Vie, 01 Jul 2022 07:49 AM

Marcas latinas que están a punto de concretarse

 

López está a punto de llegar a los 2.000 hits de por vida, sumando MLB + NPB

 

   La mesa está servida para que en las 3 semanas que restan de la temporada regular 2020 de la NPB presenciemos y celebremos varias marcas importantes de jugadores latinos que están a punto de convertirse en realidad.

 

   La más importante de ellas son los 2.000 hits de la carrera profesional del venezolano José Celestino López, sumando los 1.005 que cosechó en las Grandes Ligas y los 992 que ya lleva en Japón. Eso quiere decir que sólo le faltan 3 imparables para llegar a esa codiciada meta.

 

   Sumar 2.000 indiscutibles de por vida es, quizás, la marca más prestigiosa a la que puede aspirar un bateador en el circuito nipón. De hecho, se trata del único registro que da acceso al llamado Meikyukai, o Club de los Jugadores Extraordinarios, que funciona como un salón de la fama paralelo del béisbol japonés.

 

   Se trata de una organización con fines de caridad que reúne a todos aquellos peloteros que hayan acumulado al menos 2.000 hits, 200 victorias o 250 salvados en sus carreras en la NPB y ser admitido al mismo es uno de los mayores honores a los que puede aspirar un jugador.

 

   Lamentablemente, las reglas actuales de la organización impiden que López pueda ingresar al mismo, no por ser extranjero, sino porque no consiguió sus 2.000 imparables en Japón.

 

   Se trata, sin duda, de una normativa injusta, porque con los jugadores japoneses que comenzaron sus carreras en la NPB y después emigraron a las Grandes Ligas, se hace una excepción y se toma en cuenta sus logros en Norteamérica, de manera que puedan ser admitidos. ¿Por qué entonces no se puede hacer lo mismo con aquellos que comenzaron sus carreras en la MLB y después se vinieron a Japón?

 

El venezolano Alex Ramírez es hasta ahora el único extranjero que ha podido conectar 2.000 hits en Japón

 

   El Meikyukai existe, por supuesto, para resaltar los logros de los jugadores japoneses, por lo que es probable que sus miembros no deseen que de pronto el grupo se llene de jugadores extranjeros que nada tienen que ver con su liga, como por ejemplo el estadounidense Adam Jones, quien acaba de llegar al circuito y hace poco alcanzó esa meta,

 

   Sin embargo, siempre es prudente hacer excepciones, como ocurrió en su momento con Ichiro Suzuki y Hideki Matsui, quienes no llegaron a los 2.000 hits en Japón sino que tuvieron que ayudarse de sus logros en la Gran Carpa.

 

   El 17 de diciembre de 2018 ya propusimos en este mismo espacio un cambio a las reglas del Meikyukai, de manera que López pueda ser admitido: aceptar los números de los peloteros que comenzaron sus carreras en la MLB y después llegaron a Japón, siempre y cuando al menos la mitad de ellos los hayan conseguido en la NPB.

 

   Es decir, López ya tiene 1.005 hits en las mayores y 992 en Japón. Si suma 13 imparables más, totalizará 2.010 en su carrera, con la mitad de ellos registrados en la NPB. Eso le permitía, según la normativa propuesta, ser admitido al Meikyukai.

 

   Es prácticamente imposible que eso ocurra, pero sin duda sería fantástico. Después de todo, el inicialista criollo ya ha completado 8 exitosas temporadas en el circuito nipón y no sólo está a punto de llegar a los 2.000 hits de por vida, sino que también ha ganado 5 Guantes de Oro en su posición.

 

   Por si eso fuera poco, ayer domingo llegó a los 200 dobles en la NPB y está apenas a 6 cuadrangulares de totalizar 200, que es una cifra que sólo un poco más de 100 bateadores han podido registrar hasta ahora en toda la historia del béisbol nipón.

 

   Independientemente de lo que pase, lo que sí es seguro es que el venezolano será reconocido cuando llegue a los 2.000 hits de por vida (le faltan 3), a los 1.000 hits en Japón (le faltan 8) y a los 200 jonrones en la NPB (le faltan 6) y todo es podría ocurrir en los próximos días.

 

Una pancarta y un bouquet de flores esperan al venezolano cuando alcance sus marcas

 

   Como es costumbre en Japón, el juego se detendrá momentáneamente, se le presentará una pancarta con la marca respectiva para que pose ante los fotógrafos y además se le regalará un bouquet de flores como reconocimiento por su hazaña. 

