Vie, 01 Jul 2022 06:10 AM

El secreto del éxito de la selección japonesa

 

Japón ganó el sábado su primera medalla de oro en el béisbol olímpico

 

   El triunfo del combinado japonés en el recién concluido torneo olímpico de béisbol no fue una casualidad, sino el resultado de un envidiable equilibrio entre dos elementos fundamentales para el éxito de cualquier conjunto deportivo: talento y preparación.

 

   Un atleta poco talentoso, pero que entrena duro y se prepara bien, puede llegar lejos, así como un deportista que casi no se ejercita pero tiene mucho talento. Sin embargo, ninguno de los dos podrá llegar tan lejos como un individuo talentoso que practica a menudo y está bien preparado.

 

   El seleccionado de Israel representa un buen ejemplo del primer caso. Su talento, que incluye algunos jugadores con experiencia en las Grandes Ligas, es limitado, pero su excelente preparación le permitió superar todas las expectativas en estos Juegos Olímpicos.

 

   Primero, ganó el torneo eliminatorio de Europa en 2019 para poder clasificar a la cita, y después se concentró con suficiente tiempo de antelación para entrenar apropiadamente y llegar al torneo en la mejor forma física posible.

 

   En su debut, perdió 6-5 en extra innings ante Corea del Sur y luego cayó 8-1 ante los Estados Unidos. Sin embargo, eliminó a México en la segunda ronda con un contundente marcador de 12-5, antes de perder 11-1 con Corea del Sur y luego caer eliminado 7-6 ante la República Dominicana, a la que casi deja fuera.

 

   Con un poco más de suerte y una mayor profundidad en su roster en ese partido final ante los caribeños es posible que hubiese podido meterse entre los 4 mejores del torneo y pelear por una medalla.

 

República Dominicana cuenta con mucho talento, pero su preparación no es la mejor

 

   La República Dominicana, por el contrario, representa un perfecto ejemplo del segundo caso. Su preparación y disciplina no son las mejores, pero sus peloteros son tan talentosos que pueden decidir un partido en cualquier momento con un batazo o una jugada defensiva clave.

 

   Quedó eliminada en la primera ronda del Premier 12 del año 2019 y luego no pudo ganar el torneo clasificatorio de las Américas celebrado en junio de este año, por lo que sólo aseguró su boleto a Tokio con un triunfo en el repechaje disputado poco después en México.

 

   De ahí se trasladó a la capital japonesa con escaso tiempo para prepararse, pero en el primer partido del torneo estuvo a dos outs de sorprender a Japón y anotarse su primera victoria. Luego blanquearon 1-0 a México, cayeron 4-3 ante Corea del Sur, eliminaron 7-6 a Israel con un rally de último minuto, perdieron 3-1 ante los Estados Unidos y derrotaron 10-6 a Corea del Sur para ganar la medalla de bronce.

 

   Con mejor preparación, organización y disciplina es muy posible que hubiese podido clasificar a la final y disputarle al anfitrión la medalla de oro.

 

   Corea del Sur, tal como ocurrió con Israel, se preparó bien y hasta detuvo su liga local para poder asistir a la cita con sus mejores jugadores, pero se hizo evidente que en este momento no posee su mejor generación de peloteros.

 

Estados Unidos combinó preparación y talento para llegar a la final

 

   Estados Unidos, por el contrario, se preparó bien y logró reunir al mejor talento que tenía a su disposición, mientras que México hizo todo lo contrario: se preparó mal y al final decidió no asistir con sus mejores jugadores.

 

   Japón, por lo tanto, fue el único equipo que logró alcanzar el balance perfecto entre talento y preparación, razón por la cual logró capturar la primera medalla de oro de su historia en el béisbol olímpico.

 

   Primero, su preparación comenzó en el año 2017, cuando Atsunori Inaba fue nombrado manager de la selección con la misión específica de ganar la medalla de oro en los Juegos de Tokio 2020.

 

   Sin perder tiempo alguno, en noviembre de ese año ganó una serie amistosa ante Taiwán y Corea del Sur, en marzo de 2018 disputó 2 partidos amistosos ante Australia y en noviembre derrotó 5-1 a un combinado de estrellas de las Grandes Ligas en otra serie de exhibición.

 

   Por si eso fuera poco, en marzo de 2019 jugó 2 partidos amistosos ante México y en noviembre ganó la segunda edición del Torneo Premier 12 luego de superar a Corea del Sur en la final y dejar una marca de 7-1 en la competencia.

