Jue, 08 Dic 2022 05:26 AM

Los efectos del cierre patronal de la MLB en la NPB

 

La MLB inició un cierre patronal contra sus jugadores el jueves 2 de diciembre

 

   El cierre patronal que la MLB inició este jueves contra su Asociación de Peloteros ya está dejando sentir sus efectos en la NPB, que si bien han sido mayoritariamente positivos también incluyen algunos daños colaterales que explicaremos a continuación.

 

   Sin embargo, antes de adentrarnos en el tema es importante que expliquemos brevemente lo que está ocurriendo en las Grandes Ligas, que no representa ninguna sorpresa sino la conclusión lógica a un problema que tenía tiempo desarrollándose.

 

   El actual convenio laboral entre la liga y sus jugadores, que fue firmado en 2016 e incluyó una serie de cláusulas que han perjudicado mucho a los últimos desde entonces, se acaba de vencer y las negociaciones para renovarlo tienen tiempo estancadas.

 

   Como consecuencia, la MLB se vio “obligada”, según asegura el comisionado Rob Manfred, a iniciar un cierre patronal a las 12:01 am del 2 de diciembre con la intención de agilizar las negociaciones, que si se extienden demasiado podrían retrasar el inicio de la temporada 2022.

 

   El problema es que esa aseveración del comisionado es falsa, ya que la MLB es la única entidad capaz de realizar un cierre patronal, por lo que asegurar que alguna fuerza externa la obligó a tomar esa medida es mentir, como lo indicó el reconocido periodista norteamericano Keith Olbermann en Twitter.

   El abogado Eugene Freedman, que se especializa en negociaciones de uniones laborales, lo explica mejor en la misma plataforma. “La premisa fundamental que Rob Manfred justifica en su comunicado es una mentira. No existe requerimiento alguno para imponer un cierre patronal. Se trata de un acto voluntario de la gerencia. Es una táctica que está clasificada como guerra económica. El vencimiento del convenio laboral no obliga a la liga a iniciar el cierre patronal en contra de sus jugadores”.

 

   Nuestro amigo Arturo Marcano, que es un abogado especializado en la parte legal y gerencial de la MLB, tiene tiempo explicando esta disputa entre la liga y sus jugadores en su podcast Endorfinas, que es crucial para entender lo que está sucediendo.

 

   Históricamente, la MLB siempre se ha pintado como la víctima en este tipo de negociaciones y ha utilizado su propia cadena televisiva y su influencia en los medios norteamericanos para inclinar la balanza de la opinión pública a su favor, pero eso no quiere decir que tenga la razón.

 

   El problema actual es muy sencillo. El convenio laboral que se acaba de vencer le está permitiendo a los equipos ganar más dinero que nunca sin tener que esforzarse por competir, por lo que éstos invierten cada vez menos dinero en contratar jugadores de calidad y eso a la vez se traduce en salarios más bajos y peores condiciones laborales para los últimos.

 

   Los peloteros, como era de esperarse, se niegan a renovar un acuerdo tan perjudicial para sus intereses, pero lamentablemente sus opciones legales para modificarlo son muy pocas por lo que al final la mejor herramienta que tienen para tratar de hacerlo es ir a la huelga. 

 

   Sin juegos, los dueños de los equipos dejan de ganar dinero y eso es lo que verdaderamente los obligará a hacer algo para tratar de cerrar un pacto que permita reanudar la acción.

 

Un noticiero estadounidense anuncia la cancelación de la Serie Mundial de 1994

 

   No debemos olvidar que la huelga que iniciaron los jugadores el 12 de agosto de 1994, cuando las negociaciones entre ambas partes estaban tan estancadas, se terminó extendiendo por 232 días y forzó la cancelación de la postemporada y la Serie Mundial de ese año.

 

   Esperemos que ese escenario no se repita en esta ocasión, pero tomando en cuenta lo lejos que están ambos lados de llegar a un acuerdo en este momento no sería descabellado que pasen varios meses antes de que se firme el nuevo convenio laboral.

 

   Hasta ahora, los efectos del estancamiento de esas negociaciones se están dejando sentir en la NPB, con un tono muy positivo para sus clubes y sus fanáticos, pero no para los pocos jugadores que estaban planeando dar el salto a las mayores este invierno.

