Mar, 09 Ago 2022 18:16 PM

5 novedades que se verán en la NPB en 2015

   La temporada 2015 de la NPB presentará cinco novedades importantes a las que vale la pena comenzar a acostumbrarnos desde ya, debido a que apenas faltan 13 días para que den inicio los entrenamientos primaverales de los 12 clubes de la liga.

 

   Dichas novedades incluyen cambios tanto en el calendario de los juegos interligas como de la temporada regular y una de las ligas menores de la NPB, un estadio que cambiará de nombre y un equipo que cambiará de dueño.

 

   A continuación les presentamos un detallado resumen de cada uno de ellas para que las tengan en cuenta de cara al inicio de la campaña regular el viernes 27 de marzo.

 

1. Se disputarán menos juegos interligas.

   Durante los últimos 8 años, el calendario de juegos interligas de la NPB se mantuvo agradablemente constante: cada equipo jugó 4 partidos (2 como visitante y 2 como local) ante cada uno de los 6 conjuntos de la liga rival. Esto resultó en un total de 24 partidos interligas por escuadra y un calendario de casi 6 semanas de juego. No obstante, la Liga Central ejerció presión para cambiar ese calendario debido al excesivo número de días de descanso que debían reservarse entre las series, en caso de que algún partido fuese suspendido por lluvia. Su proposición para solucionar el problema fue reducir el número de juegos por equipo de 24 a 18 (cada club disputará una serie 3 juegos ante los 6 conjuntos de la liga rival, 3 como visitante y 3 como local) y, sorprendentemente, la misma fue aceptada por la Liga del Pacífico, después de que sus representantes se habían negado una y otra vez a siquiera discutir el tema. Así, la serie de juegos interligas de la NPB constará este año sólo de 18 partidos por equipo y ocupará sólo 3 semanas del calendario (del 26 de mayo al 14 de junio), en lugar de las 6 que solía utilizar en el pasado. Como todos los clubes tendrán el privilegio de jugar sólo como locales ante 3 de sus rivales, el plan es que los roles se inviertan en 2016 para compensar la ventaja obtenida este año.

 

2. Se disputarán menos juegos en la temporada regular.

   Como resultado de la reducción del número de juegos interligas por equipo, el calendario de la temporada regular de la NPB se verá reducido de 144 a 143 partidos por conjunto, lo que a su vez creará un problema mayor debido a que la mitad de los clubes de cada uno de los circuitos tendrá la ventaja de disputar un partido más como local que el resto de sus rivales. Esta será la primera vez en más de una década que un equipo de cualquier circuito dispute un número impar de juegos durante la temporada regular de la NPB. Si bien la idea de la Liga Central de mejorar la eficiencia del calendario de juego es válida, la propuesta presentada para resolver el problema promete crear más inconvenientes de los que evitará, por lo que no estamos seguros de la cantidad de tiempo que se mantendrá vigente el calendario impar que comenzará a utilizarse en este año. Lo que sí podemos decirles es que, en 2015, Nippon Ham, Seibu y SoftBank disputarán 72 juegos como local y sólo 71 como visitantes en la Liga del Pacífico, mientras que en la Liga Central los tres conjuntos que tendrán el privilegio de jugar un encuentro más como local serán Yakult, Chunichi y Hanshin. La idea es que, para compensar la desventaja, los otros 6 conjuntos que se verán obligados a disputar un partido más como visitantes este año jueguen un encuentro más como local en 2016, pero esto sólo ocurrirá si la estructura actual del calendario se mantiene vigente hasta ese momento.

 

3. El Seibu Dome cambiará de nombre.

   A partir del próximo primero de marzo el Seibu Dome, estadio sede de los Leones de Seibu de la Liga del Pacífico, cambiará su nombre a Seibu Prince Dome, luego de que los derechos del nombre del parque fuesen adquiridos el mes pasado por la cadena hotelera japonesa Prince Hotels, que a su vez forma parte del Grupo Seibu, el conglomerado económico al que pertenece el equipo. Lo más probable es que a partir de ese momento el estadio empiece a llamarse “Prince Dome”, por lo que el tradicional nombre Seibu Dome caerá en desuso, al menos temporalmente. El parque fue construido en 1979 como un estadio abierto y fue llamado en su momento Seibu Lions Stadium, pero en 1998 se le cambió el nombre a Seibu Dome después de que se le agregara el techo que hoy posee. En 2005 y 2006 fue conocido como Invoice Dome, luego de que Invoice Inc. Adquiriera los derechos de su nombre y en 2007 su denominación cambió a Goodwill Dome, luego de que el Grupo Goodwill firmase un contrato de 5 años para nombrar el parque. No obstante, a finales de 2007 muchas de las propiedades de esa compañía fueron incautadas debido al descubrimiento de diversos negocios ilegales ejecutados por su gerencia, por lo que a partir de 2008 se volvió al nombre original de Seibu Dome que se ha estado utilizando hasta hoy.

