Sáb, 20 Jul 2024 05:19 AM

Las excelentes opciones de futuro que tiene Yoshihiro Maru

 

Compilación de los 39 jonrones de Maru en la temporada 2018

 

   El jardinero japonés de los Carpas de Hiroshima Yoshihiro Maru, quien ya acumula los años de servicio necesarios para convertirse en agente libre a nivel nacional, tiene ante sí unas opciones realmente envidiables para su futuro.

 

   Los Gigantes de Yomiuri, que están buscando revitalizar su decaída ofensiva, anunciaron ayer que le tienen preparada una oferta de nada menos que 2.500 millones de yenes (un poco más de 22 millones de dólares) si decide cambiarse de equipo para la próxima temporada.

 

Yomiuri le ofrecerá a Maru un salario histórico si éste decide convertirse en agente libre

 

   Si bien los medios locales no lo especificaron, dicha oferta sería por 4 temporadas, lo que se traduciría en un salario anual de 625 millones de yenes ($5,5 millones) y en la segunda cifra más alta jamás pagada a un jugador local en la historia de la NPB.

 

   A la fecha de hoy, los 650 millones de yenes que ganó el cerrador Kazuhiro Sasaki con las Estrellas de Yokohama en las campañas 2004 y 2005 se mantienen como el salario más algo ganado por un japonés en la liga.

 

   Si tenemos en cuenta que el salario de Maru este año fue de apenas 210 millones de yenes (cerca de $1,9 millones), entonces nos daremos cuenta de que la oferta de Yomiuri le triplicaría su sueldo por los próximos 4 años.

 

   Por si eso fuera poco, los Marinos de Lotte ya tienen varias semanas haciendo públicas sus intenciones de tratar de firmar al codiciado jardinero si éste decide ejercer la opción que tiene disponible para quedar en libertad.

 

Inoue fue el único bateador de Lotte que superó los 10 jonrones este año

 

   En su caso, el club de Chiba está dispuesto a pagarle 2.000 millones de yenes ($17,7 millones) por 4 campañas, lo que se traduciría en un salario anual de 500 millones de yenes ($4,4 millones) y eso lo colocaría entre los peloteros mejores pagados de Japón en la actualidad.

 

   Hiroshima, por supuesto, no está dispuesto a dejarlo ir tan fácilmente. Después de todo, se trata de un jugador insignia que ha sido clave para la conquista de los 3 títulos de liga consecutivos que el equipo acumula hasta ahora.

 

   El presidente del club ya anunció que planea ofrecerle un contrato de 1.700 millones de yenes ($15 millones) por 4 años, lo que se traduciría en un salario anual de 425 millones de yenes ($3,76 millones) y eso lo convertiría en el jugador de posición mejor pagado del equipo.

 

   Luego de registrar un promedio de .306, con 39 jonrones y 97 carreras empujadas esta temporada, además de guiar al conjunto a su tercera corona liguera en fila, Maru está camino a ser nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Central por segundo año consecutivo.

 

   Por si eso fuera poco, es casi seguro que sea electo al Equipo Ideal de la campaña por cuarta vez en su carrera y que además reciba su sexto Guante de Oro consecutivo, por lo que su agencia libre no hubiese podido llegar en un mejor momento.

 

   Sin embargo, quizás la mejor opción que tiene sobre la mesa sea esperar. En apenas un año, cumplirá 9 temporadas de servicio con su club y eso le dará la opción de convertirse en agente libre a nivel internacional e irse a jugar a las Grandes Ligas.

 

   A sus 29 años y en la cúspide de su carrera, el momento no podría ser más propicio para dar el salto a la Gran Carpa, no tanto por la posibilidad de asegurar un buen salario sino por la oportunidad de despertar el interés de varios conjuntos de las mayores.

 

   Hasta ahora, Maru nunca ha manifestado su deseo de jugar en MLB en el futuro, pero el gran momento de forma que está atravesando, sumado a las increíbles ofertas que le están haciendo en su país, sin duda podrían convencerlo de probar suerte en Norteamérica.

