Sáb, 20 Jul 2024 05:22 AM

Los caminos de Tsutsugo, Akiyama y Kikuchi a MLB

 

Tsutsugo es el que tiene más chance de recibir un contrato garantizado

 

   Tres jugadores japoneses de renombre, Yoshitomo Tsutsugo, Shogo Akiyama y Ryosuke Kikuchi, están intentando dar el salto a las Grandes Ligas en este momento y sus respectivos caminos hacia ese objetivo no podrían estar más llenos de interrogantes.

 

   Analicemos primero el caso de Akiyama, que es el menos complicado de los tres. Luego de convertirse recientemente en agente libre, el jardinero central de los Leones de Seibu tiene ahora el derecho de negociar y firmar con el club de MLB que él desee.

 

   Sin embargo, el problema es que su atractivo como jugador no parece ser lo suficientemente impresionante como para convencer a los conjuntos de las mayores de ofrecerle un contrato garantizado.

 

   Defensivamente, Akiyama es decente, pero no destacado, mientras que a la ofensiva es un buen bateador, pero no de poder sino de contacto. Como primer bate, además, hace un buen trabajo, pero no sobresale por encima del resto.

 

   Es cierto que lideró la Liga del Pacífico en hits en 4 ocasiones y que impuso el récord actual de la NPB de más imparables en una temporada (216) en la campaña 2015, pero también lo es que sólo ha ganado un título de bateo y que nunca ha liderado su circuito en porcetaje de embasado o bases robadas.

 

Parece difícil que Akiyama conecte tantos jonrones en MLB como lo hace en Japón

 

   También es cierto que ha disparado al menos 20 cuadrangulares en las últimas 3 temporadas, pero parece muy difícil que ese poder se vaya a mantener una vez que comience a jugar en la Gran Carpa.

 

   Es por eso que dudamos que vaya a recibir ofertas garantizadas de los equipos de las mayores. Cuando mucho, le ofrecerán un contrato de liga menor con una invitación a los entrenamientos primaverales para que trate de ganarse un puesto en el roster a ese nivel.

 

   Comparando los dos escenarios, lo más sensato para él sería continuar jugando en Japón, donde es una estrella, tiene la titularidad garantizada y va a ganar más dinero, pero si su sueño es jugar en MLB, así sea un sólo partido, entonces es probable que acepte el contrato de liga menor y trate de hacer realidad ese sueño a punta de esfuerzo.

 

   El hecho de ser agente libre va a facilitar mucho las cosas, porque en ese caso no necesitará el permiso de su club para irse sino sólo decidir si quiere arriesgarse o no a pasar un tiempo en las ligas menores.

 

   Otra posibilidad es que simplemente esté utilizando su agencia libre para averiguar qué tanto lo valoran en las Grandes Ligas y que ya tenga decidido regresar a jugar en la NPB si no recibe buenas ofertas de los equipos de las mayores.

 

   Las situaciones de Tsutsugo y Kikuchi son más complicadas, ya que ninguno de los dos es agente libre y, por lo tanto, requieren del permiso de sus clubes y del Sistema de Traspasos para poder irse a la Gran Carpa.

 

Tsutsugo es uno de los mejores toleteros de la actualidad en la NPB

 

   Tsutsugo es uno de los mejores bateadores de poder del momento en la NPB y tiene un título de jonrones y otro de carreras empujadas, además de 6 campañas consecutivas conectando al menos 20 vuelacercas, para confirmarlo.

 

   No obstante, como ya lo mencionamos con Akiyama, el poder de los toleteros japoneses rara vez se transfiere bien a las mayores, por lo que de entrada su mayor atractivo como jugador ya está perdiendo fuerza incluso antes de que comiencen las negociaciones.

 

   Defensivamente, además, no es muy destacado. Es capaz, sin duda, de cubrir bien el jardín izquierdo, pero nunca ha ganado un Guante de Oro y además no tiene el alcance, la cobertura o el brazo de otros jardineros de la NPB que sí destacan en esa posición.

