Mar, 09 Ago 2022 19:26 PM

Lesiones amenazan el éxito de los latinos en 2014

   Una serie de lesiones menores han afectado hasta ahora el normal desarrollo de los entrenamientos primaverales de hasta 10 jugadores latinos, quienes de no recuperarse pronto podrían ver interrumpido el éxito de sus respectivas campañas en la NPB este año.
 
   A continuación les presentamos un breve resumen de los casos de los peloteros afectados, analizando las expectativas que sus clubes tienen de ellos y explicando las posibles consecuencias a sus carreras si no logran cumplirlas, al menos parcialmente.
 
   Mauro Gómez. El toletero dominicano de los Tigres de Hanshin no ha salido de un problema físico para entrar en otro desde que llegó a Japón. Primero, se reportó con más de una semana de retraso a los entrenamientos primaverales de su club debido al nacimiento y posterior hospitalización de su hija. Luego, una fiebre leve lo mantuvo inactivo por un par de días y apenas se recuperó empezó a sentir dolores en la parte posterior de su rodilla derecha que lo han obligado a hacerse varios chequeos médicos y lo han mantenido fuera de acción hasta ahora. Los exámenes que le han realizado no han identificado problemas de gravedad, pero el club sigue manejando su caso con mucho cuidado. El isleño ha impresionado durante las prácticas de bateo que ha podido completar hasta los momentos, por lo que sus entrenadores están ansiosos de verlo en acción en un juego de pretemporada. Debido a que Hanshin tiene el plan de utilizarlo como su cuarto bate titular y básicamente convertirlo en uno de los extranjeros más famosos de la liga si rinde bien, Gómez es el latino que más tiene que perder este año si no se recupera pronto y empieza a jugar.
 
   Héctor Luna. El antesalista dominicano de los Dragones de Chunichi vio su histórico debut en la NPB en 2013 interrumpido por una lesión en su rodilla derecha que lo obligó a abandonar los terrenos de juego a mediados de agosto. De haber podido jugar la temporada completa es muy probable que hubiese conquistado el título de bateo de la Liga Central. Durante el descanso invernal planeó operarse para tratar la lesión, pero al final decidió no hacerlo y probar una solución alternativa. Tuvo la oportunidad de ver algo de acción en la liga dominicana y ha participado en los entrenamientos primaverales de su club desde el primer día, pero hasta la fecha no parece que haya regresado al cien por ciento de sus condiciones. Su producción ofensiva en los juegos de pretemporada ha sido bastante decente, pero todavía no llega a la consistencia que mostró en su mejor momento el año pasado. El isleño tiene contrato asegurado para esta campaña y la que viene, pero salvo que cumpla con las grandes expectativas que su equipo tiene de él puede que no tenga la oportunidad de continuar jugando en la NPB. Habrá que esperar para ver cómo es su rendimiento este año y si la lesión que lo afectó en 2013 todavía está vigente o es una cosa del pasado.
 
   Alexis Gómez. El compatriota y compañero de equipo de Luna ha dejado una grata impresión hasta ahora en los partidos de pretemporada. Su producción ofensiva ha sido buena y también ha demostrado versatilidad defensiva al jugar en distintas posiciones. Sin embargo, se perdió un par de días de práctica a finales de febrero debido a molestias en su espalda. El problema no le ha impedido continuar jugando, pero sí le ha restado tiempo de juego ya que desde entonces se ha alternado entre los roles de titular y substituto, en lugar de mantenerse siempre como titular. Chunichi cuenta con él para acompañar a Luna en la parte fuerte de la alineación y producir tantas carreras como sea posible para el club, pero de no recuperarse pronto puede que pierda esa oportunidad y se vea obligado a pasar un tiempo en las ligas menores.
 
   Daniel Cabrera. El espigado lanzador dominicano de los Dragones de Chunichi se convirtió en el foco de la ira de sus entrenadores a principios de febrero cuando una molestia en la parte baja de su espalda lo obligó a reducir dramáticamente la intensidad de sus prácticas. Tras varios días sin mostrar mejoras notables el club lo acusó de perezoso y lo bajó a su equipo menor como castigo. Desde entonces, el derecho ya ha regresado a entrenar con el conjunto mayor y hasta ha visto acción en los juegos de pretemporada, pero las dudas acerca de su condición física persisten. Su debut el año pasado en la liga dejó una muy grata impresión en el equipo, pero varias lesiones le impidieron jugar toda la campaña. Su objetivo este año no sólo es mantener el buen rendimiento que mostró sobre el montículo en 2013 sino también tratar de disputar la temporada completa. De ello podría depender su futuro en la NPB.
 
