Dom, 19 May 2024 23:20 PM

Torneo Koshien celebra su centenario haciendo historia

 

Osaka Toin captura el título de la edición centenaria del torneo Koshien

 

   El famoso Torneo Anual de Escuelas Secundarias japonesas, popularmente conocido como Koshien, cerró el pasado martes 21 de agosto su edición veraniega centenaria con el drama de costumbre y el bono adicional de haber sido testigo de un hecho histórico.

 

   La escuela Osaka Toin, candidata perenne al título, derrotó por un contundente 13-2 al instituto Kanaashi Nogyo para convertirse en la primera en la historia del evento en ganar las ediciones de primavera y verano en un mismo año en 2 ocasiones distintas.

 

   Luego de haber completado el doblete en 2012 y haber perdido la oportunidad de repetirlo el año pasado, en esta ocasión el famoso colegio de Osaka no quiso dejar pasar la oportunidad de hacer historia.

 

   En total, ya suma 8 títulos en el torneo, 5 en la edición de verano y 3 en versión primaveral, por lo que el resto de las escuelas del país tiene ahora por delante un reto muy duro para poder superarlo.

 

   Sin embargo, la mayor noticia del torneo no fue el increíble éxito de Osaka Toin, sino la clasificación a la final de su rival, el instituto Kanaashi Nogyo, que se convirtió en el primer representante de la Prefectura de Akita en llegar a esa instancia desde la edición original del evento en 1915.

 

   Ubicada al norte de Japón, la Prefectura de Akita es más conocida por su agricultura que por su excelencia deportiva, por lo que la llegada a la final de un liceo público, integrado por los hijos de los granjeros locales, sin duda cautivó a la audiencia nacional.

 

Especial de la TV japonesa acerca del lanzador Kosei Yoshida

 

   La atención de los medios estuvo particularmente enfocada en el lanzador estrella del conjunto, Kosei Yoshida, quien casi por sí solo llevó a su equipo a la final luego de ganar 5 aperturas consecutivas, en las que además lanzó completo, en un espacio de 12 días.

 

   Su participación en el torneo, que tuvo lugar en el legendario Estadio Koshien de Nishinomiya, comenzó el miércoles 8 de agosto, día en el que realizó 157 lanzamientos, ponchó a 14 rivales y permitió sólo una carrera en 9 entradas completas.

 

   Seis días después, el 14 de agosto, realizó 154 lanzamientos, abanicó a 13 bateadores y permitió sólo 3 carreras para sumar su segunda victoria, mientras que 3 días más tarde, el 17, subió su cuenta a 164 envíos, ponchó a 14 y concedió 4 carreras para sumar su tercer triunfo.

 

   Los cuartos de final se celebraron al día siguiente, el 18 de agosto, y como si no hubiese lanzado el día anterior realizó 140 envíos, abanicó a 10 y permitió 2 anotaciones en otro esfuerzo completo.

 

   La semifinal tuvo lugar el lunes 20 de agosto y tras realizar 134 lanzamientos, ponchar a 7 rivales y permitir sólo una carrera, concretó el sueño de su equipo de convertirse en el primer representante de su región en clasificar a la final en 103 años.

 

   El martes 21 de agosto, en el encuentro decisivo, realizó 132 envíos más, pero en esa ocasión el poderío ofensivo del rival fue demasiado grande como para salir victorioso y terminó permitiendo 12 anotaciones en apenas 5 episodios de labor para cargar con la derrota.

 

   En total, Yoshida realizó 881 lanzamientos en un espacio de 13 días, en los que se mantuvo sobre el montículo por 50 entradas completas, repartidas en 6 aperturas. Su cuenta asciende a 11 salidas, 96 capítulos y 1.517 envíos si se añaden los 5 juegos que abrió en las eliminatorias regionales en julio, que le permitieron a su equipo ganarse el boleto a Koshien.

 

   Historias como las de este derecho de 18 años son las que han cautivado la atención de la mayoría del público japonés desde que se celebró la primera edición del torneo en 1915.

