Vie, 01 Jul 2022 07:28 AM

Los inciertos futuros de Ramírez y López en la NPB

 

El diario Sponichi indica que Ramírez se irá cuando termine la temporada

 

   Si bien no se puede decir que estén en peligro, los futuros en la NPB del venezolano Alex Ramírez, actual manager de las Estrellas de DeNA, y de su compatriota José Celestino López, veterano inicialista del mismo equipo, están rodeados de incertidumbre. 

 

   El pasado lunes, el diario Sponichi publicó un reporte que afirma que el primero dejará su cargo a finales de esta temporada y que el principal candidato para reemplazarlo será el manager del conjunto filial de la organización, Daisuke Miura.

 

   Ningún otro medio hizo eco de la noticia, por lo que su veracidad arroja muchas dudas. Normalmente, cuando un hecho tan importante como ese se cuela a los medios todos suelen apresurarse a confirmarlo y reportarlo, pero como eso no ocurrió, entonces es posible que no sea cierto.

 

   Sin embargo, tampoco debemos descartar la posibilidad de que sí lo sea. El club, después de todo, tiene años buscando un título y a pesar de lo exitoso que ha sido Ramírez hasta ahora todavía no ha podido conseguirlo, por lo podríamos estar ante la reacción desesperada de una gerencia que perdió la paciencia.

 

   Si analizamos la situación en términos estrictamente deportivos, removerlo de su cargo no tiene sentido alguno. El estratega criollo ha generado los mejores resultados que el equipo ha visto desde que ganó la Serie de Japón en 1998 y en los últimos 5 años lo ha transformado de un perenne perdedor a un firme contendiente al título de liga.

 

El éxito que ha disfrutado el equipo bajo el mandato de Ramírez ha sido innegable

 

   Interrumpir la buena racha que ha logrado hilvanar hasta ahora sería un suicidio, sobre todo si se toma en cuenta que el manager anterior, Kiyoshi Nakahata, nunca logró superar el penúltimo lugar de la tabla en las 4 campañas que pasó en el banquillo.

 

   Si de verdad termina abandonando su cargo a finales de año, suponemos entonces que se trata de una decisión personal y no de que la gerencia haya decidido deshacerse de él debido a que todavía no ha podido ganar un campeonato.

 

   Después de todo, ya han pasado 5 largas e intensas temporadas al frente del conjunto y puede que esté buscando tomarse un merecido descanso y pasar más tiempo con su esposa y sus 3 niños, que todavía están pequeños y necesitan su atención.

 

   Nuestro amigo y colega de la agencia de noticias Kyodo, Jim Allen, opina que la única forma en la que Ramírez abandonaría su puesto es que la presión interna para que genere resultados llegue a un nivel insoportable para él. Salvo eso, lo más probable es que continúe trabajando fuerte para lograr el objetivo que todos quieren, incluyéndolo a él mismo: ganar un título.

 

   Los conjuntos japoneses son conocidos por tomar decisiones que desafían toda lógica, como despedir y contratar managers basándose más en su popularidad con los fanáticos que en su capacidad y preparación para ejercer ese cargo.

 

   Sin embargo, ese no parece ser el caso en esta ocasión. Ramírez es toda una celebridad en Japón, no sólo en el mundo del béisbol, sino en general, por lo que es muy querido por los fanáticos del equipo y los japoneses en general.

 

Ramírez se ha ganado el cariño y el respeto de todo el béisbol japonés

 

   Además, no cabe duda de que está totalmente dedicado a su trabajo, de que siempre da lo mejor de sí dentro y fuera del terreno, de que se ha ganado el respeto y la admiración de sus jugadores y sus coaches y, sobre todo, de que ha generado los mejores resultados que el equipo ha conseguido en más de 20 años.

 

   Lo más probable es que todo se trate de un rumor sin fundamentos, pero tampoco debemos descartar la posibilidad de que verdaderamente ocurra.

 

   No nos queda otra opción que esperar hasta que termine la temporada regular para ver qué dice la gerencia del club al respecto. Si anuncia su renovación, sabremos que continuará en su cargo el año que viene. De lo contrario, su estadía en el banquillo del equipo habrá llegado a su fin.

