Mar, 09 Ago 2022 18:50 PM

Llegada de Kuroda podría ser decisiva en Hiroshima

   El regreso del ex grandeliga Hiroki Kuroda a los Carpas de Hiroshima este año podría marcar la diferencia para un joven conjunto que busca con ansias conquistar su primer título de la Liga Central desde 1991 y su primera Serie de Japón desde 1984.

 

   Decimos esto no tanto por lo que el derecho de 40 años pueda hacer sobre el montículo, sino sobre todo por el impacto positivo que su sola presencia en la banca pueda tener en el resto de sus compañeros de equipo, especialmente los más jóvenes.

 

   El curazoleño Andruw Jones representa un ejemplo reciente de lo mucho que puede motivar a un club la presencia de un reconocido veterano de las mayores en sus vestuarios.

 

   A pesar de que los 26 cuadrangulares y las 94 carreras empujadas que registró con las Águilas de Rakuten en 2013 son números muy respetables, su mayor aporte al equipo ese año fue motivar a los jugadores más jóvenes del roster, quienes terminaron elevando su juego a un nivel nunca antes visto.

 

   El resultado final fue nada menos que la obtención del primer título de la Liga del Pacífico y la primera corona de la Serie de Japón en la historia de la franquicia, que para ese momento apenas contaba 9 años de existencia.

 

   Kuroda tiene muchas posibilidades de ejercer un efecto similar en el equipo que le dio la oportunidad de convertirse en profesional en 1997 y una buena prueba de ello la representa la gran bienvenida que recibió ayer en el aeropuerto de Hiroshima, donde unos 100 fanáticos del club, además de 50 periodistas, se congregaron para recibirlo.

 

   El experimentado derecho fue presentado este lunes como nuevo miembro del club en una rueda de prensa en un hotel de la ciudad. Mañana viajará a Okinawa a reportarse a los entrenamientos primaverales del conjunto y pasado mañana comenzará a practicar con el resto de sus compañeros.

 

   Él mismo ya ha declarado estar consciente de la responsabilidad que tiene sobre sus hombros, en especial en lo que se refiere a su actuación sobre el montículo, por lo que su objetivo en este momento no es otro que concentrarse al máximo en su preparación de cara al inicio de la temporada regular.

 

   El nuevo manager de Hiroshima, Koichi Ogata, sin duda tratará de convertirlo en uno de los miembros de su rotación de abridores, posiblemente en el segundo, detrás de su as Kenta Maeda, por lo que su actuación sobre el montículo también será determinante este año.

 

   Tomando como ejemplo la actuación del veterano de 41 años de las Estrellas de DeNA Daisuke Miura en 2014, lo más probable es que Kuroda sume entre 5 y 10 victorias este año y registre una efectividad superior a 3.00.

 

   No obstante, como ya explicamos con anterioridad, su rendimiento sobre la lomita no constituirá su aporte más valioso al conjunto, sino la motivación que le brindará al resto de sus compañeros, sobre todo a los de la rotación de abridores.

 

   Maeda, a quien muchos consideran como el mejor lanzador activo de la NPB, buscará con ansias registrar números excepcionales este año, ya que esa es la única manera en la que el club accederá a venderlo a los conjuntos de la Gran Carpa a través del llamado Sistema de Traspasos.

 

   Originalmente, el derecho de 26 años estaba llamado a cumplir su sueño de irse a las mayores a finales del año pasado, pero el modesto rendimiento que registró sobre el montículo no dejó una buena impresión en la gerencia del equipo, que decidió no colocarlo a la venta sino hasta que el jugador registre números indiscutibles.

 

   Los consejos que Kuroda pueda darle para lograr su objetivo muy bien podrían elevar su juego a un nivel nunca antes visto y permitirle alcanzar su objetivo de irse a las Grandes Ligas.

 

   Así mismo, la influencia que pueda ejercer sobre el novato Daichi Osera, quien dejó récord de 10-8 en su debut como profesional el año pasado, podría marcar la diferencia entre una buena rotación de abridores y una excepcional.

 

   El también joven Yosuke Nomura y el norteamericano Deunte Heath deberían ocupar dos de los tres puestos restantes de la rotación, por lo que otros dos estadounidenses, Kris Johnson y Mike Zagurski, además de varios lanzadores japoneses, deberán disputarse el último cupo.

 

   En teoría, dicha rotación podría ser suficiente para permitirle al club pelear por el título de liga este año, ya que en 2014 logró ocupar el primer puesto de la clasificación del circuito por un buen tiempo con un grupo similar de lanzadores, y si adicionalmente Kuroda puede contribuir a mejorar el rendimiento de la misma, pues mucho mejor.

 

   En lo que respecta a la parte ofensiva, el conjunto cuenta con un grupo de jóvenes talentos que promete dominar la liga por varios años y que está comandado por el jardinero de 25 años Yoshihiro Maru y el camarero de 24 años Ryosuke Kikuchi.

 

   Maru lideró la Liga Central con 106 carreras anotadas, además de sumar 19 jonrones, 30 dobles y 67 empujadas con un promedio de .310. Kikuchi, por su parte, registró el segundo mejor promedio del circuito con .325, además de liderar la liga con 39 dobles y acumular 11 vuelacercas, 88 anotadas y 58 empujadas.

 

   Por si esto fuera poco, el equipo también cuenta con la presencia de dos extranjeros que rindieron muy bien el año pasado y que prometen seguir haciéndolo esta campaña: el norteamericano Brad Eldred y el dominicano Rainel Rosario.

 

   Eldred lideró la NPB con 37 jonrones y fue segundo en empujadas con 104, mientras que Rosario bateó para .336, con 14 jonrones, 32 anotadas y 49 empujadas, además de completar la escalera en un juego a principios de septiembre.

 

   La llegada del venezolano Jesús Guzmán, quien hasta ahora ha impresionado en los entrenamientos primaverales del club, provee incluso mayor profundidad a una ofensiva que ahora parece estar blindada hasta su puesto más débil de los últimos años: la receptoría.

 

   Como lo explicó recientemente nuestro colega del diario Japan Times Wayne Graczyk en una de sus excelentes columnas, el receptor de 27 años Tsubasa Aizawa, quien bateó para .307, con 10 cuadrangulares y 30 remolcadas en 65 juegos en 2014, está listo para asumir la titularidad de su posición en el club este año e incluso para convertirse en el mejor toletero de su puesto en toda la NPB.

 

   Quizás la única duda que exista con respecto a las posibilidades de éxito del equipo este año sea la actuación de Ogata como nuevo manager, pero luego de haber sido la mano derecha de estratega anterior durante las últimas campañas parece poco probable que este tenga algún tipo de problema adaptándose a su nuevo rol.

 

   Kuroda, por lo tanto, está llegando a un equipo bien organizado, que posee mucho talento, que tiene ya dos temporadas elevando su nivel de juego y que ahora está definitivamente listo para asumir el reto de ser campeón de liga.

 

   El simple aporte del veterano derecho sobre la lomita ya representa una ganancia para el club, por lo que si su presencia en los vestuarios ejerce el efecto positivo que todos esperan sobre el resto de los jugadores del equipo no resulta descabellado afirmar que Hiroshima será este año el candidato a vencer en la Liga Central.

Compartir