 

   Lo único importante que le falta en su ya impresionante curriculum es el haber defendido los colores de su país en algún torneo internacional, como el Clásico Mundial de Béisbol, el torneo Premier 12 o la serie amistosa entre el Equipo Samurai y el combinado de estrellas de MLB que está pautada para la semana que viene.

 

   De resto, cuenta con una defensa prodigiosa y una formidable ofensiva que este año se convirtió en una de las más temidas de Japón, a juzgar por los 130 boletos que recibió esta temporada, por mucha ventaja la cifra más alta vista en la liga en 2018.

 

   Según la reglas de la NPB, todos los jugadores que tienen la opción de convertirse en agentes libres tienen 7 días hábiles después de culminada la Serie de Japón para notificar a la oficina del comisionado su intenciones de ejercer ese derecho.

 

   Eso quiere decir que Maru tendrá hasta el próximo martes 13 de noviembre para tomar una decisión con respecto a su futuro. Si decide declararse agente libre, podrá entonces negociar un nuevo contrato con todos los equipos que estén interesados en firmarlo.

 

   Ahora, eso no quiere decir que si eso ocurre se verá obligado a abandonar Hiroshima. Él tendrá la opción de reunirse con todos los conjuntos que lo deseen contratar y luego quedarse con su club actual si ninguna de esas ofertas lo convencen de cambiar de uniforme.

 

   Si luego de transcurridos esos 7 días hábiles decide no ejercer su derecho a convertirse en agente libre, entonces deberá jugar al menos una temporada más bajo su actual contrato para poder tener la opción de convertirse en agente libre internacional a finales del año que viene.

 

   Cuando los reporteros locales le preguntaron recientemente acerca de su futuro, Maru explicó que todavía no ha tenido tiempo de pensar mucho en él, pero sin duda tiene planeado estudiar bien sus opciones y tomar una decisión en los próximos días.

 

   Lo más probable es que se quede con Hiroshima, ya sea por no ejercer su opción de libertad en este momento o a través de la firma de un nuevo contrato con el club que duplique su salario. La razón es muy sencilla: se trata del jugador insignia de un conjunto muy exitoso que todavía tiene metas importantes por cumplir.

 

   Continuar defendiendo los colores del mismo significa tener muy buenas posibilidades de ganar otro título de liga y regresar a la Serie de Japón el año que viene, que son objetivos mucho más difíciles de lograr con Yomiuri o Lotte.

 

   Yomiuri, no obstante, le ofrece la oportunidad de firmar el segundo contrato más caro de la historia para un jugador japonés y disfrutar del prestigio y el glamour que ofrece el club más exitoso, laureado y famoso de su país.

 

   Mientras que Lotte, por su parte, le ofrece uno de los mejores contratos de la actualidad y también la posibilidad de regresar a jugar su tierra natal, ya que él es oriundo de Katsuura, una pequeña ciudad de la Prefectura de Chiba, donde ve acción ese conjunto.

 

   Jugar en las Grandes Ligas, demás está decirlo, es el sueño de todo pelotero profesional en este planeta, por lo que la importancia de esa opción no debe ser menospreciada.

 

Los Padres de San Diego tienen una estrecha relación con Japón

 

   Jardineros de poder que son buenos a la defensiva sobran en las mayores, pero eso no quiere decir que éste no pueda conseguir trabajo con uno de los 30 clubes de la liga. Un conjunto como los Padres de San Diego, por ejemplo, que tiene una estrecha relación con Japón, podría fácilmente otorgarle un puesto en su roster.

 

   Lo más importante de todo esto es que, sea cual sea la decisión que tome, todas las opciones que tiene por delante son buenas.

 

   Puede duplicar su salario y continuar ganando títulos con Hiroshima, jugar en su región natal con Lotte a cambio de uno de los mejores salarios de la actualidad o irse a Yomiuri y convertirse en uno de los japoneses mejores pagados de la historia.

 

   Ah, y por si eso fuera poco, podría esperar un año e irse a las Grandes Ligas. Sin duda, se encuentra en una posición envidiable.