Lun, 28 Nov 2022 00:33 AM

¿Qué podemos esperar de Shohei Otani en 2021?

 

Otani ya conectó su 1er jonrón de la pretemporada 2021

 

   La destacada actuación del fenómeno Shohei Otani hasta ahora en la pretemporada de los Angelinos de Los Ángeles nos lleva a preguntarnos qué tan lejos podrá llegar el talentoso jugador japonés en la campaña 2021 de las Grandes Ligas.

 

   Su debut en las mayores en 2018, si bien se vio afectado por una severa lesión que redujo mucho su tiempo sobre el montículo, fue muy prometedor. Registró una marca de 4-2 y una efectividad de 3.31 en 10 aperturas y además bateó para .285, con 22 jonrones y 61 empujadas en 104 juegos como designado.

 

   Como resultado, fue nombrado Novato del Año de la Liga Americana y cubierto de elogios por parte de fanáticos y cronistas deportivos por su indudable talento sobre el terreno.

 

   Sin embargo, al final de esa misma temporada se sometió a la operación Tommy John para reparar su codo de lanzar, razón por la cual no pudo subirse al montículo en 2019, y en 2020, por culpa de la pandemia, apenas pudo realizar 2 aperturas en las que no le fue bien.

 

   Su producción ofensiva se ha mantenido constante desde el principio, pero como las lesiones han afectado tanto su faceta de lanzador muchos se han apresurado a llamarlo un fracaso y a decir que “los millones” invertidos en él se han perdido.

 

   Nunca dejará de sorprendernos la visión que tienen muchos de que Otani fue firmado por cientos de millones de dólares y que, por lo tanto, su contratación se ha convertido en una enorme pérdida de dinero para su equipo.

 

Los Angelinos firmaron a Otani como jugador amateur

 

   Aclaremos su caso una vez más. Por llegar a las Grandes Ligas con menos de 25 años, Otani se vio obligado a firmar como jugador amateur, lo que no sólo limita el salario que puede ganar anualmente sino también el monto de dinero que puede recibir como bono al momento de firmar.

 

   Como consecuencia, los Angelinos de Los Ángeles lo contrataron como un jugador amateur por 6 temporadas, lo que quiere decir que sólo puede cobrar salario mínimo por sus primeros 3 años y que sólo puede recibir un bono por firmar no mayor a 5 millones de dólares (en su caso sólo recibió 3).

 

   Según el portal Baseball Reference, en 2018 ganó 545 mil dólares y en 2019 650 mil. Su salario de 2020, que fue reducido sólo al número de partidos que disputó debido a la pandemia, no está disponible. Sin embargo, este año ganará 3 millones y el año que viene 5,5. 

 

   Esas son cifras extremadamente modestas para un pelotero que, según los entendidos, hubiese podido firmar por 200 millones de dólares si hubiese dado el salto a la Gran Carpa con 25 años y en calidad de agente libre internacional.

 

   De manera que no se ha perdido ningún dinero. Todo lo contrario, la modesta inversión que el conjunto de Los Ángeles ha realizado hasta ahora en él ya ha sido recuperada con creces en términos de ventas de productos con su nombre y de los derechos televisivos de sus juegos a Japón.

 

Incluso en Japón, la carrera de Otani se vio interrumpida por las lesiones

 

   Pero volvamos a su actuación sobre el terreno, que siempre se ha visto limitada por las lesiones incluso cuando estaba en Japón. En los 5 años que disputó con los Luchadores de Nippon Ham, sólo en 3 pudo llegar a las 20 aperturas y apenas en uno pudo ver acción en 100 partidos como bateador designado.

 

   Su carrera en la MLB ha transcurrido hasta ahora de una manera muy similar, pero tal como ocurrió en Japón siempre llega un momento en el que por fin puede disputar una campaña completa sin que lo molesten las lesiones y registrar los números fenomenales que todos esperamos de él.

 

   En la NPB, eso ocurrió en su cuarta temporada como profesional, en el año 2016. Como abridor, registró una marca de 10-4 y una efectividad de 1.86 en 20 aperturas Como bateador, dejó un promedio de .322, con 22 jonrones y 67 empujadas en 104 juegos como designado.

 

   Su actuación fue tan deslumbrante que no sólo fue nombrado Jugador Más Valioso de la Liga del Pacífico sino que también se convirtió en el primero y único pelotero de la historia del béisbol japonés en ser elegido al Equipo Ideal de su circuito en 2 posiciones distintas: lanzador y bateador designado.

