Mar, 09 Ago 2022 19:56 PM

Rosario sigue demostrando que merece ser titular

   El dominicano Rainel Rosario, luego de pasar más de un mes con el equipo filial de los Carpas de Hiroshima, regresó este fin de semana a la máxima categoría del club para demostrar una vez más, y de manera contundente, que merece ser titular.
 
   En la serie de 3 juegos contra los Gigantes de Yomiuri que se disputó entre viernes y domingo en el Estadio Mazda de Hiroshima, el joven jardinero se fue de 11-5, con un jonrón, un doble, 3 anotadas y 2 empujadas, para registrar un promedio de .455.
 
   Debido a la escasez de cupos para peloteros extranjeros que existe en el roster el caribeño se ha visto relegado durante la mayor parte de la campaña al conjunto menor de la organización, pero ya es más que evidente que ese no debería ser el caso.
 
   En los apenas 34 juegos que ha disputado hasta ahora, el hispano batea para .339, con 8 cuadrangulares y 24 carreras empujadas, cifras que le darían una proyección para una temporada completa de 33 y 101, respectivamente.
 
   Por si esto fuera poco, lidera a su equipo en porcentaje de slugging (.576), es tercero en porcentaje de embasado (.389), quinto en jonrones (8) y sexto en empujadas (24), a pesar de que ha disputado menos de la mitad de los partidos que sus más inmediatos competidores.
 
   Con números tan sobresalientes como estos, la única razón lógica para relegarlo al segundo equipo sería que sus remplazos en la máxima categoría estuviesen rindiendo mejor que él, pero ese no ha sido necesariamente el caso.
 
   Hiroshima cuenta con tres toleteros importados en su roster y si bien, en teoría, todos ellos podrían ver acción al mismo tiempo (la liga impone un límite de 4 extranjeros por club en el roster activo), eso nunca ocurre porque sus posiciones defensivas se superponen y el bateador designado no se utiliza en la Liga Central.
 
   La figura inamovible del trío la representa el norteamericano Brad Eldred, que está completando una campaña para la historia con el club al liderar toda la NPB en jonrones (33) y carreras empujadas (91), además de batear para .262. Defensivamente, puede cubrir tanto el jardín izquierdo como la primera base.
 
   El segundo foráneo en jerarquía es el hawaiano Kila Ka'aihue, que ha visto su año interrumpido en varias ocasiones por lesión pero que a pesar de ello batea para .273, con 11 vuelacercas y 38 remolques en 76 juegos. La única posición que puede cubrir a la defensiva es la primera base.
 
   Rosario, que normalmente cubre el jardín izquierdo, es el tercero y último de la lista y hasta los momentos su rol sólo ha sido el de cubrir las ausencias de los dos primeros cuando se lesionan o necesitan descanso, pero como mencionamos anteriormente ya va siendo hora de que su manager le otorgue la titularidad que tanto se merece.
 
   Cuando Eldred y Ka'aihue están activos al mismo tiempo, el primero se encarga de cubrir el jardín izquierdo y el segundo de cubrir la primera base. No obstante, Eldred no es la mejor opción defensiva para los jardines debido a su imponente figura (mide 1,96 metros y pesa 122 kilos), lo que lo hace muy lento para cubrir apropiadamente esa posición.
 
   El puesto defensivo más apropiado para él es sin duda la inicial, pero como Ka'aihue no sabe cubrir otra posición el manager ha optado por mover a Eldred a los jardines para que ambos puedan jugar al mismo tiempo.
 
   Ahora, cuando el hawaiano ha estado lesionado y Rosario ha cubierto su ausencia, ha sido entonces el caribeño el que ha pasado a defender el jardín izquierdo, que es su posición natural, y Eldred el que ha regresado a la primera base, que también es su puesto original.
 
   Un dato que el manager Kenjiro Nomura debería tomar muy en cuenta es el siguiente. El porcentaje de triunfos de su club cuando Ka'aihue ve acción es de .522 (35-32), mientras que en el caso de Rosario esa cifra asciende a .588 (20-14).
 
   Queda claro que el dominicano no sólo tiene mejores números individuales que el hawaiano (su promedio es 66 puntos más alto y sus proyecciones de jonrones y empujadas son mucho mayores a las de éste), sino que además su presencia en la alineación produce más triunfos al equipo que la del primero.
 
   Adicionalmente, debido a su juventud (25 años) y su velocidad está mejor capacitado para cubrir el jardín izquierdo que Eldred, quien a su vez rinde mucho mejor a la defensiva en la primera base, que es su posición natural.
 
   Por si esto fuera poco, una alineación con Eldred en la inicial y Rosario en el jardín izquierdo no sólo produce más victorias y mejores números ofensivos, sino que también mejora la defensiva y reduce el número de errores.
 
   Ka'aihue es el que más errores ha cometido de los tres con 7, todos ellos defendiendo la primera base. Eldred le sigue con 6, pero repartidos entre el jardín izquierdo y la inicial, mientras que Rosario ocupa el último lugar de la lista con sólo 3 errores.
 
   ¿Cuál es la razón, entonces, para insistir con Ka'aihue cada vez que está disponible? Su veteranía es quizás una de las cosas que más pesan a la hora de incluirlo en la novena inicial (esta es ya su segunda campaña en Japón), pero probablemente el aspecto más importante es su salario, que es de aproximadamente de un millón de dólares por temporada.
 
   En comparación, el hawaiano gana el doble de lo que recibe Eldred y nada menos que 10 veces más de lo que gana Rosario, que pactó a finales de enero de este año con la franquicia por 4 temporadas y 100 mil dólares anuales.
 
   Resulta muy difícil, por lo tanto, justificar el envío del bateador importado más caro del roster al equipo menor en detrimento de un novato que sólo gana una décima de su salario.
 
   No obstante, Hiroshima tiene por primera vez en 20 años la posibilidad real de capturar el título de la Liga Central y eso debería ser más importante a la hora de definir la alineación del equipo que las jerarquías internas que puedan existir en el mismo.
 
   Si asegurar el campeonato del circuito requiere sacrificar al toletero foráneo mejor pagado del club en beneficio de otros dos que están rindiendo mucho mejor y que además están ayudando al equipo a ganar, entonces el manager debería tener la valentía de tomar esa decisión y brindarle a sus fanáticos una alegría que no experimentan desde 1991.
 
   Después de todo, no sería la primera vez que el pelotero mejor pagado de un conjunto japonés es relegado al equipo filial debido a su pobre rendimiento. El venezolano Alex Ramírez puede dar fe de ello, luego de que el año pasado fuese bajado al equipo menor de las Estrellas de DeNA a finales de abril debido a su modesto rendimiento y posteriormente fuese dejado ahí durante el resto de la temporada.
 
   Este mismo año, por citar otro ejemplo, el también venezolano José Celestino López ha sido sentado o utilizado solamente como bateador emergente con bastante frecuencia debido a su modesto promedio al bate (.234), a pesar del ser el importando mejor pagado de los Gigantes de Yomiuri.
 
   De manera que para el beneficio del conjunto de Hiroshima, de sus posibilidades de coronarse campeón de liga después de 23 años, de sus fanáticos y de su ciudad en general, la mejor decisión de podría tomar el manager Nomura sería darle la titularidad a Rosario en lugar de Ka'aihue. Así lo confirman los números, y con mucha claridad.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Compartir