 

4. Tomoko Namba, primera dueña de un club de la NPB.

   Hace unos días, las Estrellas de DeNA anunciaron que la fundadora de la compañía tecnológica DeNA, Tomoko Namba, ha pasado a ejercer el rol de dueña del club, lo que la convierte en la primera mujer en la historia en ser dueña de un club de la NPB. Contrario a lo que ocurre en las Grandes Ligas, donde el dueño de un equipo es el accionista mayoritario del mismo y el que puede decidir su futuro, ya sea vendiéndolo o mudándolo de ciudad, en Japón el rol de dueño del equipo representa un puesto más dentro de su organización, similar al de presidente o gerente general. Ahora, esto no quiere decir que el trabajo de un dueño de equipo en la NPB no pueda tener efectos positivos en la organización del mismo, sino que simplemente su poder de decisión no es igual al de sus pares de la Gran Carpa. Namba, de 52 años y con una fortuna neta 545 millones de dólares según la revista Forbes, declaró de entrada que no planea convertirse en un adorno dentro de la gerencia del club. “Quiero construir un conjunto fuerte que sea amado con entusiasmo por nuestros fanáticos… En realidad no he pensado mucho en el hecho de que soy una mujer, pero lo que sí puedo decir es que entiendo mejor los sentimientos de las fanáticas que los hombres”, declaró durante la rueda de prensa en la que fue presentada como nueva dueña del equipo. Con el correr de los años, al igual que en el resto de la economía japonesa, las mujeres han pasado a ocupar un sector muy importante del mercado de los clubes de la NPB. El ejemplo actual más claro lo representan los Carpas de Hiroshima, cuya posición financiera ha mejorado mucho en las últimas dos temporadas gracias a su numerosa legión de fanáticas que no sólo llena constantemente las gradas de su estadio sino que también compra en masa sus productos. Este año conoceremos qué efectos positivos podrá tener en las Estrellas de DeNA la gestión de la primera dueña de equipo en la historia de la NPB.

 

5. La Liga Occidental jugará más partidos este año.

   Una de las críticas más comunes que se le han hecho a la liga menor japonesa a lo largo de los años es el escaso número de partidos que se disputan cada temporada. Por tratarse de una liga menor, su objetivo es formar a los jugadores que algún día serán ascendidos a la máxima categoría de la NPB, pero tal meta resulta muy difícil de alcanzar si los conjuntos de la liga menor no juegan un número de partidos similar a los de las escuadras del primer nivel. Este año la Liga Occidental, uno de los dos circuitos que conforman la liga menor de la NPB, ha tomado la iniciativa de revertir la tendencia tradicional y extender su calendario de 104 a 132 juegos por campaña, lo que sin duda contribuirá a mejorar la calidad de su juego. El total podría superar incluso los 140 partidos si se realizan juegos interligas contra los clubes de la Liga Oriental, por lo que el total de encuentros sería casi idéntico al que se disputa en el máximo nivel. La Liga Occidental está conformada por los equipos menores de los Halcones de SoftBank, los Carpas de Hiroshima, los Tigres de Hanshin, los Búfalos de Orix y los Dragones de Chunichi y en ella ven acción los jugadores en desarrollo de cada uno de esos clubes, más los extranjeros que no pueden ser ascendidos a los conjuntos mayores debido a la falta de cupos disponibles en el roster, los jugadores que se están recuperando de alguna lesión o simplemente aquellos que necesitan mejorar su forma antes de poder regresar a la máxima categoría. Varios latinos ven acción en ese circuito cada año y algunos de ellos han llegado incluso a ganar premios, como lo hizo el venezolano Aarom Baldiris, quien se coronó campeón bate en la campaña 2009, un año antes de ganarse la titularidad de la tercera base en el primer nivel de la NPB con los Búfalos de Orix.

Compartir