Jue, 23 May 2024 04:54 AM

En la NPB, cada temporada es igual de importante

   Si hay algo que se hizo evidente durante los días previos al inicio de los entrenamientos primaverales de la NPB, que arrancaron ayer domingo, es el amor incondicional que sienten los japoneses por su béisbol.

 

   Su pasión por el juego queda claramente evidenciada en la alegría con la que viven y celebran cada una de las 4 temporadas que conforman el año de pelota: la pretemporada, la temporada regular, la postemporada y la temporada de descanso.

 

   Cada uno de los 12 clubes que conforma la liga no sólo realiza una fiesta, evento o ceremonia para marcar el inicio de la campaña, que además es atendida en masa por los fanáticos, sino que también se convierte en el invitado de honor de alguna ceremonia especial o en el recipiente de algún tipo de premio o distinción por parte de otras organizaciones.

 

   A continuación les presentamos una serie de ejemplos que ilustran este punto, para que tengan una mejor idea de lo que estamos hablando.

 

   Cada año, todos los equipos le dan la bienvenida al grupo de novatos que seleccionaron durante el draft del año anterior y la mudanza de dichos jugadores (normalmente entre 5 y 10 por conjunto) al dormitorio de sus respectivos clubes es cubierta por la prensa con todo detalle, en especial si el grupo incluye a algún novato muy cotizado.

 

   El popular diario Sponichi, por ejemplo, publicó el 6 de enero una nota en la que anunció que los 8 jugadores seleccionados por los Gigantes de Yomiuri en el draft 2014 habían completado su mudanza al dormitorio del equipo.

 

   Esa información fue ampliada por el diario Nikkan Sports el mismo día, a través de un artículo que explicó que Kazuma Okamoto, seleccionado en la primera ronda del draft, había salido de su casa en Gojo, Nara, a las 5 de la mañana con sus padres y su abuela y terminó llegando al dormitorio después del mediodía.

 

   Un día después, ambos diarios publicaron otra nota en la que anunciaron que Koji Yamakawa, seleccionado en la tercera ronda del draft por las Golondrinas de Yakult, se mudó al dormitorio del club con una almohada especial y una manta que le costaron alrededor de 2.100 dólares.

 

   Ese mismo día, Nikkan Sports publicó otro artículo en el que reveló que Yuya Yokoyama, seleccionado en la primera ronda del draft por los Tigres de Hanshin, se mudó al dormitorio del club sólo con su equipo beisbolístico y su ropa, tras haberle regalado todo lo demás, incluyendo su carro, al conjunto del liceo en el que se graduó.

 

   Luego están los varios eventos que organizan cada uno de los clubes para marcar el inicio de la nueva temporada. Uno de los más comunes es la ceremonia en la que presentan los nuevos uniformes que utilizarán en la campaña que está por empezar, a la que no sólo está invitada la prensa sino también los fanáticos.

 

   Los Leones de Seibu, por ejemplo, realizaron una ceremonia en Tokorozawa, la ciudad en la que está ubicado el equipo, el pasado 28 de enero para presentar sus uniformes y los jugadores que conformarán el roster este año. La prensa no sólo asistió en masa, sino que también más de 3.000 fanáticos se hicieron presentes para apoyar a su club.

 

   Los Halcones de SoftBank, por su parte, realizaron un desfile por la ciudad de Miyazaki, la localidad en la que siempre realizan sus entrenamientos primaverales, para celebrar el título de la Serie de Japón obtenido el pasado mes de octubre y la misma también contó con la asistencia masiva del público local.

 

   Ese desfile fue sólo uno de los varios eventos que preparó el equipo para marcar el inicio de su campaña. Otro importante fue la visita de alrededor de 175 miembros de la organización, incluyendo al presidente honorario Sadaharu Oh y al nuevo manager Kimiyasu Kudo, al Templo Hakozaki para rezar por el éxito del conjunto este año.

 

   La visita del algún famoso templo local para rezar por el éxito del club durante la temporada que se avecina es una de las tradiciones más arraigadas del béisbol japonés. Ya sea el equipo completo o sólo los miembros de su gerencia, todos los equipos lo hacen el algún u otro momento.

 

   El dueño de los Carpas de Hiroshima, por ejemplo, visitó el Templo Gokoku hace dos semanas junto a varios miembros de la gerencia del conjunto, mientras que los Leones de Seibu asistieron al Templo Wakamiya Hachiman-gu el sábado y los Gigantes de Yomiuri se dirigieron ayer al Templo Miyazaki.

 

   La simple llegada de los equipos a las localidades donde realizan sus entrenamientos primaverales, que están dispersadas alrededor de las  prefecturas de Miyazaki y Okinawa, representan prácticamente el acontecimiento del año en esos lugares.

 

   El alcalde o algún otro representante del gobierno local por lo general le hace algún tipo de regalo al club para agradecerle su visita a la ciudad, debido al invalorable impacto que genera en la economía de la misma.

 

   Adicionalmente, los equipos reciben una ceremonia de bienvenida a su llegada al aeropuerto local y también al momento de su arribo al hotel en el que estarán hospedados, donde se les ofrecen arreglos florales y se realizan discursos breves.

 

   En Chatan, Okinawa, donde están congregados los Dragones de Chunichi, los dueños del estadio local realizaron una ceremonia durante el primer día de los entrenamientos para presentarle al equipo la nueva pizarra electrónica que instalaron en el parque.

 

   En agradecimiento a todas las atenciones que reciben, los clubes por lo general devuelven el favor a sus anfitriones y les presentan con algún tipo de regalo u ofrecimiento, ya sea atendiendo a los fanáticos locales, visitando alguna escuela local o dirigiéndose a algún sitio turístico de la ciudad.

 

   Las Estrellas de Yokohama incluso donaron alrededor de 85 mil dólares a la ciudad de Ginowan, en Okinawa, que es la localidad en la que realizan sus entrenamientos primaverales cada año.

 

   En medio de todo esto, el elemento que nunca falta es la asistencia masiva de los fanáticos a cualquier evento, ceremonia, actividad o práctica que puedan realizar los equipos durante esta época del año.

 

   Nada menos que 17.200 fanáticos asistieron ayer a ver el primer día de entrenamientos primaverales de los Halcones de SoftBank en Atoe, Miyazaki. Las gradas estaban tan llenas que incluso una parte de ellas se organizó para escribir la palabra “bienvenido” al nuevo manager del equipo utilizando carteles amarillos.

 

   Los medios, que tampoco brillan por su ausencia (150 periodistas y 25 cámaras de televisión asistieron al primer día de prácticas de SoftBank), no reportaron la asistencia de los fanáticos al resto de los estadios, pero es casi seguro que en la mayoría de ellos haya sido de varios miles de personas.

 

   La pasión con la que los seguidores apoyan a sus equipos durante la temporada regular y la postemporada no sólo es conocida sino además famosa, pero eso no quiere decir que sigan con menos interés las noticias durante la temporada de descanso ni mucho menos que ignoren todo lo que ocurre durante la pretemporada.

 

   Por el contrario, para todas esas localidades en las que los clubes realizan sus entrenamientos primaverales la pretemporada es la mejor temporada del año.