Jue, 23 May 2024 06:09 AM

Caraballo y Nanita, revelaciones latinas del 2015

 

   Todavía queda mucho camino por recorrer, pero hay algo que ya ha quedado claro en lo que llevamos de la campaña 2015 de la NPB: el venezolano Francisco Caraballo y el dominicano Ricardo Nanita se han convertido en las revelaciones latinas del año.

 

   Tal como lo hicieron Ernesto Mejía y Mauro Gómez el año pasado, cuando capturaron el título de jonrones de la Liga del Pacífico y el de remolques de la Liga Central, respectivamente, tanto Caraballo como Nanita han demostrado hasta ahora ser capaces de grandes cosas.

 

   Caraballo ya había visto acción en la liga en 2010 y 2011, por lo que no está debutando en la NPB. No obstante, apenas pudo disputar un total de 40 partidos en ese período, por lo que este terminará siendo su primer año completo en la liga.

 

   Al igual que su compatriota Mejía en 2014, el robusto inicialista de los Búfalos de Orix, que también utiliza el uniforme número 99, debutó este año luego de comenzada la campaña y se dio el lujo de conectar un jonrón en su primer partido, lo que sentó las bases para los excelentes números que ha acumulado hasta los momentos.

 

   En los 29 partidos en los que ha participado, batea para .346, con 7 jonrones, 7 dobles, 17 anotadas, 23 empujadas y un impresionante porcentaje de slugging de .607.

 

   Esas cifras lo colocan como el séptimo mejor de la Liga del Pacífico en jonrones, el octavo mejor en carreras empujadas y el décimo mejor en bases alcanzadas.

 

   Todavía no cuenta con el número suficiente de apariciones sobre el plato para calificar al título de bateo y al de porcentaje de slugging, pero de hacerlo en este momento ocuparía el tercer y primer puestos de esos dos departamentos, respectivamente.

 

   Por si esto fuera poco, acumula ya 4 partidos en los que él sólo ha producido todas las carreras de su equipo, además de varios otros en los que su actuación ha sido clave para la victoria del club.

 

   Él mismo explicó en una entrevista reciente a nuestro colega de la agencia de noticias Kyodo Jim Allen que el secreto de su éxito está en todos los consejos que recibió de su compatriota Alex Ramírez, con quien tuvo la fortuna de trabajar el año pasado en el circuito independiente BC League.

 

   La información que la proporcionó Ramírez, quien representa uno de los mejores bateadores en la historia de la NPB, le ha permitido prepararse mejor para cada partido y enfrentar a los lanzadores rivales teniendo una muy buena idea del tipo de lanzamientos que le van a realizar, por lo que los impresionantes números que ha registrado hasta ahora no son una sorpresa.

 

   Así mismo, otra cosa que le ha ganado el corazón de los fanáticos del equipo es la gran fluidez de su japonés, que le permite incluso hacer entrevistas con los medios locales sin la necesidad de utilizar un intérprete.

 

   Eso, obviamente, lo ayuda a comunicarse mejor con su manager, sus entrenadores y sus compañeros de equipo y, por lo tanto, a adaptarse mejor al ritmo de trabajo de la liga.

 

   Sus números actuales, incluso proyectados al total de partidos que ha disputado Orix hasta el momento, no lo colocarían todavía en el liderato de jonrones o empujadas del circuito, pero sí entre los mejores de esos departamentos, lo que no sólo confirma su gran desempeño hasta ahora sino también la posibilidad de que complete una campaña para el recuerdo.

 

   Otra cosa que han resaltado mucho los medios nipones es la gran probabilidad de que se lleve todos los bonos que están incluidos en su contrato, que podrían totalizar cerca de 170 mil dólares, cifra que representa más del doble de su salario actual.

 

   Nanita, por su parte, sí está debutando en la NPB con los Dragones de Chunichi, pero eso no le ha impedido registrar hasta ahora números realmente buenos.