 

   Como los jóneves que participan en el mismo no juegan por dinero sino por el honor y la gloria de las escuelas a las que representan, los espectadores que normalmente no le prestan atención al béisbol suelen sintonizar al menos uno de los partidos.

 

   Y no hablamos sólamente de televidentes masculinos. Las amas de casa, las abuelas, las enfermeras, las abogadas y demás también se unen a la pasión y la fiebre de Koshien, que además es transmitido en vivo a todo el país por la televisora nacional japonesa NHK.

 

Matsuzaka lanza 17 entradas en un juego del torneo Koshien de 1998

 

   Daisuke Matsuzaka, por ejemplo, realizó 250 lanzamientos en 17 entradas completas en los cuartos de final de la versión veraniega del torneo de 1998 y lo hizo luego de haber lanzado un juego completo de 148 envíos en el que no permitió carreras el día anterior.

 

   Como si eso no hubiera sido suficiente, en la final de ese torneo lanzó un juego sin hits ni carreras para darle el título y el doblete de ese año a su equipo, el Liceo de Yokohama, uno de los colegios más poderosos en la historia del evento.

 

   El legendario Sadaharu Oh, poseedor del récord mundial de jonrones de por vida con 868 en una carrera de 22 temporadas, también saltó a la fama gracias a su participación en la edición primaveral del torneo en 1957.

 

   En esa oportunidad, en su rol original de lanzador y con las ampollas de su mano izquierda sangrando, lanzó y ganó la final para darle el primer título de su historia al colegio Waseda Jitsugyo.

 

   No obstante, probablemente la final más dramática y recordada de la historia de Koshien fue la de la versión veraniega del torneo de 2006, que enfrentó a Yuki Saito, un derecho que se inmortalizó en ese torneo gracias a su gran actuación, y al actual derecho de los Yanquis de Nueva York Masahiro Tanaka.

 

   Saito, representando al colegio Waseda Jitsugyo, lanzó 15 entradas completas y ponchó a 16 rivales en esa final, mientras que Tanaka, defendiendo los colores del liceo Komadai Tomakomai, abanicó a 10 en 12 capítulos y 2 tercios.

 

   A pesar del increíble esfuerzo de ambos, el marcador se mantuvo igualado a una carrera luego de 15 episodios, por lo que se dio por terminado el partido y la final tuvo que repetirse al día siguiente para determinar al ganador.

 

   Como Saito era el único lanzador destacado de su equipo, su manager lo volvió a enviar al montículo en la repetición de la final y sin acusar el cansancio de la jornada anterior se mantuvo allí durante las 9 entradas.

 

Saito poncha a Tanaka para ganar el título de Koshien en 2006

 

   Con ventaja de 4-3 en el marcador y 2 outs en el cierre del noveno episodio, le tocó enfrentar al propio Tanaka para decidir el título. Saito salió victorioso al ponchar a Tanaka en 7 lanzamientos e inscribió su nombre en los libros de historia al darle el título a su equipo.

 

Saito, "El príncipe del pañuelo", se hizo nacionalmente famoso duramte el torneo Koshien de 2006

 

   Además de su éxito deportivo, el joven derecho se hizo nacionalmente famoso por utilizar un pañuelo azul para limpiarse el sudor de su frente durante sus aperturas, lo que le ganó el sobrenombre de “El príncipe del pañuelo” y el amor de todas la fanáticas femeninas del país debido a su atractivo rostro.

 

   Curiosamente, Saito ha fracasado en su carrera profesional como lanzador con los Luchadores de Nippon Ham, mientras que Tanaka se convirtió en uno de los mejores lanzadores en la historia de la NPB y tiene ya 5 temporadas defendiendo el uniforme de los Yanquis de Nueva York en las Grandes Ligas.

 

   Sin embargo, la fama que ganó Saito en aquella épica final lo acompañará por siempre, incluso si culmina su carrera profesional sin ningún tipo de éxito. Tal es la magia de un torneo centenario tan querido y respetado.

 

   No es casualidad, por lo tanto, que los 12 equipos profesionales de la NPB pasen a un segundo plano durante las 3 semanas de agosto en las que se disputa el torneo.