 

   Su mejor comparación como pelotero es Hideki Matsui, ya que ambos batean a la zurda y tienen poder para conectar un buen número de cuadrangulares. Sin embargo, los números de Matsui en Japón antes de irse a la Gran Carpa fueron mucho mejores que los de Tsutsugo.

 

   Comparado a Akiyama y Kikuchi, Tsutsugo es el que tiene las mejores posibilidades de recibir un contrato garantizado, pero incluso en su caso parece difícil que eso vaya a ocurrir. Lo más probable es que le ofrezcan un contrato de liga menor con una invitación a los entrenamientos primaverales.

 

Kikuchi es un mago en la defensa de la 2B

 

   El caso de Kikuchi luce como el más complicado de todos, porque si bien es un mago en la defensa de la segunda base y ya ha ganado 7 Guantes de Oro consecutivos en la Liga Central para confirmarlo, su ofensiva es demasiado modesta como para atraer el interés de los conjuntos de MLB.

 

   No es que su números en ese departamento sean malos. Tiene un promedio de por vida de .272, 5 años consecutivos liderando la Liga Central en toques de sacrificio y además ganó un título de hits y otro de dobles en ese circuito.

 

   No obstante, parece muy difícil que esas cifras logren convencer a algún club de las Grandes Ligas de ofrecerle un contrato garantizado. Lo más probable, una vez más, es que le presenten un contrato de liga menor con una invitación a los entrenamientos primaverales.

 

   Lo que complica los casos de Tsutsugo y Kikuchi es la dependencia del permiso de sus equipos y del hecho de que el Sistema de Traspasos no hace demasiado atractivo para sus equipos dejarlos en libertad si éstos terminan firmando un contrato de liga menor.

 

   El actual reglamento del sistema indica que el club nipón recibirá un porcentaje del contrato total que firme el jugador en las Grandes Ligas, que comenzará en 20% e irá descendiendo hasta un mínimo de 15% a medida de que el monto vaya aumentando.

 

   Pero eso es sólo en el caso de un pacto garantizado. Si el jugador japonés decide firmar un contrato de liga menor, el conjunto japonés recibirá entonces un 25% del total de ese pacto, que por lo general es muy modesto.

 

   Digamos, por ejemplo, que Tsutsugo firma un contrato de liga menor por 100 mil dólares con un club de MLB. Su equipo en Japón, Estrellas de DeNA, sólo recibiría 25 mil dólares como compensación por dejarlo en libertad y esa, sin duda, es una cifra muy modesta.

 

Texas pagó más de 51 millones de dólares por el traspaso de Yu Darvish

 

   En comparación, los Luchadores de Nippon Ham recibieron en su momento más de 51 millones de dólares por el traspaso de Yu Darvish a los Vigilantes de Texas, mientras que las Águilas de Rakuten se embolsaron 20 millones por dejar en libertad a Masahiro Tanaka.

 

   Afortunadamente para Tsutsugo y Kikuchi, ningún conjunto japonés se ha negado hasta ahora a dejar en libertad a un jugador después de colocarlo a la venta a los equipos de MLB a través del Sistema de Traspasos.

 

   Eso quiere decir que la decisión de permitir la partida del jugador ya está hecha, incluso si no se recibe ningún tipo de compensación a cambio. Sin embargo, hay que tomar en cuenta también que hasta ahora la cifra más baja que ha recibido un equipo de la NPB por dejar en libertad a uno de sus jugadores es 300 mil dólares.

 

   Por lo tanto, si Tsutsugo y Kikuchi firman contratos de liga menor estarán haciendo historia al rebajar el monto mínimo de compensación que los clubes japoneses han recibido a través del Sistema de Traspasos.

 

   Debemos aclarar que no dudamos de la calidad de Tsutsugo, Akiyama y Kikuchi de ver acción en las Grandes Ligas, sino de la capacidad de los equipos de esa liga de valorar de una manera justa sus talentos e invertir en ellos de una manera inteligente.

 

   Pronto sabremos qué tipo de ofertas reciben y si éstos deciden apostarlo todo por cumplir sus sueños de jugar en las mayores o no.