Mar, 09 Ago 2022 19:57 PM

Liga del Pacífico: SoftBank y Orix volverán a dominar

 

   Una de las razones que convierte a la Liga del Pacífico en la mejor de la NPB es su competitividad. Año tras año, cada uno de sus seis equipos cuenta con el chance legítimo de alzarse con el título del circuito al finalizar la temporada.

 

   Sin embargo, cuando nos sentamos a analizar las situaciones actuales de todos los candidatos llegamos a la conclusión de que de las cosas no parece que vayan a cambiar mucho con respecto a la campaña pasada.

 

   A continuación les presentamos nuestro pronóstico de la liga para la temporada 2015, incluyendo una explicación del razonamiento que nos llevó a colocar a cada equipo en la posición que al final le asignamos.

 

   A pesar de no haber firmado ningún refuerzo significativo durante el descanso invernal, los Halcones de SoftBank lucen de nuevo como el candidato a vencer y por esta razón los colocamos en el primer lugar de la tabla de posiciones.

 

   Su cuerpo de lanzadores no es el mejor, pero sí cuenta con un grupo de brazos muy consistente que puede darle a la ofensiva constantes oportunidades para ganar juegos. Tadashi Settsu, Kenichi Nakata, Kenji Otonari, Shota Takeda y el norteamericano Jason Standridge prometen ser miembros fijos de la rotación de abridores, mientras que el veterano Ryota Igarashi y el estadounidense Dennis Sarfate están llamados a hacerse cargo de las labores de relevo.

 

   La muy publicitada contratación del ex grandeliga Daisuke Matsuzaka no parece que vaya a afectar ni positiva ni negativamente al grupo, si bien es posible que su presencia en el banquillo, debido a su experiencia en las mayores, motive al resto de sus compañeros a elevar su nivel de juego.

 

   La mayor fortaleza del club sigue estando en su ofensiva. Nada menos que 5 de sus titulares quedaron entre los 10 mejores bateadores del circuito en 2014: Yuki Yanagita (3ero), Akira Nakamura (4to), Seiichi Uchikawa (5to), Dae Ho Lee (6to) y Yuya Hasegawa (7mo).

 

   Todos ellos han mantenido en lo que va de pretemporada la excelente forma que mostraron el año pasado, por lo que resulta altamente probable que su producción se mantenga al mismo nivel en 2015.

 

   Quizás su única debilidad la constituya la llegada de un nuevo manager, Kimiyasu Kudo, quien está debutando en su rol tras su larga carrera como lanzador en la liga. No obstante, el proceso de adaptación a su cargo ha sido tan perfecto que parece poco probable que su presencia vaya a interrumpir de alguna manera la buena marcha del equipo.

 

   La mejor prueba de ello la constituye el récord del club hasta ahora en la pretemporada: 8 victorias, 3 derrotas y un empate, lo que se traduce en un promedio de triunfos de .727, cifra que lo coloca en el primer lugar de la clasificación.

 

   Los Búfalos de Orix, que se reforzaron muy bien durante el invierno, están llamados a quedar segundos otra vez en la tabla de posiciones del circuito.

 

   Su objetivo a la hora de firmar al dominicano Tony Blanco, a los infielders Hiroyuki Nakajima y Eiichi Koyano y al lanzador norteamericano Bryan Bullington no es otro que coronarse campeones de liga, pero al menos hasta ahora todas esas piezas no parecen estar encajando en el grupo de la manera deseada.

 

   La lesión de su lanzador estrella Chihiro Kaneko, quien se perderá el día inaugural de la temporada, sumada al pobre rendimiento que han mostrado hasta los momentos otros lanzadores que rindieron muy bien el año pasado, como Yuki Nishi, Takahiro Matsuba y Daiki Tomei, es posible que limite mucho las posibilidades de triunfo del club esta campaña.

 

   Sin embargo, el numeroso talento con el que cuenta promete al menos arrojar resultados decentes que muy probablemente le permitan al club apoderarse del segundo peldaño de la tabla y clasificar a la postemporada.

 

   El tercer puesto se lo otorgamos a los Marinos de Lotte. Su roster es prácticamente el mismo que el de 2014, pero su rendimiento ha mejorado bastante, al menos en lo que va de los entrenamientos primaverales.

 

   Su récord de 7-3-1 (.700) en la pretemporada y su segundo puesto en la tabla detrás de SoftBank, además de ser el conjunto con el mejor promedio ofensivo de la primavera (.297), sin duda confirma su candidatura a clasificar a los playoffs este año.

 

   El mexicano Luis Cruz, que lideró al club con 61 empujadas en 2014 pero apenas bateó para .238, posee un promedio de .348 en la primavera y promete convertirse de nuevo una figura decisiva para el conjunto este año.

 

   Así mismo, el cubano Alfredo Despaigne, quien apenas disputó 2 meses de la campaña en 2014, debería empezar a jugar a finales de abril o principios de mayo, por lo que el equipo podrá contar con su buena producción ofensiva durante la mayor parte de la campaña.

 

   La pérdida de su as Yoshihisa Naruse, quien firmó como agente libre con las Golondrinas de Yakult, promete afectar su rotación de abridores, pero la generación de relevo del club ha hecho un gran trabajo hasta ahora cubriendo su ausencia.

 

   Los Leones de Seibu parecen contar con las herramientas suficientes como para ascender al cuarto puesto de la tabla en 2015, pero no más allá de eso.

 

   Luego de que el venezolano Ernesto Mejía y el veterano Takeya Nakamura deleitaran a los fanáticos el año pasado al capturar conjuntamente el título de jonrones del circuito con 34, la ofensiva del conjunto promete mantener su buen nivel en 2015, pero su cuerpo de lanzadores todavía deja mucho que desear.

 

   Su mejor abridor, Takayuki Kishi, es un lanzador de mucho talento, pero no puede ser calificado de as, y su segundo mejor abridor, el submarinista Kazuhisa Makita, es demasiado inconstante como para guiar al club por el camino de la victoria. El resto del grupo hace lo que puede, pero no es suficiente como para llevar al equipo a la postemporada.

 

   Las Águilas de Rakuten, a quienes colocamos en el quinto puesto de la clasificación, se encuentran en una situación similar. Su rotación de abridores está encabezada por un lanzador excelente, el joven Takahiro Norimoto, y cuenta además con un novato prometedor en Yuki Matsui, pero la calidad del resto podría calificarse de promedio.

 

   La contratación del famoso novato Tomohiro Anraku, quien realizó 772 lanzamientos en 5 juegos consecutivos del torneo colegial de Koshien hace un par de años, promete agregar profundidad al cuerpo de lanzadores del conjunto, pero parece difícil que su presencia sea decisiva en su primera campaña como profesional.

 

   La firma del dominicano Wily Mo Peña y de los norteamericanos Zelous Wheeler y Gaby Sánchez promete revivir la decaída ofensiva del club, que tocó fondo en 2014, pero no parece que pueda hacerlo lo suficiente como llevar al equipo a la postemporada.

 

   El último lugar de la tabla se lo adjudicamos a los Luchadores de Nippon Ham, que a pesar de que estuvieron a un paso de avanzar a la Serie de Japón en 2014 lucen totalmente incapacitados para completar una buena campaña este año.

 

   El líder de su rotación, el súper novato Shohei Otani, ha tenido una pretemporada para el olvido tras permitir 9 carreras en 10 entradas completas y perder 2 juegos en 2 salidas. Su manager ya lo nombró como el abridor del equipo para el juego inaugural de la campaña, pero con su efectividad en 10.13 y la mala forma que ha mostrado hasta ahora todo parece indicar que su debut no será el más exitoso.

 

   El mexicano Luis Mendoza, que ha lucido muy bien en la primavera, promete agregarle solidez a la rotación, pero el resto del grupo no parece tener mucho en el tanque. Incluso si el venezolano Víctor Gárate, que fue firmado para este año, completa una campaña exitosa, su aporte no sería suficiente para sacar al club del foso al que parece destinado a caer.

 

   El jardinero Sho Nakata, líder remolcador del circuito en 2014, promete mantener su nivel de producción para este año, al igual que el taiwanés Dai Kang Yo, pero el resto de la alineación tampoco parece tener lo necesario para producir las carreras que hacen falta para poder ganar los juegos.

 

   Los norteamericanos Jeremy Hermida y Brandon Laird fueron firmados con la idea de reforzar la ofensiva del club, pero si bien el primero está bateando para .381 ninguno de los dos ha podido marcar una diferencia hasta ahora en los resultados del conjunto.

 

   Normalmente, se dice que los resultados de la pretemporada no importan, pero luego de perder 7 juegos en fila y ocupar todavía la última posición de la clasificación con récord de 1-7-2, parece muy difícil que el equipo se levante de la lona y registre una campaña tan exitosa como la que tuvo el año pasado.

 

Compartir