 

   Otra de las marcas importantes que están a punto de llegar y que tenemos días esperando son los 100 jonrones en la NPB del cubano Dayán Viciedo, quien conectó su número 99 el pasado 2 de octubre y desde entonces no ha podido irse otra vez para la calle.

 

   El poderoso inicialista no se ha caracterizado por ser un gran jonronero desde que llegó a Japón, por lo que su aparente sequía es en realidad algo normal en su rendimiento. No obstante, sí tiene la fuerza suficiente para conectar un cuadrangular en cualquier momento, por lo que tenemos que estar pendientes.

 

   Cuando lo logre, habrá llegado a la marca en poco menos de 5 campañas, por lo que no estará batiendo ningún récord de velocidad. Sin embargo, se trata de una marca importante que siempre valdrá la pena resaltar. Después de todo, sólo otros 21 latinos la han alcanzado hasta ahora.

 

   El también cubano Liván Moinelo está a sólo 5 juegos de asegurar matemáticamente el reconocimiento al mejor relevista del año en la Liga del Pacífico, lo que lo convertirá en el primer latino en obtener ese galardón en ese circuito y apenas en el tercero en ganarlo a nivel general.

 

Moinelo tiene prácticamente asegurado el título al relevista del año en la Liga del Pacífico

 

   El zurdo antillano lidera en este momento el departamento de hold points (que es la estadística que se utiliza para determinar al mejor relevista de la campaña) con una cómoda ventaja de 11 puntos sobre el segundo lugar, Rei Takahashi, que es su compañero de equipo.

 

   Con apenas 16 juegos restantes en el calendario, sólo necesita mantener esa ventaja por 5 partidos más para asegurar un empate en el primer lugar y, por lo tanto, su puesto en la historia junto a los dominicanos Marcos Mateo y Joely Rodríguez, quienes se alzaron con ese mismo honor en la Liga Central en 2017 y 2019, respectivamente.

 

   Algo similar está cerca de ocurrir en el departamento de salvados de la Liga Central, ya que el cubano Raidel Martínez y el venezolano Robert Suárez comparten en este momento el liderato y ambos están peleando por convertirse en apenas el segundo latino en ganar un título de esa categoría en la NPB.

 

   Al momento de escribir estas líneas, los 2 totalizan 21 rescates y poseen una ventaja de 5 sobre el dominicano Rubby de la Rosa y el japonés Taichi Ishiyama, que es el único lanzador no hispano que tiene posibilidades de arrebatarles el galardón. 

 

   El equipo de Suárez todavía tiene 19 encuentros por disputar, mientras que el de Martínez tiene 17, por lo que el primero cuenta con más oportunidades para aumentar su total y tratar de quedarse con el premio. No obstante, la pelea promete ser cerrada e incluso existe la posibilidad de que ambos cierren la temporada con el mismo monto y compartan los honores. 

 

   En ese caso, llegaríamos entonces a 3 latinos que han ganado un título de salvados en la NPB, en lugar de 2. El primero en lograrlo fue el dominicano Rafael Dolis en la campaña 2017, cuando defendía los colores de los Tigres de Hanshin.

 

Es casi seguro que un latino ganará el título de salvados de la Liga Central

 

   Pase lo que pase, deberemos esperar al menos 2 semanas más para asegurar matemáticamente que el premio se quede en las manos de un cerrador latino y quizás hasta el último día de la temporada para conocer al ganador definitivo.

 

   El dominicano Zoilo Almonte también hizo historia esta semana al llegar a 21 juegos consecutivos con al menos un hit, pero lamentablemente se lesionó el jueves y fue desactivado al día siguiente, por lo que tendrá que esperar al menos 10 días antes de volver a la acción.

 

   Si logra regresar antes de que termine la temporada, tendrá entonces la oportunidad de extender esa racha, que todavía se mantiene viva. La marca en esa categoría para un jugar de ese equipo es de 25 y el récord general de la NPB es de 33, por lo que no está lejos de inmortalizar su nombre.

 

   Sólo 4 latinos más han logrado sumar rachas de juegos con hit más largas que la suya: el puertorriqueño Tony Bernazard (28, en 1988), el venezolano Alex Ramírez (27, en 2008), el también boricua Arturo López (26, en 1968) y el dominicano Héctor Luna (23, en 2013).

 

   De manera que comiencen a enfriar la champaña, que la temporada 2020 de la NPB se va a convertir en una fiesta latina en las próximas 3 semanas.

 

Compartir