 

   Al momento de escribir estas líneas, batea para .354, con 7 dobles, 6 anotadas y 13 empujadas en 33 encuentros, si bien en varios de ellos sólo vio acción como emergente. Al parecer, el manager lo ha estado alternando de acuerdo al perfil del lanzador rival: si es derecho, lo coloca como titular, y si es zurdo, lo utiliza como emergente.

 

   Esas cifras no le permiten todavía ubicarse entre los líderes ofensivos de la Liga Central, pero sí entre los mejores de su equipo. Al igual que Caraballo, todavía no reúne suficientes apariciones sobre el plato para poder aparecer entre los líderes de bateo del circuito, pero de hacerlo en este momento sería el mejor bateador de la liga.

 

   Sin duda, una buena parte de su éxito se le puede atribuir a la ventaja de contar con la presencia de sus compatriotas Héctor Luna y Anderson Hernández en el dugout, quienes ya tienen experiencia en la liga y le pueden dar todos los consejos que necesite para triunfar en la misma. No obstante, su calidad como pelotero también influye.

 

   El buen rendimiento que ha mostrado hasta ahora, sumado a los de Luna y Hernández, ha llevado a la prensa local a acuñar la frase “trío dominicano”, o “3-D”, para referirse al grupo, que por lo general ocupa los puestos cuarto (Luna), quinto (Nanita) y sexto (Hernández) de la alineación del equipo.

 

   Puede que su producción ofensiva hasta ahora no lo convierta en un jugador tan determinante como lo ha sido Caraballo con Orix, pero sí en un pelotero importante para la buena marcha de su equipo que, en ocasiones, se convierte en el héroe del mismo, como ocurrió en el juego de este sábado cuando remolcó la única carrera del partido para darle la victoria a su club.

 

   Como ya acotamos al principio, todavía falta mucho camino por recorrer esta temporada y las cosas podrían cambiar en el futuro, pero hasta los momentos Caraballo y Nanita son, sin duda, las grandes revelaciones latinas del año.

 

   No queremos despedirnos sin hacer una mención especial a otros dos jugadores que también han tenido actuaciones muy destacadas hasta la fecha, si bien no han llamado tanto la atención como los dos anteriores: el cubano Raúl Valdés y el venezolano Edison Barrios.

 

   Valdés, quien también defiende los colores de Chunichi, lidera la NPB en aperturas (9) y es segundo en entradas lanzadas (61), además de poseer la décima mejor efectividad de la Liga Central (2.66), pero lamentablemente nunca parece recibir el apoyo ofensivo de sus compañeros cuando se sube al montículo, por lo que su récord actual es de 0-4.

 

   Sin embargo, el hecho de que pueda lanzar al menos 6 entradas por apertura y de que no se haya perdido su turno en la rotación hasta ahora sin duda lo convierte en una pieza muy valiosa para su manager y su club.

 

   Barrios, por su parte, fue dejado en libertad a finales de la campaña pasada por los Halcones de SoftBank, pero fue repescado poco después por el mismo club bajo un contrato de ligas menores, lo que parecía indicar que este año no tendría muchas oportunidades der ver acción al máximo nivel de la NPB.

 

   No obstante, recibió la oportunidad de lanzar con el primer equipo desde el principio de la campaña y desde entonces ha registrado un hold en todas y cada una de sus 16 apariciones, lo que representa un nuevo récord para la Liga del Pacífico y para relevistas extranjeros en general.

 

   Su efectividad de 0.96 es la mejor entre los relevistas intermedios de su circuito, si bien su buen desempeño hasta la fecha no ha llamado demasiado la atención de la prensa local, precisamente por tratarse de un relevista intermedio.

 

   De cualquier forma, no puede negarse la importancia de los números que ha registrado hasta ahora para su club. De continuar como va, no sólo podría implantar un nuevo récord de holds consecutivos para la NPB sino también ganarse una generosa oferta de renovación con su club para el futuro.