Jue, 08 Dic 2022 04:01 AM

La agresividad de Hanshin en el mercado invernal

 

Suárez regresará a Hanshin en 2021

 

   Los Tigres de Hanshin se convirtieron esta semana en el equipo más agresivo del presente mercado invernal de la NPB, luego de asegurar las contrataciones de los dominicanos Mel Rojas Jr. y Raúl Alcántara, el taiwanés Wei-Yin Chen y el venezolano Robert Suárez.

 

   Esas movidas revelan, sin duda, un ferviente deseo de pelear por el título de la Liga Central en 2021, pero al mismo tiempo están acompañadas de un alto nivel de riesgo que podría echar por tierra los ambiciosos planes del club.

 

   La renovación de Suárez no tiene discusión. Se trata de un gran acierto tanto para el equipo como el jugador y lo más probable es que genere excelentes resultados por las siguientes dos temporadas, que es la extensión de su nuevo contrato.

 

   Después de la partida del dominicano Rafael Dolis, quien brilló como cerrador del conjunto durante 4 años, el manager apeló esta temporada para cubrir ese puesto al veterano Kyuji Fujikawa, quien se lesionó rápidamente y lo dejó vacante.

 

   Más como una medida de emergencia que como una movida planificada, el estratega le dio a Suárez la responsabilidad de cerrar los partidos y éste no pudo responder de una manera más exitosa. De inmediato mostró dominio y seguridad sobre el montículo y los demás es historia.

 

   El derecho de 29 años terminó liderando la Liga Central con 25 rescates y convirtiéndose en apenas el segundo latino en ganar ese título. Además, registró una efectividad de 2.24 y 50 ponches en 51 salidas desde el bullpen y también alcanzó las 100 millas por hora con su recta.

 

   El club lo dejó en libertad a principios de diciembre porque se creía que su preferencia era firmar con un equipo de las Grandes Ligas, pero al final ambas partes llegaron a un acuerdo para que éste continuase su carrera en la organización: un contrato de 2 años y 6,75 millones de dólares.

 

Chen ganó el título de efectividad de la Liga Central en 2009

 

   La adquisición de Chen también parece ser acertada. Luego de debutar en la NPB con los Dragones de Chunichi en 2005 y ganar el título de efectividad de la Liga Central en 2009 con un registro de 1.54, se mudó a las Grandes Ligas en 2012, donde jugó 4 exitosas temporadas con los Orioles de Baltimore y otras 4 campañas más con los Marlins de Miami.

 

   Este año regresó a Japón a mediados de temporada con los Marinos de Lotte, donde mostró una gran forma como abridor al registrar una efectividad de 2.42 en 4 apariciones, si bien su récord final fue un desalentador 0-3.

 

   Sin embargo, con apenas 35 años y 6 campañas de experiencia en Japón, lo más probable es que genere buenos resultados para su nuevo club y que ocupe un puesto fijo en su rotación de abridores, siempre y cuando no se lesione.

 

   Las mayores dudas están en las firmas de Rojas Jr. y Alcántara, quienes vienen de registrar números excepcionales en Corea del Sur. Lamentablemente para ellos, sus buenas actuaciones en ese circuito no les garantizan un éxito similar en Japón, tal como la historia lo ha confirmado una y otra vez.

 

   Hanshin, de hecho, ya tiene una experiencia negativa en ese sentido con el también dominicano Wilin Rosario, a quien pagó 3 millones de dólares en 2018 luego de que éste destrozara la pelota en la liga surcoreana en las 2 campañas anteriores.

 

   Rosario, quien pasó 5 años en las Grandes Ligas con los Rockies de Colorado, conectó más de 30 jonrones, remolcó más de 110 carreras y registró un promedio mayor a .320 en cada una de las 2 campañas que jugó con las Águilas de Hanwa en la KBO.

 

Rosario decepcionó con Hanshin en 2018

 

   Con tales números, su agente le negoció ese mega contrato de 3 millones de dólares anuales con Hanshin que incluía una opción del club para un segundo año y, sin darse cuenta, colocó al jugador al borde de un precipicio al que caería de inmediato si no producía buenos resultados.

 

   Desafortunadamente para él, eso fue lo que ocurrió. Su paso por el conjunto de Nishinomiya se limitó a sólo una temporada, en la que disputó apenas 75 juegos y bateó para .242, con 8 jonrones y 40 empujadas.

 

   Dos años antes de esa experiencia, los Marinos de Lotte sufrieron una desilusión similar con su compatriota Yamaico Navarro, quien también llegó a Japón en medio de enormes expectativas luego de destrozar la pelota en Corea del Sur, sólo para despedirse de la NPB por la puerta de atrás luego de una campaña.

 

   Navarro disparó 48 cuadrangulares y remolcó 137 carreras para los Leones de Samsung en 2015, por lo que se pensó que podría hacer algo similar con Lotte en 2016. Su debut en los entrenamientos primaverales fue sensacional, pero todo se vino abajo cuando lo arrestaron poco después por cargar 2 balas sueltas en su equipaje de mano en el aeropuerto de Naha, Okinawa.

 

   Luego de cumplir un mes de suspensión, comenzó a jugar con el equipo menor de Lotte y poco después debutó en el mayor, sólo para acumular números muy modestos. Al final, despidió el año con un promedio de .217, 10 vuelacercas y 44 remolques en 82 juegos, razón por la cual fue dejado en libertad.

 

   Este año, el lanzador dominicano Ángel Sánchez no logró detener esa racha de mala suerte, pero sí ofreció esperanzas para el futuro luego de firmar un elevado contrato de 2 años y 6,2 millones de dólares con los Gigantes de Yomiuri.

 

   El derecho de 31 años dejó una marca de 17-5 y una efectividad de 2.62 en 28 aperturas con los Dragones de SK en Corea del Sur en 2019, razón por la cual Yomiuri decidió adquirirlo con el objetivo de reforzar su rotación para esta temporada.

 

Sánchez tuvo una actuación decente este año en su debut en la NPB

 

   En su momento advertimos que llevaba todas las de perder, debido a que estaría recibiendo un salario muy alto para un debutante foráneo en la NPB y también porque estaba aterrizando en el equipo más impaciente de la liga, pero afortunadamente logró sobrevivir su primera campaña en Japón.

 

   Sus números no fueron extraordinarios, pero sí muy decentes. Dejó una marca de 8-4 y una efectividad de 3.08 en 15 aperturas, superó con éxito una lesión y fue el abridor de Yomiuri que mejor actuación tuvo en la Serie de Japón.

 

   Para que el equipo lo renueve más allá de 2021 va a tener que mejorar bastante esos resultados, pero al menos no podrá decirse que su actuación en la liga haya sido mala.

 

   Le deseamos todo lo mejor, por supuesto, tanto a Rojas Jr. como a Alcántara, quienes esperamos se conviertan en los primeros latinos en triunfar en Japón después de hacerlo en Corea del Sur. El problema es que la historia está en su contra y están llegando a otro equipo que también es muy impaciente.

 

   Volviendo a las aspiraciones de Hanshin de pelear por el título de la Liga Central en 2021, más allá de las buenas contrataciones que ha realizado hasta ahora el club necesita mejorar mucho la consistencia de su juego.

 

   Este año, comenzó la temporada perdiendo 10 de sus primeros 12 juegos. Luego se recuperó ganando 11 de sus siguentes 13, pero más adelante perdió 12 de 20 y luego cerró el año ganando 10 de sus últimos 14 encuentros.

 

Hanshin tiene que mejorar su actuación ante Yomiuri si aspira a ser campeón

 

   Para poder aspirar al título de liga va a tener que ser consistente en sus resultados desde el primer partido del calendario y, sobre todo, mejorar su actuación en la serie particular ante los Gigantes de Yomiuri, que este año perdió con un insultante récord de 8-16.

 

   También necesita mejorar notablemente su ofensiva, luego de registrar el segundo promedio colectivo más bajo en la Liga Central en 2020 (.246) y el tercer total más bajo de carreras anotadas (494).

 

   La llegada de Rojas Jr. busca corregir ese problema, así como las renovaciones de su compatriota Jefry Marté y el estadounidense Jerry Sands, quien también llegó a Japón este año después de triunfar en Corea del Sur y sí pudo arrojar buenos resultados.

 

   Por supuesto, el resto del equipo debe colaborar también para hacer posible que estos 3 toleteros hagan su trabajo, ya que sin corredores va a ser imposible anotar las carreras necesarias para terminar el año en el primer lugar de la clasificación.

 

Compartir