 

   En lo que respecta a José Celestino López, su modesto rendimiento esta campaña puede que convenza al conjunto de no renovar su contrato para 2021, no sólo por el descenso de su producción sino sobre todo porque cumplirá 37 años en noviembre y eso le dificultará mucho mejorar en el futuro.

 

   El inicialista criollo ha sumado al menos 25 jonrones y 73 empujadas cada año desde que llegó al club en la temporada 2015 y además ha ganado 4 Guantes de Oro de manera consecutiva en su posición, por lo que las expectativas que se tienen de él son muy altas.

 

   Sin embargo, este año se ha perdido más de 30 juegos del calendario debido a algunas molestias físicas y a su bajo rendimiento, por lo que será imposible que siquiera se acerque a esas cifras este año y eso, insistimos, afectará sus posibilidades de continuar en el conjunto.

 

López está a sólo 6 jonrones de los 200 de por vida en la NPB

 

   Afortunadamente para él, está muy cerca de alcanzar 2 metas muy importantes que sin duda alguna promoverán mucho su imagen de cara al año que viene: los 200 jonrones de por vida en la NPB y los 2.000 hits en su carrera profesional, incluyendo los obtenidos en las Grandes Ligas.

 

   Al momento de escribir estas líneas, está a sólo 6 cuadrangulares de llegar a los 200 en su carrera en Japón y eso es algo que sólo un poco más de 100 bateadores, incluyendo 5 latinos, han podido lograr hasta ahora. 

 

   Con 22 partidos más por disputar este año, sin duda cuenta con el tiempo suficiente para lograr ese objetivo y sacarle frutos a la publicidad que recibirá por conseguirlo, que es algo que lo ayudará mucho a la hora de negociar un nuevo contrato, ya sea con DeNA u otro equipo de la NPB.

 

   Así mismo, está a sólo 7 hits de llegar a los 2.000 de por vida, sumando los 1.005 obtenidos en las Grandes Ligas y los 988 que ha cosechado hasta ahora en Japón. Esa es una de las metas más prestigiosas que puede alcanzar un bateador en el circuito nipón y sin duda alguna lo convertirá de nuevo en el foco de atención de todos.

 

   Uno de los obstáculos que le tocará enfrentar en la recta final del calendario es que no ha podido ser titular de manera constante, pero no por falta de capacidad sino de suficientes cupos para extranjeros en el roster activo de su equipo.

 

   Debido al coronavirus, la NPB aprobó este año, de manera temporal, aumentar a 5 el número de importados que pueden estar en el roster activo de cada equipo, pero sólo 4 de ellos pueden ver acción en un mismo juego, por lo que de vez en cuando al criollo le toca perderse un partido.

 

López tiene 22 juegos más para alcanzar ambas metas

 

   No obstante, repetimos, todavía quedan 22 juegos por disputarse en la campaña y eso le da tiempo más que suficiente para lograr ambos objetivos. No será fácil, porque su margen de error es pequeño, pero sin duda es posible que llegue a ambas metas este mismo año.

 

   A pesar de la caída de sus números, lo más lógico será que el club lo renueve por una campaña más. Con todo lo que ha hecho por la organización, sería una locura castigarlo de una manera tan drástica sólo porque no pudo producir ciertos números, pero al mismo tiempo no sería la primera vez que algo así ocurra en Japón.

 

   La situación de Ramírez seguramente influirá mucho en su futuro. Si éste abandona el club, es posible que la gerencia decida hacer una limpieza y ponga punto y final al contrato de López también, pero si el primero se queda, lo más probable es que el segundo también lo haga, aunque sea sólo por un año más.

 

   Si por casualidad lo dejan en libertad, es muy probable que algún otro conjunto de la NPB le ofrezca un contrato. Después de todo, su rendimiento hasta ahora ha sido ejemplar y su veteranía sin duda será bienvenida en cualquier otra organización de la liga.

 

   Existe incluso la posibilidad de que DeNA le ofrezca un puesto como coach en el futuro. Ramírez siempre ha dicho que si las reglas lo permitieran, López sería el capitán del equipo debido a su experiencia y al respeto y la admiración que le tienen el resto de los jugadores, por lo que no sería descabellado verlo vestir la camiseta del club por varios años más.

 

   Sólo nos queda esperar para saber qué ocurrirá con los futuros de Ramírez y López en la NPB, que si bien por una parte lucen inciertos, por la otra se ven muy promisorios.

 

Compartir