 

   El veterano Masahiro Tanaka, que deseaba regresar a la Gran Carpa en 2022 después de jugar este año en Japón con las Águilas de Rakuten, decidió posponer su plan por al menos una campaña más debido a la falta de seguridad laboral que ofrece la MLB en este momento.

 

   Lo mismo hizo el lanzador Tomoyuki Sugano, quien después de no poder irse a las mayores el año pasado a través del Sistema de Traspasos tenía planeado hacer la transición este invierno como agente libre. No obstante, la situación lo está obligando a quedarse otro año más con los Gigantes de Yomiuri.

 

Seiya Suzuki ha sido uno de los pocos japoneses perjudicados por el cierre patronal

 

   Quizás el más perjudicado de todos es el jardinero de los Carpas de Hiroshima Seiya Suzuki, quien apeló al Sistema de Traspasos este año con la intención de dar el salto a la MLB, sólo para ver su plan interrumpido por el cierre patronal que prohibirá, al menos hasta enero, que se realicen firmas internacionales.

 

   Suzuki todavía no ha dicho nada acerca de sus deseos y aspiraciones para el futuro, pero dependiendo de lo que ocurra entre ahora y el momento en que se puedan reanudar las contrataciones internacionales, es posible que decida retrasar su mudanza a la Gran Carpa hasta 2023.

 

   Aunque la situación es negativa para los planes de estos tres jugadores, sin duda es muy positiva para sus equipos, que podrán retenerlos por al menos una temporada más, y para sus fanáticos, que podrán verlos de nuevo sobre el terreno en 2022.

 

   Otro aspecto positivo del cierre patronal de la MLB para el circuito nipón es la posibilidad de ver a varios agentes libres de calidad probar suerte en Japón el año que viene debido a la falta de seguridad laboral en la Gran Carpa.

 

   Mientras más tiempo pase sin que la liga y sus jugadores lleguen a un acuerdo, más necesario será para todos esos agentes libres asegurar un contrato para la temporada 2022 y la NPB es, sin duda, el mejor destino disponible en este momento.

 

   Obviamente, la liga japonesa no tiene cupos ni fondos suficientes para firmar a todos los agentes libres de calidad que están disponibles en la actualidad, pero sin duda es posible que varios de ellos terminen cerrando acuerdos de un año con algún conjunto nipón.

 

Una huelga de la MLB colocaría a la NPB en el 1er plano del béisbol mundial

 

   Eso elevaría considerablemente la calidad de juego de la NPB y también sus ingresos económicos como liga, debido a la cantidad de estrellas que acumularía sobre sus terrenos de juego en un mismo año y la cantidad de artículos que vendería con sus nombres.

 

   Quizás el aspecto más positivo de todos sea la posibilidad de que el circuito japonés, al menos por un período de tiempo muy corto, se convierta en la liga de béisbol más importante del mundo y en la más vista por la audiencia televisiva intencional.

 

   Si el inicio de la temporada 2022 de la MLB llega a retrasarse debido al estancamiento de las negociaciones entre la liga y sus jugadores, la NPB se convertiría entonces en la primera opción de los canales deportivos norteamericanos para cubrir el vacío de programación que sufrirían en esa situación y eso, sin duda, aumentaría mucho su popularidad a nivel internacional.

 

   El año pasado, cuando la pandemia obligó a cancelar las acciones de la MLB y la NPB, la liga de Corea del Sur saltó al estrellato en Norteamérica debido a que fue la primera (después de la taiwanesa) en comenzar sus acciones en medio de la emergencia sanitaria.

 

ESPN transmitiría juegos de la NPB en caso de una huelga en la MLB

 

   Como consecuencia, ESPN compró los derechos para transmitir sus partidos y terminó dominando los índices de audiencia deportivos de la región hasta que las Grandes Ligas lograron comenzar su campaña a finales de julio.

 

   En esta ocasión, la NPB sería la primera opción a la que recurrirían las cadenas televisivas norteamericanas en caso de una huelga y eso sería enormemente beneficioso para el circuito nipón, si bien este nunca ha sido muy bueno promocionando su producto fuera de Japón.

 

   No obstante, este podría ser el momento decisivo que la obligue a transformarse de una liga de calidad muy tímida a un producto competitivo de nivel mundial.

 

Compartir