 

   La pandemia interrumpió un poco su preparación, pero tal como se planeó para 2020, en 2021 la NPB detuvo su temporada regular por 4 semanas para darle chance a los equipos de ceder a sus mejores peloteros a la selección nacional y aumentar así sus posibilidades de éxito.

 

DeNA cedió el Estadio de Yokohama para que fuera la sede del torneo olímpico de béisbol

 

   Adicionalmente, las Estrellas de DeNA cedieron su parque, el Estadio de Yokohama, para que fuera la sede del torneo olímpico y los jugadores convocados se reunieron con suficiente tiempo para prepararse bien para la competencia y jugar partidos de calentamiento ante clubes de la NPB.

 

   La enorme presión de ser el anfitrión y comenzar el torneo como el principal favorito para ganar el oro se hizo evidente en los primeros juegos, cuando varios integrantes se mostraron nerviosos y pusieron en peligro el éxito del equipo.

 

   Sin embargo, el manager Inaba logró mantener la situación bajo control y corregir esos errores a medida que fue avanzando el torneo, al punto de que la mejor actuación del equipo llegó precisamente cuando más falta hacía: en el partido por la medalla de oro.

 

   Primero, mostró una compostura envidiable al generar un rally de 3 carreras en el cierre de la novena entrada para dejar sobre el terreno 4-3 a la República Dominicana, que tuvo dominado al conjunto local durante casi todo el juego inaugural.

 

   Su segundo enfrentamiento ante México fue un poco más cómodo (ganó 7-4), pero en el primer partido de la segunda ronda ante los Estados Unidos tuvo que apelar de nuevo al heroísmo para igualar la pizarra en el cierre de la novena entrada y luego dejar sobre el terreno 7-6 a su rival en el cierre de la décima.

 

Japón derrotó a Corea del Sur con un rally en el cierre del 8vo episodio

 

   La semifinal ante Corea del Sur estuvo empatada 2-2 hasta el cierre del octavo episodio, cuando un doble de 3 carreras de Tetsuto Yamada inclinó la balanza a favor del local, mientras que en la final dominó por completo a los Estados Unidos para capturar su codiciada medalla de oro.

 

   El joven abridor Masato Morishita estuvo magistral al no permitir carreras en 5 entradas completas, mientras que todos los relevistas que lo siguieron (Kodai Senga, Hiromi Ito, Suguru Iwazaki y Ryoji Kuribayashi) hicieron lo propio para blanquear a la poderosa alineación norteamericana.

 

   Un jonrón solitario de Munetaka Murakami en el cierre del tercer episodio y una anotada de Tetsuto Yamada que llegó luego de un error en el tiro a la goma del jardinero derecho Jack López, fue todo lo que necesitó Japón para ganar la final con un marcador de 2-0.

 

   Si bien es cierto que Japón no está en su mejor momento en lo que a lanzadores se refiere, al final los brazos que tenía disponible respondieron de la mejor manera posible, en especial los jóvenes que apenas están dando sus primeros pasos en competencias internacionales.

 

   De lo que sí no cabe duda es que su bateo estuvo excepcional. No tanto por los altos promedios y el buen número de carreras empujadas, sino porque los bateadores siempre respondieron cuando más falta hizo, ya sea con un jonrón, un sencillo, un toque de sacrificio o un elevado de sacrificio.

 

Sakamoto dejó en el terreno a la República Dominicana en el juego inaugural

 

   Hayato Sakamoto dejó sobre el terreno a la República Dominicana en el juego inaugural con un sencillo con las bases llenas, un jonrón de 3 carreras de Tetsuto Yamada decidió el partido ante México, Takuya Kai dejó en el terreno a los Estados Unidos con otro sencillo con las bases llenas, Yamada rompió el empate ante Corea del Sur con un doble de 3 carreras y Munetaka Murakami decidió la final ante Estados Unidos con un cuadrangular solitario.

 

   Resulta difícil predecir qué tipo de preparación realizarán otras selecciones nacionales para eventos internacionales futuros, como el Clásico Mundial de Béisbol, pero lo que sí es seguro es que Japón seguirá trabajando con la misma intensidad y dedicación con que lo ha hecho hasta ahora.

 

   Su modelo debería ser copiado por el resto de los países beisboleros, en especial por los latinoamericanos que tanto carecen de disciplina y organización, ya que si bien no garantiza la victoria sí es capaz de asegurar una buena actuación en cualquier cita de importancia que se presente.

 

Compartir