Mar, 09 Ago 2022 19:22 PM

El despertar de Germán y la racha de hits de Gómez

 

   El repunte del dominicano Esteban Germán, cuyo promedio ha subido 58 puntos en 9 juegos, y la seguidilla de 16 partidos consecutivos con hit de su compatriota Mauro Gómez son los temas que más nos llaman la atención esta semana en la NPB.

 

   Desde que llegó a la liga hace 3 años Germán venía jugando a diario y registrando números muy sólidos tanto con su club actual, los Búfalos de Orix, como con el anterior, pero esta temporada su falta de forma y una lesión en su muslo lo han obligado a perderse más de 2 meses de acción.

 

   Por momentos, incluso pareció que el veterano de 37 años ya estaba llegando al final de su carrera en Japón luego de pasar mucho trabajo para mantener su promedio sobre .200 en sus primeros 24 encuentros de la campaña.

 

   Sin embargo, en los últimos 9 juegos ha contraatacado con una racha ofensiva que ha cambiado por completo el panorama de su carrera en la liga, que ahora parece que podría extenderse por varios años más.

 

   En esos 9 partidos, el habilidoso antesalista ha bateado para .433 (30-13), con 5 anotadas, 5 boletos y 6 bases robadas, lo que ha catapultado su promedio de .239 a .297.

 

   Cuando tuvimos la oportunidad de hablar con él hace un par de semanas en Japón, la explicación que nos ofreció con respecto a la mejora de su rendimiento fue muy sencilla: la posibilidad de jugar a diario.

 

   Al principio de la campaña no estaba en su mejor forma física y eso se hizo tan evidente sobre el terreno que su manager comenzó a dejarlo en la banca en lugar de utilizarlo como titular.

 

   Luego, lamentablemente, sufrió una lesión en el muslo que lo obligó a perderse seis semanas de acción y cuando por fin pudo regresar tampoco lo hizo en óptimas condiciones, por lo que poco después fue bajado al conjunto filial de Orix.

 

   Al final, eso fue lo que marcó la diferencia. El hecho de poder jugar a diario en el equipo menor le dio la oportunidad de reencontrarse con su mejor forma y ahora que ha podido volver simplemente se está poniendo al día con los que han debido ser sus números desde principios de año.

 

   Debido a todo el tiempo de juego que se perdió, parece difícil que logre reunir el número de turnos necesarios como para ubicarse entre los líderes ofensivos del circuito, pero de mantener el increíble ritmo de robos que ha mostrado en las últimas dos semanas no sería descabellado que lograse meterse en la pelea por el título de la especialidad.

 

   En este momento, el líder en robos de la Liga del Pacífico es Haruki Nishikawa, de los Luchadores de Nippon Ham, quien apenas tiene 21 en su haber. Germán totaliza 8 en este momento y eso lo coloca en el décimo tercer puesto de la categoría, pero no excesivamente lejos del liderato.

 

   Es por esto que afirmamos que si continúa robando bases al mismo ritmo que lo ha hecho en los últimos 9 juegos es posible que en cuestión de un mes pueda estar entre los 5 primeros del departamento e incluso acosando al líder.

 

   Quedan más de 2 meses de calendario por disputarse y si bien parece difícil que Orix pueda clasificar a la postemporada, el buen juego que ha desarrollado el equipo en las últimas semanas puede que motive al isleño a seguir rindiendo de la manera tan espectacular como lo ha hecho recientemente.

 

   Después de todo, su objetivo individual sigue siendo producir buenos números para que a finales de año el equipo le ofrezca un nuevo contrato.

 

   En lo que respecta a Gómez, su actual racha de 16 juegos en fila con hit es ya la más larga de su carrera en Japón, luego de que el año pasado comenzara la temporada con una seguidilla de 10 encuentros.

 

   Si bien su producción de jonrones y carreras empujadas apenas ha aumentado durante ese período, su promedio sí ha logrado subir 19 puntos (de .268 a .287), lo que coloca su rendimiento de la presente campaña en términos cercanos al del año pasado.

 

   En 2014, a esta altura de la temporada, el inicialista de los Tigres de Hanshin bateaba para .288, con 17 jonrones, 20 dobles, 49 anotadas y 74 empujadas. En comparación, su promedio actual es .287, con 12 cuadrangulares, 21 dobletes, 28 anotadas y 46 empujadas.

 

   Su promedio y su número de dobles es prácticamente el mismo, pero sus totales de vuelacercas, anotadas y remolcadas han disminuido bastante.

 

   Cuando tuvimos la oportunidad de entrevistarlo hace tres semanas en Japón, su explicación al respecto fue que simplemente el equipo no está bateando igual de bien que el año pasado y, como consecuencia, cada vez que se para sobre el plato casi nunca tiene corredores en las bases.

 

   En 2014, por el contrario, cada vez que iba a batear siempre tenía uno o dos compañeros en circulación y eso fue lo que al final le permitió capturar el título de carreras empujadas de la Liga Central con la cifra más alta de toda la NPB: 109.

 

   Los números de Hanshin hasta ahora ciertamente corroboran esa teoría. El popular conjunto de la región de Kansai produjo 599 carreras en toda la temporada pasada, por lo que si su rendimiento actual fuese el mismo de entonces en este momento debería contar con 374 anotadas en su haber.

 

   No obstante, ese no es el caso. A la fecha de hoy sólo ha cruzado el plato en 283 oportunidades, lo que representa el total más bajo no sólo de la Liga Central sino de toda la NPB.

 

   Por si eso no fuera suficiente, el promedio del conjunto (.241) es el segundo más bajo de la Liga Central y está nada menos que 23 puntos por debajo del que registró el año pasado (.264), por lo que no cabe duda de la ofensiva del club ha caído drásticamente en comparación a 2014.

 

   A pesar de todo, Gómez no sólo ha elevado su promedio al mismo nivel del año pasado sino que sus 46 empujadas son suficientes como para colocarlo en el cuarto puesto de la categoría en su circuito.

 

   Así mismo, es cuarto en dobles con 21, sexto en jonrones con 12, séptimo en hits con 94 y séptimo en porcentaje de slugging con .462, además de continuar siendo el cuarto bate titular del equipo y no haberse perdido un solo juego en toda la campaña, por lo que su rendimiento este año no puede sino calificarse de exitoso.

 

   Si bien es cierto que sus totales de jonrones y empujadas no son tan buenos como los del año pasado, también lo es que la productividad general de su equipo ha bajado de manera considerable con respecto a 2014 y que, a pesar de todo, él sigue siendo este año primero o segundo en esas categorías dentro del club.

 

   ¿Qué tan lejos podrá llegar con la racha actual de hits que posee? No lo sabemos, pero todavía falta tiempo antes de que pueda amenazar algún récord importante.

 

   La racha más larga de juegos consecutivos con hit para un latino en la NPB está en manos del venezolano Alex Ramírez, quien acumuló 27 en 2008, y la de extranjeros está en posesión del norteamericano Matt Murton, quien sumó 30 en 2010.

 

   El récord absoluto de la NPB es de 33 y fue establecido en 1979 por Yoshihiko Takahashi, quien fue acosado hace poco por el primer bate de los Leones de Seibu Shogo Akiyama, que sumó 31 juegos en fila este mismo año.

 

Compartir