 

   Este año estará disputando su cuarta campaña en las Grandes Ligas y si bien resulta muy difícil que logre repetir los números que registró en su cuarto año en Japón, tampoco resulta imposible que nos sorprenda con su actuación.

 

   Para empezar, ha lucido muy bien hasta ahora en los escasos 3 partidos de pretemporada que ha disputado. Como designado, ya suma 3 imparables en 5 turnos, incluyendo un soberbio jonrón, 3 anotadas y 2 empujadas.

 

Otani realizó una buena apertura de pretemporada este viernes

 

   Como abridor, permitió una carrera y 3 hits en una entrada y 2 tercios, pero los 5 outs que cosechó los consiguió todos por la vía del ponche. Su control no fue el mejor, pero su velocidad se acercó a las 100 millas por hora y sus lanzamientos fueron de caridad.

 

   Su manager, el respetado Joe Maddon, ya ha dicho que espera utilizarlo en ambos roles este año, por lo que siempre y cuando se mantenga sano las posibilidades de que tenga una campaña excepcional son muy buenas.

 

   El consenso general, después de verlo actuar en la pretemporada, es que su físico luce bien y que se nota cómodo sobre el montículo. Eso sin duda representa una muy buena señal, especialmente después de los sustos que dio en 2018 y 2020.

 

   A finales de 2018, cuando estaba recuperándose de la lesión en su codo, se le vio incómodo sobre el montículo y tan pronto como se hizo evidente que la velocidad de su recta había caído drásticamente, lo sacaron del juego y lo convencieron de operarse.

 

   El año pasado, cuando finalmente regresó al montículo después de perderse todo el 2019 por la operación Tommy John, tampoco se le vio bien, sobre todo después de permitir 7 carreras en una entrada y 2 tercios en 2 aperturas distintas.

 

   En esta ocasión, repetimos, luce fuerte físicamente, está bateando muy bien y se ve muy cómodo sobre el montículo, por lo que no es descabellado pensar que podríamos estar en los primeros días de una campaña histórica.

 

Si logra repetir en la MLB sus número de 2016 en Japón, se convertirá en una leyenda

 

   Con sólo llegar a 10 victorias como abridor y a 20 jonrones como bateador, tal como hizo en 2016 con Nippon Ham, su nombre quedará grabado por siempre en la historia de las mayores, ya que ni siquiera Babe Ruth pudo registrar esos números.

 

   En 2014, en apenas su segundo año como profesional con Nippon Ham, llegó a 10 victorias como abridor y a 10 cuadrangulares como bateador, razón por la cual los medios japoneses celebraron por todo lo alto el hecho de haber igualado a Babe Ruth como el primer pelotero en 100 años en lograr esas dos cifras.

 

   Dos años después, por supuesto, todos se desbordaron en elogios luego de que ganara 10 juegos y conectara nada menos que 22 jonrones, además de sumar 67 empujadas y registrar un promedio de .322. Sin duda, una campaña histórica desde todo punto de vista.

 

   En 2018 ya sumó 4 triunfos, por lo que siempre y cuando se mantenga sano sus posibilidades de llegar a la decena de victorias son buenas. La barrera de los 20 jonrones la superó en esa misma campaña, por lo que está claro que tiene el talento suficiente para hacerlo de nuevo.

 

   Ichiro Suzuki estableció en 1994 un nuevo récord de imparables en la NPB al sumar 210 en 130 juegos, lo que equivale a 1,615 hits por partido. Luego, en 2004 y contra todo pronóstico, conectó 262 imparables en 161 juegos de la MLB, lo que equivale a 1,627 hits por partido.

 

Ichiro logró superar en la MLB su ya increíble actuación en Japón

 

   Resulta difícil imaginar, a pesar de su innegable talento, que Otani pueda algún día completar una campaña en las Grandes Ligas que sea mejor a la que registró en 2016 con Nippon Ham, pero tal como lo demuestra el ejemplo de Ichiro, no es imposible que eso ocurra.

 

   Sólo con igualar sus totales de 10 victorias y 20 jonrones ya se convertiría en una leyenda, especialmente si también batea para .300 y se acerca a las 70 empujadas. No sólo ganaría el premio al Jugador Más Valioso de la temporada, sino que también su nombre pasaría a la inmortalidad. ¿Será esa la campaña que veremos de él en 2021? Sólo nos queda esperar para saberlo.

 

Compartir