   Wily Mo Peña. El toletero dominicano de los Búfalos de Orix tuvo un prometedor inicio en los entrenamientos primaverales de su club al conectar varios jonrones kilométricos en las prácticas de bateo. Incluso, fue el designado y cuarto bate titular del equipo en el partido de pretemporada disputado el 22 de febrero ante Chunichi. No obstante, una lesión sufrida el 3 de marzo en su costado derecho lo ha mantenido al margen y le ha impedido ver acción en otros encuentros desde entonces. El club está manejando su caso con mucho cuidado y planea mantenerlo en observación hasta mediados de marzo si es necesario para asegurar que su recuperación sea exitosa. Su intención es utilizarlo como su cuarto bate titular este año y hasta los momentos no ha conseguido un remplazo de garantías para cubrir su ausencia, por lo que una lesión seria podría echar por tierra sus planes para esta temporada. El caribeño, por su parte, también debe cuidarse al máximo porque otro año interrumpido por lesiones, como le ocurrió en 2013, podría ponerle punto y final a su paso por la NPB.
 
   Juan Miranda. El cubano de los Luchadores de Nippon Ham se convirtió en una grata sorpresa al rendir bien en los entrenamientos primaverales poco después de su llegada a Japón. Sin embargo, molestias en sus músculos abdominales lo apartaron de los terrenos de juego el primero de marzo y hasta ahora lo han mantenido inactivo. El club ya anunció que lo volverá a subir pronto al conjunto mayor, pero la movida todavía no se ha completado. Luego de quedar en el último lugar de la clasificación el año pasado, el equipo necesita toda la ayuda ofensiva que pueda obtener, por lo que de mantenerse sano el isleño tendrá la oportunidad de jugar constantemente. Si lo logra y arroja buenos resultados, su carrera en el béisbol japonés podría extenderse por varios años más; de lo contrario, su paso por la liga podría limitarse a sólo una campaña.
 
   Rainel Rosario. El prospecto dominicano de los Carpas de Hiroshima tiene su futuro en Japón asegurado por al menos 4 años tras firmar hace poco un contrato con el club por ese período de tiempo. No obstante, su carrera podría limitarse exclusivamente a las ligas menores si no logra mantenerse en las condiciones físicas necesarias como para pelear por un puesto un el equipo mayor. Hasta ahora, ha visto acción en algunos partidos de pretemporada del club como emergente e incluso como titular, pero también ha perdido tiempo de juego debido a una lesión menor en su cadera izquierda. Su éxito en el béisbol japonés dependerá en gran medida de su capacidad para mantenerse sano y estar disponible para jugar cada vez que su manager lo necesite.
 
   Michel Abreu. El poderoso toletero cubano de los Luchadores de Nippon Ham tuvo un debut de ensueño el año pasado en la NPB al capturar el título de jonrones de la Liga del Pacífico. Sin embargo, este año ha llegado a los entrenamientos primaverales con sobrepeso y en muy pobre condición física, lo que ha despertado la ira de su manager. En su caso, no se ha visto afectado por ninguna lesión en particular, pero su falta de forma lo está afectando tanto como si estuviese lesionado. La necesidad que el club tiene de sus servicios le facilitará regresar pronto a los terrenos de juego, pero antes de que eso ocurra deberá ponerse a tono y empezar a mostrar de nuevo su gran talento. Su actual contrato culmina este año, por lo que una mala campaña podría amenazar su continuidad en el béisbol japonés.
 
   Bárbaro Cañizares. El toletero cubano de los Halcones de SoftBank, que llegó a Japón precedido de su fama de gran bateador, lamentablemente no ha podido cumplir con esas expectativas hasta los momentos. A pesar de que ha estado trabajando con el club desde el inicio de los entrenamientos primaverales y de que no existen reportes de que esté lesionado, su notable ausencia en los juegos de pretemporada nos lleva a pensar que algo debe estar mal con su condición física. A pesar de que SoftBank cuenta con una de las mejores alineaciones ofensivas de la NPB, la presencia de otro importado de poder en el equipo titular es siempre bienvenida, por lo que parece poco probable que el club lo esté manteniendo al margen por decisión técnica. Quizás se trate de que esté teniendo problemas de adaptación al país y su cultura, pero todo parece indicar que se trata de un problema físico. Su contrato es por un año, por lo que si no tiene la posibilidad de mostrar su talento esta temporada puede que no reciba una segunda oportunidad de hacerlo.
 
   Enyelbert Soto. El zurdo venezolano de las Estrellas de DeNA se prepara a disputar su cuarta campaña en la NPB, pero lamentablemente para él no ha podido completar ninguna de ellas sin lesionarse. La temporada 2013 ha sido su peor hasta ahora (sólo vio acción en 8 juegos y registró una efectividad de 9.68), por lo que su objetivo este año será redimirse con su club y sus fanáticos y demostrar que sí tiene el talento suficiente para jugar en esta liga. Sin embargo, las cosas no le han salido bien hasta ahora. A pesar de que ha estado activo con el club desde el inicio de los entrenamientos primaverales su ausencia en los juegos de pretemporada ha sido evidente. Al igual que en el caso de Cañizares no existen reportes de que haya sufrido una lesión, pero es muy probable que esté siendo afectado por algún tipo de problema físico porque de lo contrario su nombre estaría incluido entre los candidatos para formar la rotación de abridores del conjunto este año. Esta es la última campaña de su actual contrato, por lo que de no arrojar resultados llamativos su carrera en la NPB llegará pronto a su fin.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir