Lun, 28 Nov 2022 00:19 AM

El último mes de la histórica campaña de Otani

 

Otani está liderando la MLB en este momento con 43 jonrones

 

   El fenómeno Shohei Otani entró esta semana en el último mes de la que es ya la mejor temporada de su carrera hasta ahora y una de las más impresionantes que jamás se hayan visto de la historia del béisbol profesional a nivel mundial.

 

   Al momento de escribir estas líneas, lidera las Grandes Ligas en jonrones (43), extrabases (73) y WAR (8.0) y además tiene un récord de 9-1, con una efectividad de 2.97 y 135 ponches en 20 aperturas, por lo que el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana ya está prácticamente en sus manos.

 

   Sin embargo, como ya lo hemos mencionado en el pasado, es crucial que termine la carrera, porque cualquier contratiempo que se encuentre en el camino podría convertirse en una excusa para menospreciar el increíble esfuerzo que realizado este año sobre el terreno.

 

   Tal como a nadie le gustaba ver a Usain Bolt reducir su velocidad en los últimos metros de una de sus carreras, en este caso tampoco nos gustaría ver al talentoso pelotero japonés perder puntos en las semanas finales de la temporada.

 

   Lo más importante de todo era que no se lesionara. Siempre y cuando pudiera jugar la temporada completa bateando y lanzado sin ningún tipo de interrupción, seguramente sus números a final de año iban a ser sensacionales y así ha sido hasta ahora.

 

   Hay quienes alegan que su nombramiento como Jugador Más Valioso ya es un hecho, incluso si no juega más partidos durante el resto de la campaña, pero eso no es necesariamente cierto. Por eso insistimos en que es fundamental que termine la carrera para disipar cualquier duda al respecto.

 

Pérez está poniendo en duda el título de jonrones que Otani parecía destinado a ganar

 

   Por ejemplo, sería triste verlo perder el título de jonrones de la Liga Americana después de mantenerse en el liderato del mismo durante tanto tiempo, pero esa posibilidad existe debido al increíble repunte final del venezolano Salvador Pérez, quien llegó ayer domingo a los 41 vuelacercas.

 

   El simple hecho de haber superado los 40 cuadrangulares este año ya representa una gran hazaña para el nipón y esa marca le va a ganar muchos votos para el Jugador Más Valioso, independientemente de que gane o no el título de esa categoría.

 

   No obstante, no hay duda que existe una gran diferencia entre cerrar el año en el primer lugar de ese departamento y no hacerlo. En el primer caso, su nombramiento podría ser unánime. En el segundo, podría no serlo, o incluso no ocurrir en lo absoluto.

 

   Con 93 empujadas en su haber, lo ideal sería que llegase a las 100 porque eso le daría un toque especial a su campaña, que de otra manera no sería tan extraordinaria. Parece difícil que pueda ganar el título de esa especialidad, pero llegar a las 100 sin duda va a ser clave para su candidatura.

 

   Su promedio ofensivo, que cayó de .270 a .258 en las últimas 2 semanas, es una de sus mayores debilidades y ese bajón sin duda está afectando sus posibilidades de alzarse con el galardón. Lo ideal sería que cerrara el año alrededor de .280, pero llegar a esa marca no va a ser nada fácil.

 

   Lo mismo podría decirse de su total de anotadas, que en este momento está en 89. No se trata de la estadística más importante de todas, pero llegar al centenar sin duda le va a ganar más votos que no hacerlo, por lo que será clave que logre ese objetivo.

 

   Su OPS estuvo hasta hace poco por encima de 1.000, pero ya cayó a .970. Esa cifra ya es espectacular, pero no tanto como estar por encima de 1.000, por lo que alcanzar de nuevo ese total sería muy importante para asegurar su designación como el mejor jugador de la temporada.

 

Otani ganó su noveno juego del año el viernes

 

   En lo que respecta a su faceta de lanzador, alcanzar las 10 victorias esta campaña también va a ser decisivo a la hora de evaluar su candidatura. Esa cifra no sólo representa una nueva marca personal, sino que también lo convertirá en el primer pelotero en sumar al menos 10 triunfos como lanzador y conectar al menos 10 jonrones como bateador desde Babe Ruth en 1918.

 

   Con marca de 9-1 en este momento, ese objetivo está al alcance de la mano y es muy probable que lo consiga en alguna de las 4 o 5 aperturas que le quedan en el calendario. Insistimos, no es lo mismo tener una marca de 10-1 que una de 9-1. Ese extra dígito hace una gran diferencia.

 

   Lo mismo ocurre con su efectividad, que bajó a 2.79 hace un par de semanas, antes de subir a 3.00 en su apertura siguiente. Tras su victoria del viernes, se redujo a 2.97 y siempre y cuando se mantenga por debajo de 3.00 sus posibilidades de ser nombrado JMV serán muy buenas.

 

   Con 135 ponches en su haber, es muy posible también que llegue a los 150, aunque no ocurre lo mismo con su total de entradas lanzadas, que se encuentra en 112.0. Necesita alcanzar las 162.0 para poder calificar al título de efectividad, pero parece imposible que eso suceda.

 

   Lo más probable es que llegue a las 130.0, siempre y cuando no sufra una lesión que le impida subirse al montículo. Considerando el enorme esfuerzo que ha realizado como bateador designado, llegar a los 130 episodios lanzados este año será sin duda una gran hazaña para él.

 

   Mucho se ha escrito hasta ahora de todas las nuevas marcas que ha establecido este año en términos de jugadores que lanzaron y batearon de manera simultánea en sus carreras y eso sin duda le ha ganado muchos adeptos entre los cronistas deportivos norteamericanos.

 

Hay quienes proponen que la temporada de Otani en 2021 es la mejor de la historia

 

   Tanto así, que algunos ya proponen que esta podría ser la temporada individual más exitosa en la historia de la MLB. Lo que está haciendo Otani es sin duda único, ya que prácticamente ningún otro pelotero lo ha hecho en el pasado, pero lamentablemente las estadísticas avanzadas no respaldan esa aseveración.

 

   Por ejemplo, el legendario lanzador Walter Johnson terminó la campaña 2013 con un WAR de 16.5, que representa la cifra más alta jamás registrada en la liga en la era moderna. En comparación, el WAR de Otani en este momento es 8.0 y parece poco probable que llegue a 10.0 para finales de año.

 

   El WAR más alto para un jugador de posición pertenece a Babe Ruth, quien cerró el año 1923 con un registro de 14.2. Otani ni se acerca a esa cifra, como tampoco al 11.9 de Barry Bonds en 2001 o al 10.7 de Mokie Betts en 2018, por citar 2 ejemplos más recientes.

 

   Por supuesto, algunos dirán que Babe Ruth lanzaba y bateaba contra rivales exclusivamente blancos que no tenían el nivel de los jugadores a los que se enfrenta Otani hoy día y que ni Bonds ni Betts podían lanzar, pero aún así las estadísticas no favorecen al japonés en este departamento.

 

   De cualquier forma, la mayoría admite que el pelotero nipón es el favorito para ganar el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana este año y las estadísticas sí respaldan su candidatura, incluso 4 semanas antes de la finalización del calendario.

 

   Quizás su mayor fortaleza es el hecho de que parece capaz de hacerlo todo bien sobre el terreno. Como lanzador, puede superar las 100 millas por hora con su recta, posee uno de los lanzamientos quebrados más difíciles de batear de la actualidad (su splitter), puede ponchar a muchos rivales, mantiene su efectividad por debajo de 3.00 y es un excelente defensor en su posición.

 

Como bateador, Otani está dominando la liga en poder

 

   Como bateador, está liderando el circuito en jonrones y extrabases, va camino a las 100 empujadas y las 100 anotadas, ya superó los 20 robos y alcanzó los 5 triples, acumula 4 hits con toques de bola y hasta ha defendido el jardín derecho en varias ocasiones.

 

   Puede que al final no consiga ningún título individual, pero los números que ha logrado sumar como bateador y lanzador a tiempo completo son sencillamente inverosímiles. El simple hecho de estar logrando algo que se creía imposible hasta antes de su llegada a la MLB ya lo convierte en una figura histórica.

 

   Si logra terminar la temporada con las cifras redondas que acabamos de mencionar (líder de jonrones, más de 100 empujadas y anotadas, al menos 10 victorias y una efectividad inferior a 3.00), es muy probable que sea elegido como Jugador Más Valioso de la Liga Americana de manera unánime.

 

   Si no, es perfectamente posible que se quede con los honores de todas maneras debido a la increíble actuación que ha realizado hasta ahora, independientemente de sus números. Sin embargo, lo que no debemos descontar es la posibilidad de que al final no gane el galardón. Parece poco probable que ocurra, pero de ser posible lo es y es por eso que debe continuar esforzándose hasta el final.

 

Compartir