse a la Gran Carpa.
 
   Una cosa que deberá hacer antes de que eso ocurra es especializarse en uno de los dos roles que realizó en 2013, ya que de otra manera no podrá alcanzar un nivel de juego lo suficientemente bueno como para atraer la atención de los scouts.
 
   Lo más interesante de todo es que rindió bien tanto sobre el montículo como en la caja de bateo, por lo que no será fácil decidir en cuál departamento especializarlo. Sin embargo, lo más probable es que su equipo lo termine convirtiendo en lanzador a tiempo completo debido a lo necesitado que está en esa área.
 
   Lo que ocurra en la temporada 2014 nos dirá cuál de estos candidatos será el primero en intentar de dar el salto a las Grandes Ligas el año que viene.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir